Tuesday, April 15, 2014

El dolor de aquellos que olvidó La Prosperidad Económica y Espiritual.


 A pesar del enorme dolor, el regueton y los reguetoneros de mi país, persisten, la indiferencia, instalada de todas las formas y maneras en el corazón de nuestra sociedad, emerge como una poderosa y estigmática sombra desde el lugar en donde se haya expuesta, gozando de todos los derechos y privilegios que esta incapacitada sociedad, le ha otorgado, mucho más poderosa que el propio incendio que hoy día destruye una infinidad de viviendas en lo alto de la ciudad. Pero es en esta circunstancia no obstante, cuando el estado del alma no debería dejar a nadie indolente frente a semejante muestra de la realidad, aunque a decir verdad, la propia Palabra de Dios nos pone a resguardo en cuanto al carácter que habrían de poseer los hombres en los días que vivimos hoy:

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.  II Timoteo


Precisamente, esta es la mejor lectura bíblica en mi opinión, para una reflexión que pretende escarbar, no solo en el hecho de la desgracia que hoy día como sociedad nos encontramos viviendo, y que por cierto nos enluta a todos, sino, en los verdaderos alcances éticos y morales que se arrastran desde mucho antes que todo esto ocurriera. Valparaíso, como una ciudad puerto, es una ciudad que se ha caracterizado desde siempre por resistir el rigor de los inviernos, por la dureza con que a diario se debe luchar para lograr la subsistencia, en fin, cada porteño lleva en su conciencia escrita, una verdadera historia de valor, de esfuerzo y mucho coraje para enfrentar el día a día, aún así, hay otro tipo de dolencias que también se deben enfrentar, inexcusablemente hoy, que las liquidadoras de sueños se han dedicado a destruir nuestros más valiosos símbolos, como son, el libre acceso a la vista de nuestro puerto, hoy día, tristemente, una empresa con suficiente dinero, es capaz de plantarte un enorme elefante de fierro y cemento delante de tus ojos, y dejarte prácticamente sin luz ni vista a eso que todo porteño, por haber resistido los inviernos terribles y todos los males propios de este puerto, tiene derecho, la súper economía, la mega visión de una economía sesgada y prácticamente al servicio de los poderes facticos de mi país, han convertido a nuestro querido Valparaíso, en un mercado de oportunidades, haciendo más real y terrorífica La Palabra del Apóstol Pablo, “habrá hombres amadores de sí mismo”.


Sin embargo, nada de esto podría ser posible si a quienes que se les ha elegido para gobernar, hicieran lo que deberían, allí se encuentra a mi modo de pensar, la gran madre de todas las dificultades que debemos enfrentar, no solo aquí en este puerto, sino, en muchos lugares de este Chile quebrantado y abusado, por sus propios supuestos defensores, por una justicia pusilánime que solo protege los intereses de los más poderosos, por un sistema corrupto de libre mercado que nos ha ido heredando con el pasar de los años, una indescriptible y duradera romería de desocupados y de gente desmoralizada, lo realmente curioso, y casi con pintas de una crueldad inigualable, es que el poder legislativo de nuestro país, allí en el cual se legisla para que los chilenos tomemos conciencia de la realidad que nos corresponde solo por haber nacido aquí, se encuentra precisamente a unos pasos en donde se desarrolla a diario, el más patente y doloroso desfile de vidas que a diario, hace lo imposible para poder llevar un par de monedas, a ese hogar que tanto necesita de la caridad diaria, y de este modo, poder capear el más implacable de los temporales que nos han traído, los más grandes e ilustrados representantes de la Economía Libre de Mercado, esa que no toma en cuenta culturas, religiones ni país, y que solo ha puesto en el alma y en el corazón de gente, una sensación de vacío absoluto en el ámbito de la existencia, y por supuesto, una lista interminable de deudas que solo se pueden explicar dentro de una realidad como la ya antes mencionada, no obstante, queridos correligionarios, a pesar de lo cercano en que se encuentra este dolor de los contratistas del poder, a pesar de esa delgada pero portentosa muralla de indiferencia que divide a estos dos mundos implantados en el corazón del Almendral porteño, ellos, los elegidos por el pueblo, los indicados para representar sus dolencias en los epigramas del poder, los han ignorado, completamente, porque ellos, luego de sesionar, luego de haber asistido a uno de esos restaurantes con asientos de pino Oregón americano y pantallitas de cristal, montados en sus mulas de acero, pernoctan detrás de los oscuros vidrios polarizados que los separa de la realidad, y una vez más, retirándose lejanos, a disfrutar con sus congéneres del beneficio que les brinda el ocultar la realidad bajo un sinnúmero de llaves legales indecentes, se escapan, y así, el hombre común, el que tiene y posee sueños, ve como ese enigmático ser que ha producido nuestra sociedad, llamado Congresista o Senador, o Diputado, logra escabullirse entre las frías hondonadas del poder para mimetizarse, para pasar inadvertido por la gente, por la gente común a lo menos, solo para que la realidad no logre tocarlos un ápice nada más, así de caras dura, así de inmenso es el dolor que siento en este instante, porque gracias a esta democracia que todos luchamos por recobrarla, es que esperábamos que estos propietarios del país, hicieran algo por nosotros, y por supuesto, por todos los hermanos nuestros que hoy día y siempre han sido ignorados y vejados por estas culturas de odio y segregación, allí entonces, en esa forma de conciencia, la ineficacia de los poderes facticos para desarrollar definitivamente, una progresiva y severa ayuda a una realidad totalmente colapsada de pobreza, los políticos, habitantes fantasmas en medio de un circulo perverso de vida, hermetizados además dentro de esa capsula absurda de vida llamada Congreso, nos han demostrado que en nada contribuyen a que una ciudad como la nuestra, y que por el hecho aún de ser llamada, “Patrimonio de la Humanidad”, pueda ésta tocar en algo los delgados filamentos de sus podridos corazones, y de esta manera, colaborar para que de una vez por todas, Valparaíso emerja. Ellos en cambio, se han asegurado de por vida, firmando detrás de las poderosas murallas que protegen esa inmensidad realidad, y bajo esa obscena y pornográfica condición, contratos y demandas para que sus sueldos, de manera vergonzosa, les permitan convertirse en magnates a través de una labor que en su ideología original, pretende, aliviar los problemas de la gente, y no valerse de ellos para engordar y mantenerse distante de aquellos que con tantas esperanzas los eligieron como líderes de su tiempo, o si no pregúntele a Burgos, y a muchos más, eso nada más, es decir, para que ellos, con la educación que este sistema les ofreció, también pudieran ayudar a resolver los problemas que hoy día mantienen a tantos compatriotas, prácticamente apartados de toda posibilidad, no sólo en Valparaíso.

Hoy día nos convoca una vez más el dolor, el gran dolor de los desposeídos, de aquella frecuente procesión de seres humanos que hay en todas partes en donde la indiferencia se práctica de manera habitual e institucionalizada, se trata de aquellos que, con esfuerzos descomunales, han logrado hacerle un poco más fácil la vida a quienes viven en torno a ellos, y por supuesto, en donde existe también niños, y por tanto, las esperanzas. Estas personas, nacidas en una tierra que lo tiene absolutamente todo para que sus congéneres puedan disfrutar como los otros, de todo lo que Dios nos da, simplemente no han podido evadir la enorme pereza de los empresarios del poder, sus cadavéricas leyes solo han logrado arrancarle a este sistema, un par de lucas que a veces cuesta una enormidad para que se les pueda conceder un poco de esa apabullante justicia a los trabajadores de mi país, y de ese modo, poder acceder con toda justicia, a un bien mejor, lo lamentable, es que el problema que parece ser o estar comprimido a la pura realidad de los políticos y demandas de trabajadores, no logra penetrar definitivamente, en el alma de miles y miles de chilenos que les importa un cuesco que una gran cantidad de gente de nuestro país, hermanos nuestros, no tengan acceso, como dije anteriormente, a un bien mejor, así que por lo tanto, el problema, desde un ámbito social y de derecho, se transfiere, a mi parecer, por lo menos en esta reflexión, directamente al ámbito valorico, y por supuesto, al profético y espiritual, porque la realidad del ser humano, con todas sus eternas contradicciones, y aunque mis adorados opositores una vez más no estén de acuerdo conmigo, pertenece, en primer lugar, al ámbito espiritual, sí señores, porque finalmente deberán reconocer que fue Dios quien echó al hombre al mundo, y no otro, así que por lo tanto, estén o no de acuerdo, la cristiandad tiene mucho que decir al respecto y en definitiva, cantar menos alabanzas, que es en donde han estado vegetando miles y miles de años, ignorando no solo el dolor de la gente, sino que además, el valor con que muchos de nosotros hemos intentado, a través de la pequeñez de nuestras realidades ministeriales, como ha sido por largos años mi canto, a pesar de la enorme enfermedad que me aqueja, defender lo que los grandes potentados de la fe actual, han simplemente evadido.   




Pero el reaguetón queridos hermanos; que también posee sus seguidores en el ámbito de La Iglesia de Cristo, les recuerdo que el icónico interlocutor de la cristiandad apostata actual, el cantante mexicano cristiano Marco Witt, se bailó su regueton la ultima que estuvo en la Quinta Vergara; nos gana, definitivamente, porque muchas de estas personas que viven inyectándose de esa maléfica droga, no logran comprender el daño que esa sintonia con la vida, puede ocasionar a nuestra vida valorica, a la de nuestros niños, a la de nuestras pequeñas, las cuales, sin querer, son iniciadas gracias a este tipo de frecuencia, a una vida sexual que no les pertenece. ¿Cruel no? Pero hablamos de personas sin mucha educación, de gente que a eso que llamamos Estado, nada les importa, ni una educación de calidad, ni que ellos tengan acceso a la cultura o a una salud decente como debiera ser, cada una de estos seres humanos, conforman para nuestra sociedad, una muy extraña y misteriosa fuerza que no publica sus demandas, porque ellos han logrado evadir el peso mismo de la vida, confrontando nuestra vida valorica desde una realidad periférica en la cual, el término progromo, parece cobrar un real sentido. No se les podía ocurrir algo mejor a nuestros gobernantes que, poner a toda esta gente dentro de un mismo espacio, lugar en el cual, no pueden plantar, no pueden desarrollar vidas normales o creativas, y al final de cuentas, los niños y niñas que allí viven, deberán abordar la existencia desde estas realidades, una vez más, solo con aquellas herramientas que una sociedad y un estilo de vida como el que ellos han sostenido les ofrece. Estos gozadores de vida entonces, tienen su propio lenguaje, sus propios códigos de vida, con los cuales, han logrado doblarle la mano al destino, y de esta manera, permanecer y sobrevivir hasta en los lugares más inexplicables. Allí, simplemente, no hay grandes interrogantes, el ritmo tropical, ya sea Américo o cualquier otro, a volúmenes incendiarios, hace tiempo que tiene a nuestra sociedad quebrada, en todos los ámbitos, en lo moral, en lo valórico, en lo espiritual, porque para qué nos vamos a complicar más, si la vida espiritual en esos suburbios simplemente, no vale nada, porque a la hora de taparle los oídos a tu vecino con sus danzas siniestras, no hay siquiera un mínimo de respeto, puede incluso ser tu vecino un viejito enfermo de cáncer, o una viejecita angustiada y solitaria, al reguetonero de turno o al DJ del barrio, nada le importa, nada a él, ni dada a nadie, no existe leyes que nos protejan contra tales deficiencias, así que por lo tanto, toda esta tragedia no tiene su origen, a mi parecer, en el Botadero de los Molles, lugar muy lejano desde donde se dice, comenzó su propagación este incendio, por el contrario, los verdaderos y más grandes cataclismos de la historia, han sido los provocados por la falta de amor y misericordia con nuestro prójimo, y para ello, hay demasiados casos en nuestra realidad. Uno podría pensar que todo va a cambiar finalmente, que en un momento a otro, la enorme ola de fuego que se ha precipitado sobre nuestra ciudad, se va a apagar, y que Dios, con toda su Misericordia, tomará el control de la situación, sin embargo no es así, este tipo de tragedias, recién está comenzando, porque el dilema no se traduce solo a construcciones precarias en lugares indebidos, sino, a como se distribuye la riqueza de una nación que definitivamente, a segregado a los hijos de quienes, en su mayoría, han trabajado y dado todas sus fuerzas para construir a los ricos de este podrido país, sus pequeñas islas de indiferencia, sí señores, se trata de una cuestión moral, nada más, de la demostración más categórica de cómo el tratamiento del dolor humano en un país tan bendecido como el nuestro, simplemente no es asumido como debiera por las castas que se hallan ensartadas y apernadas con una fuerza poderosa en los corredores y salas de exposición de ese hediondo prostíbulo político llamado, La Sede del Congreso.   

El incendio, o este enorme cataclismo social y material, y también espiritual, a mi parecer, solo viene a reflejar, el enorme hacinamiento en que viven tantos y tantos compatriotas nuestros, la enorme desigualdad que existe entre las distintas realidades que sucumben ante la indiferencia de políticos corruptos que, de ser parte de un simple partido político, han llegado a generar millones y millones gracias a la forma de dolor que ellos mismos generan con su ineficacia productiva, es enorme, tan grande como la realidad de esta tragedia que por cierto, aún no termina de inyectarnos todo su dolor, todavía no sabemos con certeza cuántas son realmente las personas dañadas con el incendio, ¿cómo mediremos el factor humano, el dolor y la tragedia humana, en cifras? Imagínense, después de perderlo todo, la televisión nos mostraba una enorme cantidad de personas dejando sus datos a una sola señora con un lápiz y un cuaderno, ¿a eso llaman tratamiento del dolor? ¿A eso llaman dignificar el dolor humano? ¿A eso llaman contar con un plan? Yo sé que nuevamente les van a mentir, porque la verdad es que no hay nada para ellos, porque el único que podría poner en el corazón de todos estos minúsculos seres representantes del poder político chileno, algo de humanidad, es Cristo, y a Él, créanme, a Él no lo invitan a esta clase de realidades, por cierto, parece ser, Señora Bachelett, que ya pronto usted debería comenzar a echar una mirada hacia el infinito, parece ser que allá arriba hay Alguien al cual usted, y todas esa casta de indiferentes, han ignorado por completo, siga el ejemplo del salmista, el del propio Rey David, el cual dijo alguna vez:

   Alzaré mis ojos a los montes;
 ¿De dónde vendrá mi socorro?

 Mi socorro viene de Jehová,
 Que hizo los cielos y la tierra.

 No dará tu pie al resbaladero,
 Ni se dormirá el que te guarda.

 He aquí, no se adormecerá ni dormirá
 El que guarda a Israel.

 Jehová es tu guardador;
 Jehová es tu sombra a tu mano derecha.

 El sol no te fatigará de día,
 Ni la luna de noche.

 Jehová te guardará de todo mal;
 El guardará tu alma.

 Jehová guardará tu salida y tu entrada
 Desde ahora y para siempre. 


¿Seguirá pensando que Dios no existe, cuando Él nos ha prometido guardarnos si confiamos en Su Persona? Inténtelo, hágalo, no solo por usted, sino que también por todos los que hoy día esperan también de Él, ser guardados, y que por una poderosa y grandiosa negligencia de los suyos y de los que componen su maldita casta, deberán seguir esperando, pero esta vez, ya no desde sus sesgadas realidades periféricas, sino, desde el corazón de una ciudad que sufre, que sufre en demasía, y seguirá sufriendo, por muchos y muchos años largos años más.   

6 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Considero que no sacamos nada alegando frente a un sistema que sabemos que lo maneja Satanás, un día tendremos una patria gobernada por el Rey de Reyes y Señor de Señores que juzgará con vara de hierro. Hoy nosotros; la iglesia de Dios, debiéramos ser realmente la luz y la sal de este mundo que poco a poco se descompone más y más. Me impresiona ver, que a pesar de este pesar y terrible desolación de Valparaiso, es una muy buena oportunidad para predicar con nuestros hechos y ayudar con el corazón a cada uno de los quebrantados. Es importante estar con los que lloran, predicar el evangelio de paz y salvación y de esa nueva morada que Cristo nos prepara donde nuestros tesoros no se oxidan.

Los jóvenes han salido a las calles a ayudar, los hombres y mujeres van en caravana a Valparaiso, y la iglesia que?, seguirá dormida pensando que esto es castigo de Dios?, seguirá dormida esperando que bajen ángeles a decirle que prediquen la palabra? los ángeles desearon nuestra labor, y hoy nos toca despertar de las largas noches que nos encontramos dormidos.

Iglesia despierta!, y que lo de "amadores de si mismos" no se encuentren entre nosotros, y si nace alguna raíz de egoísmo, es vital poder quemarla con las brazas que quedan en las faldas de Valparaiso...

Saludos hermano, y que Dios le bendiga.

12:41 PM  
Blogger florencio said...

No hay nada que reflexionar entonces, nada que concluir, los que estamos pegados a La Palabra de Dios, nada tenemos que compartir, entonces, ¿Para qué existe el evangelio? Sin embargo, sé a qué clase de congregación perteneces, sé además a qué tipo de persona corresponde tu creativa sugerencia, es por supuesto, a esa laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga cantidad de cristianos que no se comprometen con nada, y que ahora, hoy día que todo este dolor se nos presenta de manera abierta, cruda, les nace un amor tan desmedido por los que sufren.

¡Realmente conmovedor!

Aunque los pobres siempre han estado ahí, para que los cristianos miserables del Evangelio de la Prosperidad los ayuden.

11:19 PM  
Anonymous Anonymous said...

Hermano, la iglesia cada cierto tiempo debe despertar, usted cree que la iglesia está en la tierra sólo para labores sociales? Si así fuera entonces "bendita iglesia catolica", sabemos que eso no es así y que cada uno de nosotros tenemos distintas opiniones y vivencias, me apena ver que de alguna forma existe un "síntoma de resentimiento", más que de hermandad en sus declaraciones.
La opinión bien fundada es válida, cada quien piensa y dice lo que quiere, pero distinto es pensar que con nuestros actos cambiaremos en algo este mundo que día a día muestra una actitud más egoísta hacía Dios. Lo único que quiero decir es que si nosotros como pueblo de Dios no hacemos algo, no sirve de nada, y decir que los que hoy desean ayudar a las personas que han sufrido esta catástrofe esta mal, entonces para que está la iglesia, Dios no remueve la tierra y remueve también los corazones somnolientos? Siempre hay una parte de la iglesia que duerme, y es necesario que de alguna forma el hermano "fuerte", levante al débil. No recuerda que el apóstol Pablo no quiso tener consigo a Marcos por desertor, y en sus ultimas cartas lo tenía como soldado y compañero? Es necesario un hermano que ayude al otro, no que simplemente lo crítique y lo mire desde el hombro hacia abajo.

Que Dios lo bendiga, y no es con ánimos de ofenderle es con ánimos de que escuche mi opinión y créame que desde acá en el sur nos dolemos con el que sufre, es una pena que haya sido porque la tv nos muestra el sufrimiento de la gente, y no haya sido porque teníamos algún nexo con Valparaiso, pero déjeme decirle que donde yo vivo hay hartos pobres que también reciben nuestra ayuda, pero que no necesita saberlo el mundo entero. En cada región, comuna y pueblo hay una iglesia y no me refiero a un templo, sino a los hijos de Dios, si ellos no hacen nada, el Señor envía otros a ayudar también.

1:38 PM  
Blogger florencio said...

Lo entiendo créame, pero no lo justifico, solo tengo palabras de desprecio para un cristianismo tan decadente como el que usted representa en esta oportunidad, sé que jamás se ha dado una vuelta por las razones que tuvo Dios para permitir que Israel, Su Nación, a pesar del enorme costo de su formación, Él permitiera que finalmente se rompiera, allí, en esas razones, está descrita con suma claridad, una realidad que créame, tiene mucho que ver con lo que estoy escribiendo, y que además, el cristianismo pusilánime de La Prosperidad no desea ver.

¡Y eso que usted no ha escuchado mis canciones!

Le aclaro que no soy ningún resentido, de verdad, sin embargo, si por decir ciertas verdades en este país cartucho, en donde todo llega a su tiempo y en la medida exacta para los de siempre, debo sobrellevar esta pequeña ignominia sobre mis hombros, agradecido la acepto, con todo gusto, no se preocupe, no solo he leído el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, sino que además, y para la gloria del Señor, lo he predicado en casi todo rincón de este sinuoso país desde los 17 años, pero hoy, que tengo 53, una salud precaria, un ministerio humilde, miro la realidad, y me sorprende en lo que muchos cristianos se han convertido en el día de hoy, y le aseguro, pero con la misma honestidad con que usted dice esbozar estas líneas con las cuales me he despertado esta madrugada, que nada podrá hacerme cambiar de opinión, y creo, al igual que EL Señor Jesucristo, que las obligaciones de La Iglesia para esta última resistencia, están claramente definidas en sus interrogaciones, como por ejemplo:

Estuve enfermo, ¿me visitasteis?

Tuve hambre, tuve frío, estuve preso.....

Ve, que casi todo se traduce a hechos, si hechos, no ha predicación, no huya de la responsabilidad ni menos le cargue a otro con la suya, cumpla con lo que el Señor le dice en Su Palabra, y no con lo que su Pastor le dicta sesgadamente en su Evangelio dominical.


elrecolector

12:15 AM  
Anonymous Anonymous said...

Hermano, el decir que no considero correcto criticar tanto al poder político, es evangelio de prosperidad? Simplemente voy a la raìz de todos los males. Criticar y dar una opinión como la suya esta bien, cualquiera la puede hacer y todos pensamos distinto, pero de ahi a pensar que todos nuestros males vienen simplemente por ellos no lo considero, y menos lo disfrazo de "cartucho", si predicar y vivir a Cristo es solo de valientes en un mundo que se contrapone con el nuestro.

No lo digo por intereses económicos y de poder detrás, lo digo por lo que Pablo, Pedro y los apostoles vivieron en sus tiempos y ellos enseñaban a bendecir y orar por las autoridades, y no solamente plantearlas como los problemas. He dicho que el sistema donde vivimos es gobernado por Satanás, los medios de comunicación son guiados por el. También sabemos que Dios pone y saca reyes y gobernantes, y que a Pablo le dijo que le enviaría ante reyes a predicar el evangelio de salvación (no a criticar su forma de gobernar); y entendiendo lo que es el evangelio, es dar las buenas noticias de que hay un Salvador, de que hay solución a sus miedos y angustias en Cristo Jesús.

Me apena ver que de alguna forma yo no lo he insultado o prejuiciado, y usted me trata de una persona que profesa un evangelio en el cual he denunciado en reiteradas ocasiones, y también sé de forma muy clara que no sirvo a Cristo por lo que un pastor diga o por asistir domingo a domingo a la iglesia. Creo que pueden haber muchas opiniones aparte de la suya, y yo respeto lo que usted piensa y escribe, y comparto muchos otros puntos, pero hay opiniones las cuales no las considero.

Si lo que usted escribe está en una red social, es para esto mismo, para debatir, conversar y crecer; no para atacar, prejuiciar y defender a muerte una posición. Quizás yo no tengo tantos años predicando la palabra, quizás no tengo la facilidad de escribir bellas canciones, quizás sea uno más en la casa del Señor, pero mi confianza y fe está puesta en Él, en tener mi nombre inscrito en el cielo y ser conocido por Él.

Pelear por doctrinas generales (ej: levantar las manos para dar glosia a Dios, ir de terno a la iglesia, realizar la cena con una gran copa o con varias), es pelear al viento, otra cosa es defender las doctrinas fundamentales (ej: Cristo es Dios, El Espiritu Santo es el que confiesa de justicia pecado y juicio al hombre, Cristo volverá por los suyos, etc.) es luchar por la causa de Cristo y del evangelio.

Yo he escuchado muchas de sus canciones y vivencias y me gustan mucho, lo conozco hace varios años y también sé la enfermedad que le aqueja, y espero en el Señor que le dé mucha más vida y fuerzas para seguir predicando su palabra, y a vivir día a día a Cristo, lo cual se materializa a hechos, como usted lo dice.

Que Dios lo bendiga en su día a día.

8:50 AM  
Blogger florencio said...

Esto es lo bueno que tiene Internet, casi se puede tocar con las palabras al que tiene una opinión de las cosas que nos suceden, lamentablemente, yo no vivo de evocaciones ni menos de adulaciones, por lo tanto, no tengo por qué explicar lo que pienso o escribo, este espacio no es un bastión de la Iglesia Evangélica, contrariamente, escribo hace años aquí porque simplemente a los cristianos actuales, no les interesan o simplemente les importa un bledo los problemas de verdad, si usted piensa de otra manera, me alegro mucho, defienda sus ideas, hágalo, pague un precio y verá que no es fácil, usted lo sabe, nada es fácil en la vida, todo tiene un costo, y yo, en lo personal, lo estoy pagando, así que, desde mi punto de vista, estoy en completa libertad de atacar no solo a los sinverguenzas de la prosperidad, sino que además, a los gobiernos de facto que este pueblo elige, los cuales, simplemente, han ignorado a los seres humanos que vivimos en estos lugares, y ellos, como una casta especial, ni siquiera son tocados por la Ética de Cristo.

elrecolector

11:53 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home