Tuesday, January 17, 2012

La realidad atómica sin control.






















Es claro que una enfermedad crónica y letal como la que a mí me afecta, que no distingue entre edad ni sexo, puede llevar a navegar a tu alma, a límites insospechados, a dejarte incluso inmóvil frente a la realidad, pero es algo que uno debe asumir en el momento mismo en que se da cuenta que no existe en este mundo, al menos en el que todos vivimos, un medicamento que pueda curarte y hacer desaparecer de tu cuerpo el dolor con que debes lidiar a diario. Y cuando vives de este modo, cuando ya lo has asumido, la vida espiritual pasa a convertirse en una potente realidad que puede ofrecerte todo tipo de ayudas, apoyos que en definitiva te permitirán desarraigar por un mínimo de tiempo de tu cuerpo, las crueles y persistentes dolencias que infiere la enfermedad dentro de él, ello, para quienes comprenden la dimensión del dolor en la experiencia humana, es bastante, suficiente, porque en medio de la humilde estancia en donde sueles rearmarte para seguir luchando la pelea cotidiana de la subsistencia, las palabras y los gestos cuentan, los segundos y los minutos no pasan desapercibidos, por el contrario, ellos parecieran tornarse enormes, lo suficientemente grandes como para avanzar y transformar la vía dolorosa en algo llevadero.


Muchas personas en el mundo entero, incluidos los niños, padecen de algún tipo de mal, y al parecer, por todas las razones que tienen que ver con la calidad de vida que estamos viviendo, ya sea por el daño que le hemos causado al medio ambiente o por las innumerables irresponsabilidades que se dan en el campo de la bioética, genética, y muchas otras ciencias mas, el problema no parece estar debilitándose, por el contrario, cada día que pasa, el mundo entero está siendo testigo no solo de la aparición de nuevas y costosas enfermedades, sino que además, de la reaparición de algunas que ya se pensaba habían sido erradicadas por completo, o por lo menos, se mantenían bajo control. La realidad atómica, también, ha puesto en evidencia que el hombre, incapaz de subordinarse a los dictados de la naturaleza divina que hay en él, es capaz de infringir un tipo de sufrimiento indescriptible para el hombre que vive bajo el signo de esta verdadera maldición de este siglo en cuestión. Sin embargo, recordar Hiroshima, Nagashaki, hoy día ya no reviste la importancia que debiera en un mundo que hace solo un par de años fue testigo de la crueldad con que el poder atómico, en forma de “accidente nuclear”, hizo de Chernóbil, una pesadilla que hasta ahora nos cuesta erradicar de nuestras conciencias, es que todavía no se sabe realmente cuántas y de qué forma fueron afectadas todas las personas que respiraron la nube tóxica del fatídico evento que marcó nuestras vidas, Chernóbil debe ser uno de los más tristes acontecimientos ocurridos dentro de una realidad que aún pasados muchos años, no se sabe cómo controlar y evitar para que accidentes de esta naturaleza, no vuelvan de nuevo a afectar al mundo entero, con todos sus desastrosas consecuencias.

Japón entonces, también nos trajo de vuelta la cruel pesadilla de Chernóbil, ello nos hizo recordar que el poderío atómico, aún siendo utilizado para fines supuestamente beneficiosos o pacíficos para el hombre, por su impresionante enormidad y peligrosidad para la naturaleza humana, debe ser una de las peores y más costosas formas de producir energía, costosas en el riesgo que ello significa para la vida humana y dentro de un mundo que aún no comprende que lo sucedido en Chernóbil, pudo haberse evitado. Esta situación ha traído un amplio debate en todas las esferas de este planeta, es que el problema, por su enormidad, debe transformarse en una cuestión de primer requerimiento, no puede la humanidad ignorar la dimensión ni los efectos que puede producir una de las formas más peligrosas de producir energía que el hombre haya conocido, el debate ético está lanzado hace mucho, muchos también son los interesados en que las energías alternativas puedan realmente ser consideradas como utilizables para los gobiernos del mundo, porque si bien, la experiencia nuclear nos ha enseñado el peligro de la manipulación del átomo, también nos ha dejado en claro que existe, en el campo de las ciencias, una terrible persistencia en el hombre por intentar cruzar, a como dé lugar, esa línea divisoria que Dios, en el principio, claramente estableció en la naturaleza de las cosas para que vivamos y podamos disfrutar de todo lo que ÉL nos entregó sabiamente.

Por ello es que el cristianismo no puede ni debe enmudecer frente a todas estas grandes dificultades que está planteando la forma de vida que hemos asumido como tal, porque el mensaje bíblico y profético, incluido el evangélico, no carece de reflexión en cuanto a estos grandes dilemas, por el contrario, son inherentes, constitutivos, es solo que el cristianismo, como lo he venido planteando hace mucho tiempo en este trabajo, no desea reflexionar en problemas de verdad importantes, el haber asumido que la alabanza y solo la alabanza es la que cuenta con todos los medios teológicos para instruir al cristiano y retro-alimentarlo en medio del sistema en el cual sobrevive, no solo ha dejado sin un mensaje de verdad contextual a millones de cristianos en el mundo entero, sino que además, al haber profesionalizado la alabanza, extirparon de la realidad de La Iglesia de Cristo, al ente reflexivo que proporcionaba, ya sea en un canto o en un escrito, aquella meditación tan necesaria y valiosa para el propio cristianismo. Los Ministros de Dios tienen una gran responsabilidad en ello, y permítanme decirles, que estoy consciente de cuánta gente lee este trabajo, y por la estadística sé además, en qué lugares del continente es requerido, lo cual me ha permitido, con la ayuda del Señor, llegar humildemente hasta sus valiosas vidas con un tipo de reflexión que lo único que anhela, es permitir al cristiano finalmente, contar con un espectro cultural y profético absolutamente contextualizado y desprendido de las esclavizadoras conductas de la religión institucionalizada, por lo tanto, agradezco a Dios, y a cada uno de ustedes, hermanos de Venezuela, de México, de Honduras, de El Salvador, Argentina, Chile, España, etc., por el cariño y la persistencia en mantener vivo a través de cada reflexión, el espíritu incansable e inagotable de un cristianismo que se resiste a desaparecer, y en su defecto, desea reivindicar en el lugar de la comercialización de la fe de Cristo, el verdadero y único sentido que tiene la Palabra que nos ha sido revelada y establecida en nuestros corazones por gracia, en La Persona de nuestro Salvador y Señor Jesucristo.

La energía alternativa, por lo tanto, ya no es un sueño, una utopía, pues son muchos los países que las están utilizando, varias naciones del mundo ya han incorporado estas nuevas tecnologías a sus modos de vida, con tal de evitar que el daño que la energías tradicionales han provocan al medio ambiente, sigan expandiéndose, se trata de un cambio cultural, un cambio de conciencia frente a la naturaleza que Dios creo, Alemania, España, Dinamarca, y muchos otros países más, están haciendo grandes esfuerzos para que el uso de energías alternativas, no se quede solo en proyectos, para ello, la inversión se focaliza en la investigación en su aspecto primario, y luego, gracias a todas estas indagaciones, se aplican modernas tecnologías que no solo impiden la destrucción del medio ambiente en el cual vivimos, sino que además, porque se utilizan fuentes como el viento, la energía del sol, la termodinámica, etc., al corto paso de los años se vuelven económicas, lo que garantiza su uso en casi todas las manifestaciones del quehacer de la vida humana. No obstante, las grandes compañías, sustentadas en el lucro, hacen caso omiso del daño que le estamos ocasionando al medio ambiente con el uso de energías no renovables como el petróleo y el carbón, lo que introduce al uso de este tipo de energías, en una disyuntiva de carácter ético en el cual, muchos gobiernos del mundo simplemente no desean entrar. Finalmente, es claro que muchos gobiernos, para impedir que esta dificultad pueda llegar a la conciencia de miles de personas en el mundo entero, han optado por la demagogia y el pragmatismo, haciendo incurrir a la sociedad toda, en una especie de “desliz ético” que deja, prácticamente, sin herramientas al conglomerado o conjunto de ciudadanos para defender un problema que tarde o temprano, terminará por abarcar todos los segmentos de la sociedad, pero que cuando ello ocurra, ya no contaremos con las herramientas necesarias para reparar, como ha sido el caso del comportamiento de la naturaleza en estas últimas décadas, llámese fenómeno del Niño, de la Niña, o como normalmente sean llamados, lo cierto es que la naturaleza, haciendo una invocación exacta al planteamiento del Apóstol Pablo en el libro de Romanos, pareciera estarnos comunicando acerca de lo impredecible de su comportamiento, justo en un momento en que las economías del mundo se encuentran tambaleando, dicho de otra forma, la naturaleza nos está indicando que el abuso cometido por el hombre a la naturaleza que nos rodea, seguirá teniendo como consecuencia, aquellos dolores de parto por los cuales, la propia naturaleza y el hombre transformado por el poder de La Palabra de Dios, gimen a una esperando ser revestidos de la nueva naturaleza. En ello aguardamos entonces, sabiendo que El Señor, en cualquier momento, hará su entrada en la historia humana, nuevamente, para establecer, de una sola vez y para siempre, que todo lo que le hacemos a la naturaleza, finalmente terminará por dañarnos a nosotros mismos.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home