Sunday, June 03, 2012

El precio de crear en Chile.


Ellos no quieren ni desean que un cristiano como tú, o como yo, reflexione su fe, por nada del mundo, nos quieren mudos, insípidos, tan estúpidos como para creer en todas las porquerías que nos ofrece la avanzada de la prosperidad y todas sus perversas hijastras, es claro además, no desean que demos a conocer todas las honestas conclusiones a las que puede llegar la reflexión de un hijo de Dios totalmente desprendido de toda maniobra religiosa y procaz que divulgan y sustentan los mercaderes de la fe actual, es peligroso pensar, es peligroso poner adelante a alguien con esta clase de ideas, de manera que en medio de un sistema como este, solo se puede aspirar a repetir, con toda la fuerza del alma, todo lo que “otros” enviados de Dios son capaces de decir, nunca, pero nunca jamás algo que pueda haber tenido su origen en la búsqueda honesta y frenética de un corazón que no se doblega ante lo predecible de este sistema religioso y económico mundial, para ello no hay posibilidad alguna, claro que no, no es posible ni siquiera una pequeña oportunidad en sus acobardadas realidades espirituales para un hombre con agallas, las meretrices de este apolillado sistema no te van a permitir que digas lo que piensas, en tal condición, o te secas como ellos, por miedo a perder lo que tienes, o simplemente te vuelves un ser honrado a la manera de los apóstoles o los profetas de Dios, y yo, en tal caso, aspiro a lo segundo, por nada del mundo pretendo seguir a semejantes cobardes, no me he descrestado la vida entera en el campo de la fe, poniendo en riesgo incluso la salud de mis propios hijos para caer en una perversión semejante como la de tener que callar lo que pienso, solo porque a algún frágil hombrecito de Dios, le molesta que yo sea todo lo contestatario que soy, no señores, no se escriben cosas enormes y con letras mayúsculas de gente débil o pusilánimes, de los cobardes o misceláneos predicadores de mentiras, no señores, La Palabra de Dios solo tiene espacio para los que le creyeron a Dios y fueron capaces de confrontarse a sí mismos, otra cosa no es posible.

Por esto mismo sé que mis logros literarios, o musicales incluso, no revisten importancia para seres parasitarios que solo absorben y se alimentan como hongos de lo que otros hacen, el ser creativo de Dios, y lo tengo más que claro, está prácticamente prohibido dentro de esta escueta realidad evangélica, los próceres de la fe actual, sean estos, Ministros, Pastores, Evangelistas, o Cantores de moda, no desean que el cristiano común les plantee ciertas interrogantes, menos que la expresión de la fe nuestra, pueda derivar en actos creativos fuera de los contextos habituales y siempre predecibles de una realidad que no soporta la novedad ni la originalidad, ni menos al hombre que es capaz de auto comprenderse y renovar su visión de Reino sin tener que recurrir a los escritores de fábulas espirituales gringas y rancias. La flojera intelectual y espiritual que vive la cristiandad de hoy, he llegado a comprender que es un don que el diablo le ha entregado a la cristiandad actual, y por la cual, los cristianos parapetados están dispuestos incluso a darle la contra a Dios mismo con tal de que cuando Él aparezca, los encuentre ordenaditos, bien vestiditos, y por supuesto, contando con un testimonio personal a toda prueba, es decir, que parezca que aquél hombre – producto, nunca se mandó ninguna “cagadita” con su vida, eso es lo que muchos cristianos piensan, no obstante, estoy pero decidido a demostrar lo contrario, porque, personas como el “papito del Rey David”, hoy día abundan, no faltan, sobran, hombres sin discernimiento, sin un poco de sabiduría como para comprender qué realmente es lo que Dios anda buscando. Les confieso, a mí, personalmente, cuando Dios me habla, y sí que me habla, lo hace en chileno, de verdad, Dios no me habla con muletillas centroamericanas o principios espirituales venidos de tierras gringas, no las necesita, me conoce demasiado como para intentar sobornarme con algo semejante, ni se le ocurre, es más, cuando me habla, no se le ocurre ponerme de fondo una de esas típicas alabanzas de moda de algún cantante mexicano o de alguna otra latitud, Dios, por lo menos conmigo, en ese aspecto, no se ha equivocado, Él lo sabe muy bien, no aguanto barretas de ningún tipo, cuando busco su rostro, no busco las lucas que busca Edito Espinoza, o cualquier otro mercader de la fe, mi búsqueda principalmente, consiste en que cuando logro dar con Su Persona, la pregunta cae por sí sola:

¿Por qué siempre clasificamos con tanta facilidad para las pruebas, y sin embargo para las bendiciones, casi nunca?

¡Ah, pero yo sé que eso no les gusta! Bueno, al parecer a Dios tampoco, así que poco converso con Él en este tiempo, no porque yo no quiera o esté interesado puramente en las bendiciones materiales, de ningún modo, sino porque he comprendido que es a ÉL a quien no le interesa este tipo de interrogantes, bueno, en tal caso, apago el compu y me desconecto, me entrego entonces a la lectura de los profetas, los cuales me han dado una fuerza increíble para superar todos los dramas que la providencia ha enviado a mi vida en estos últimos años, y pienso, “ojalá algún día, y lo digo con mucha honestidad, Dios, de la misma y rápida manera como nos prueba, se digne a bendecir nuestros humildes ministerios”, para que los perversos del mensaje de la prosperidad, sepan que Dios también nos bendice a nosotros, pero eso sí, sin tener que falsear o alterar el mensaje de Su Palabra para conseguir tal bendición.

Pues bien, hay gente para todo en este mundo, desde cobardes, hasta arrogantes que creen saberlo todo y se titulan así mismos como "Apóstoles de Cristo", como una moda, aunque el frío y el hambre por la causa de Cristo la hallan visto solo en películas, sin embargo, uno debe mirar a Cristo y continuar, nada más, de tal modo que, esta carencia de creatividad dentro del pueblo de Dios, está íntimamente relacionada con el sistema económico en el cual estamos insertos, es una lógica que funciona en todos los aspectos, vean ustedes mismos, la educación, ¿qué es en nuestra patria? Comercio solamente, ninguna otra cosa más, no hay para qué ser comunista para darse cuenta de esta inmensa injusticia, pues solo los hijos de gente que cuenta con medios económicos poderosos, pueden recibir en mi país, una educación como se debe, ¿y los demás, todos los demás, todos los que forman parte de la gran hilera de desempleados y obreros que ganan una miseria en nuestro país?, ¿qué les están dando a sus hijos, qué están recibiendo en sus hogares a través de los medios de comunicación? Pura porquería, pura basura, un cóctel de información hecho de cuestiones políticas, esotéricas, y de otras muchas yerbas más, nada que afirme o confirme las convicciones de las personas, porque con una televisión promiscua y carente de verdadera reflexión, con gente como Patricia Maldonado y Raquel Argandoña hablando estupideces todas las mañanas, ¿qué se puede esperar? ¡Imagínense! Tuvo que ocurrir un accidente como la caída del avión que iba a La Isla Juan Fernández para que el Camiroaga saliera definitivamente de la televisión que pagamos todos los chilenos con nuestros impuestos, y aún así, se le dio un reconocimiento y una despedida que ni siquiera se le dio a Gabriela Mistral o a Pablo de Rocka o Neruda, ¿en qué país vivimos hermanos, en qué porquería de nación estamos metidos? ¿Cuánto tendrá que hacer Dios todavía para que los cristianos inmersos en estas realidades, comprendan el valor de sus propias convicciones y el propósito que debería estar moviendo nuestras vidas? Ah pero estas cosas no las puede decir la Cristal Lewis, o como se escriba, tampoco Witt, primero, el hombre no es profeta, y lo segundo, no es enviado de Dios, porque si lo fuera, Dios le daría palabra, entonces, cuando Él viene con toda su compañía a visitarnos, lo único que hace es cantar y hacer bailar a la gente, que es lo que sabe y le gusta hacer, pero de Palabra, mejor ni hablemos, el hombrecito ama los cochinos dólares, los idolatra, los cuales, según él, lo van a llevar a la mismísima vida eterna.

¡Qué gran pomada no!

Por lo tanto, la influencia del sistema económico imperante, que actúa como un abductor de conciencias en el plano de la vida espiritual, moral y ética, se hace sentir poderosamente en la vida de la Iglesia actual, tanto así que vuelve a las realidades espirituales, en verdaderos sembradíos para la producción de cristianos sin actividades creativas, utilizando todo tipo de maquinaciones, logra embaucar de tal modo al cristiano, haciéndole ver que la obediencia al sistema es en buenas cuentas, obedecer al mismisimo Dios, porque según ellos, Dios es el que se ha encargado de producir un sistema semejante. ¡Si esto no es basura, entonces! ¿Qué es? Pero dicha obediencia al sistema tiene sus propios costos y bendiciones, desde luego, el sistema, cuando eres capaz de calmar y enmudecer las conciencias con lo que haces o no haces, te premia, te da lo que ni pensabas tener con tal de que los demás comprendan que cuando hablas en nombre de Dios, Él tiene el deber de darte esas bendiciones materiales. ¡Más porquería no! En tal circunstancia, muchos Ministros de Dios llegan a capitalizar de tal forma la ignorancia y la inoperancia de tales sementales de la fe actual, que no tienen ninguna clase de vergüenza cuando se trata de pedir plata para hacerle una casita al perro que cuida la casa del Pastor.

Por esta razón, la Biblia tiene mucha razón cuando se refiere a este tiempo como un tiempo peligroso, en donde el comercio de la fe será uno de los mayores estandartes que ha de enarbolar la realidad predecible de la fe evangélica tradicional, sin ninguna clase de obstrucción, sin parámetros, el camino está prácticamente abierto a toda forma de impiedad que solo permite que un pequeño grupo de sinvergüenzas, pueda tener acceso, como en los tiempos de Cristo, a las bendiciones de Dios, de tal forma que el espíritu materialista y consumista de esta sociedad, se traslada ahora al campo de la vida espiritual, y de esta forma, impide que el acierto profético pueda tener acceso a la conciencia de quienes no advierten el enorme peligro de coexistir con semejantes enemigos del alma. El problema entonces, lo tienen todos quienes viven y se nutren de estas realidades, por ello es que mis libros de poesía, mis cantos y mi trabajo en este blog, no están dirigidos a ellos, sino, a esas pequeñas comunidades de personas que se han atrevido a confrontar valientemente la porquería actual, ellos tienen la facultad moral y la humidad suficiente como para conformar un pueblo de gente exiliada, al igual que los escenios de Qumran, porque son ellos, y no los cristianos que se nutren de este sistema los que aguardan ansiosamente La Venida del Señor, a ellos, por lo tanto, es que he dirigido todo mi trabajo, no necesito que la comunidad de Pastores de este país, reconozca que no todos los días tenemos en nuestras siempre empobrecidas realidades, personas que son capaces de producir su propia literatura, para nada, para mi es suficiente con que esas pequeñas comunidades de cristianos disidentes, estén dispuestos a apoyar ministerios como el mío, lo demás, lo hace Dios, el cómo hago para poder sobrevivir, ya es cuestión de Dios, y aunque ustedes no lo crean, Bendito sea Dios, porque a pesar de todo lo que ha significado el tratamiento de la enfermedad que me aquejaba, no sólo hemos sido bendecidos para que nada nos falte, sino que además, estoy viviendo la sanidad en mi cuerpo, y solo Dios sabe cuán agradecido estoy por ello.

La creatividad por lo tanto, tiene sus propios méritos, virtudes que para un cristiano que no sabe, o no entiende nada acerca del valor de la creatividad en los seres humanos, no tiene sentido, pero es que el sistema actual, plagado de repeticiones, prácticamente atestado de manifestaciones extranjeras en el campo de lo puramente artístico, no tiene la capacidad para entender que nuestro país, aunque pequeño y lejano para un mundo que está centrado en el devenir y en la dinámica de las grandes economías, ha sido capaz de producir dos premios Nobel, como son, Gabriela Mistral, y por supuesto, el inmortal Pablo Neruda, todo un logro para una nación tan pequeña y tan joven como la nuestra, y muchos otros más, pintores de fama mundial, músicos reconocidos mundialmente, y toda una enorme gama de diferentes creativos que, en sus respectivas áreas y disciplinas, han llevado el color de nuestra hermosa bandera, mucho más lejos de los programas de farándula de este país y de los agobiantes matinales, cosa que muchos agradecemos, porque o sino, tendríamos que creer que Raquel Argandoña y toda su patética realidad y parentela, son los que la llevan en el campo de la reflexión en nuestro país. Bendito sea el Señor entonces, porque existe aún en el mundo, muchos cristianos que piensan que un bello acorde de guitarra, un par de líneas bien escritas, una reflexión que se sale de lo común, son abiertamente palpitaciones o demostraciones de que el espíritu de un hijo de Dios, no está subordinado a la máquina productora de estupidez, ya sea en el campo de la vida espiritual o en el ambiente secular, vivimos en este mundo para afectarlo, y no para que otros personajes nos digan cómo debemos comprender la realidad, ya somos bastante grandecitos como para que de una vez por todas, entendamos que no estamos pintados en este mundo y que tenemos, al igual que los grandes ministerios, responsabilidades enormes que cumplir, estamos en este mundo entonces, no solo para absorber noticias, sino que además, para declarar el mensaje de Cristo a gente que aún no entiende que la verdad de Dios se está cumpliendo absoluta y totalmente en este instante, créanlo o no.

Crear por lo tanto, no ha sido fácil para mí, terminar un libro de poesía tiene, como dije anteriormente, grandes méritos, el mayor, creo yo, es el haberme atrevido a escribirlo precisamente, aún sabiendo que la cristiandad en especial, no se nutre de este tipo de manifestaciones, mi trabajo por lo tanto, es el producto de mi propia experiencia de vida, la que cotidianamente ejerzo junto a los míos, con todas las precariedades, con todas las limitaciones con que puede contar alguien que desea ver las cosas de modo diferente pero que, el contexto en el que se desenvuelve, no ayuda en lo más mínimo para que este humilde trabajo pueda generar los frutos que uno espera, no obstante, necesariamente, el árbol ha conocerse por su fruto, porque bien dijo el Señor, no puede un árbol malo dar buenos frutos ni un árbol bueno generar malos frutos, así que estoy sumamente contento con mi último logro, porque es el logro mío y el de mis hijos, el de mi mujer, que me acompaña en todo el enorme significado de hacer cuando todos copian, cuando atreverse es un síntoma de locura, allí estamos todos nosotros, intentando invertir hasta nuestros últimos pesitos con tal de dar a luz este nuevo proyecto, un proyecto que reivindica a todos lo que en mi país, a costa de esfuerzo y mucho dolor, son capaces de creer que el alma, el alma humana, es mucho más enorme que el propio universo creado por Dios, y por lo tanto, tenemos todo un desafío por delante en nuestras vidas para poder descubrir, si Dios así lo quiere, cuán enorme es, y de este modo, intentar una acción que nos permita acercarnos un poquito más a esa imagen o semejanza de la cual fuimos extraídos, no solo para servir como puentes, sino que además, como seres con luz propia y aptos para responsabilizarnos de nuestras seguras formas de ver y de concebir la realidad que nos ha sido encomendada por Dios.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home