Wednesday, September 16, 2015

Un cantante fascista para cristianos hedonistas.
















Pero, en el alma de un hijo de Dios, Su Bendita Palabra ni Su Presencia se encuentran encadenadas, por supuesto que no, el hombre que ha sido sindicado por Dios para cumplir con un propósito, el que tiene en su espíritu La Señal del Hijo de Dios, no es posible pensar siquiera en embaucarlo, el chantaje espiritual simplemente no corre con nuestras vidas, por ello es que la libertad espiritual para gente como nosotros, no es un ideal o algo que hubiésemos ganado con nuestras propias fuerzas en este mundo, sino, una completa realidad que proviene de La Victoria de Nuestro Señor Jesucristo en el Calvario de La Cruz, por lo tanto, nos animamos, nos profesamos Amor, piedad, afectos entrañables, lo cual convierte a nuestras experiencias en Cristo, en sumamente valiosas, más que toda la maquinaria de fe y el poder que les otorga el dinero a los defensores de la casta materialista de La Prosperidad. Por ello es que tengo bien claro qué tipo de personas o hermanos en la fe, son los que tienen verdadera necesidad de leer un espacio como este, quienes se aventuran a escudriñar mis escritos por Internet, saben que los temas que El Señor me ha dado para compartir, interesan a esa clase de personas que saben qué hacer con sus vidas, en especial, aquellos que han renacido y han sido lavados por LA BENDITA SANGRE DEL TODOPODEROSO DIOS. La Palabra que Dios me ha dado en este tiempo, no es una mera repetición de textos o un exiguo intercambio de “pancito de Vida”, se trata de una forma de pensar, de cómo el cristiano debe lidiar en un tiempo en donde nuestras convicciones, parecen no interesar a quienes tienen la responsabilidad de velar por la condición de La Iglesia en esta tierra. Así que, intentamos a través de este pequeño ventanal virtual, hilar un tipo de conversación en la que ciertas verdades que han estado vedadas por mucho tiempo, puedan ser tratadas sin condiciones de por medio, por ello además es que al principio, muchos hombres de Dios intentaron detenerme o poner severos obstáculos a esta clase de empresa en la que puse toda mi fuerza y cariño para que llegara hasta donde a llegado, a ellos les parecía que mi lenguaje o mi sinceridad, debían ser cuidadosamente vigiladas. Pero ese tiempo ya pasó, hemos ganado un espacio, y lo hemos ganado no mintiendo o haciendo olitas a los grandes ministerios, sino, defendiendo con todas nuestras fuerzas lo que creemos es La Verdad del Evangelio. Para sacar adelante este proyecto, no han sido años fáciles, para nada, mi salud ha sido el escollo más doloroso que me ha tocado salvar mientras intervenía con mis reflexiones, esta saturada y difícil realidad, no obstante El Espíritu Santo me ha dado fuerzas para sobreponerme a la crítica y a los malos espíritus que piensan que un hombre de Dios como yo, debería predicar El Evangelio y no reflexionar en relación a la realidad que nos ha convocado todo este tiempo, aun así, hemos perseverado y ya lo ven, aquí estamos, al igual que en los tiempos del Apóstol Pablo, sin movernos un ápice de nuestras convicciones o nuestra manera de pensar, y creo yo, humildemente, que de seguro estaré interpretando por el tiempo que el Señor quiera, a muchos de ustedes que junto a mí, hemos ido creciendo y aprendiendo el lenguaje que los hijos de Dios, debemos ocupar para transmitir a otros Su Bendita Palabra.       

Es por todos ustedes conocido que a lo largo de todos estos años, fomentando la reflexión en relación a Su Palabra y Su Obra, hemos logrado alcanzar varios puntos en común, los cuales, según pienso yo, se han ido transformando en banderas de lucha para ofrecer al cristianismo actual, una pequeña ventana que permita a muchos hermanos, darse cuenta que si el cristianismo hoy día apostató, ha sido porque olvidó la defensa de las ideas o principios que movieron al cristianismo histórico, y por el cual, muchos dieron hasta sus vidas con tal de dejar en alto El Bendito Nombre de nuestro Salvador. Sabemos que este tipo de pensamiento o convicciones, no son materia para una forma de cristianismo detenido en las bendiciones materiales, por el contrario, hemos aprendido que quienes viven en esa clase de realidad espiritual, solo piden a Dios, tiempo, mucho tiempo y dinero para disfrutar de lo que muchos hoy día llaman, “bendiciones de Dios”. Pero también nos queda claro que al pensar de esta forma, nos vamos quedando un poco solos, debido a que son muchos los interesados en defender el tema de La Prosperidad material, así que cuando llegamos a comprender juntos que La Voluntad de Dios nos indicaba, otro sentido para seguir en pie frente a esta mancomunada y prostituida realidad, también fue posible darnos cuenta de lo difícil que debe haber sido para todos los hermanos que en la historia, debieron sufrir todas estas cosas para salvaguardar el patrimonio de Su Palabra, Dios los sabrá guardar en Su Bendita Presencia porque fueron valientes.     

Llegamos a comprender entonces que el mensaje profético, prácticamente escapó de la realidad de La Iglesia, o más bien, lo amordazaron, hicieron que todo pareciera tan bondadosamente bueno, que ni siquiera a Dios, aunque tuviera alguna divergencia con el estilo o forma de comprender y llevar la fe el cristianismo de las alabanzas, ni a Él le estuviera permitido disentir con el hombre en cuestión, porque según ellos, Dios es Amor, y por lo tanto, no se debe meter el dedo en la llaga, por ningún motivo, al cristiano de hoy, se le debe adular, se le debe agasajar espiritualmente, de manera que en esa condición, no tenga en absoluto necesidad de replantearse alguna dilema o simplemente su condición delante de Dios, Dios, a nuestro entender, en el estado vegetal en el que lo han postrado con tanta alabanza y lisonjas, no tiene en la práctica, ninguna injerencia en las grandes deformaciones en las que ha incurrido la cristiandad actual, por ello, nos debemos quedar callados, debemos decir a todo que sí, incluido el hecho de si nos damos cuenta que no son solo algunos diezmos los que se llevan ciertos ministros, sino que hablamos ahora de millones y millones de pesos, solo en nuestra realidad. Y si hablamos de norte américa, LA BABILONIA ACTUAL, también nos queda claro que allí, el negocio de la fe, puede llegar a reportar millones y millones de dólares a los representantes de esa clase de fe prostituida, como ustedes mismos lo han podido certificar a través de los propios testimonios que los dulces representantes de esta condición espiritual, nos suelen transmitir ya sea en youtube o en cualquier otro lugar del ciber espacio.

A esta forma de Fe, El Espíritu Santo me ha instado a llamarla no solo Fe Prostituida, sino que además, Fascismo Religioso Occidental, un estilo de vida que La DERECHA RELIGIOSA POLITICA DE NORTEAMÉRICA, PATENTÓ A TRAVÉS DE TODOS SUS MENSAJEROS Y PROSÉLITOS REPARTIDOS A LO LARGO DE TODO ESTE MUNDO. Ellos, como buenos prosélitos mesiánicos, y no cristianismo puro o bíblico, gozan en este tiempo de un estado incomparable de bienestar e inmunidad espiritual a la experiencia profética, ¿para qué, si tienen los propios? Ellos entonces, con su forma y estilo de vida, quieren decirle a todo el mundo que Dios ha sido tan bueno con ese país corrupto, que el fruto de ese amor por ellos, es la bendición material, la cual, obviamente, los ha cegado y los ha enajenado, y yo, como cristiano tercermundista, puedo pensar entonces que así como ellos, también Dios se encuentra completamente cegado por pensar de este modo, porque uno está en su justo derecho de preguntarse, ¿el por qué Dios bendice tanto a una nación que ha prácticamente destruido el poco temor de Dios que había sobre este mundo, cierto? Estados Unidos, a mi humilde parecer, es la peor copia que podemos tomar como plataforma para sustentar nuestra vida espiritual o nuestras convicciones en Dios, lo que a mí me pone un poco nervioso sí, es que muchos cristianos, aún con pantalla plana, HD, y un montón de otros adelantos técnicos más a su favor, no son capaces aún de discernir, la enorme y monumental APOSTASÍA que se cierne sobre todo este mundo debido únicamente, al estilo como los cristianos de la Babilonia gringa han asumido y comprendido la realidad espiritual.

Estados Unidos, sabemos que hace rato dejó de ser un molde o ejemplo para nuestra vida espiritual, ellos carecen, a mi humilde modo de pensar en Dios, de moral como para decirnos qué debemos hacer con nuestra identidad en Cristo, el gigantesco y formidable PECADO en el cual ellos se encuentran, los deja fuera, absoluta y totalmente fuera de nuestro alcance. Muchos detractores nuestros y de este espacio en particular, aún no han comprendido que este hecho moral y ético, es un principio originado en LA VOLUNTAD DE DIOS, Y NO EN LA MENTE CAPRICHOSA NUESTRA COMO MUCHOS PRETENDER AFIRMAR, entenderlo de otra forma, es hacer como si La Verdad Profética no existiera, no obstante, muchos TODAVÍA, a pesar del fuerte peso de la realidad, continúan creyendo en las apariencias y de ello incluso obtienen réditos. Pero esto es bíblico, Dios sabía que en este tiempo, habría gente capaz de creerlo todo, absolutamente todo, menos la verdad. Digo esto porque nuestro cristianismo, fuertemente influenciado por la dolorosa doctrina de La Prosperidad en estos días, ha sido capaz de renunciar a muchos fundamentos bíblicos que dieron vida a un tipo de cristianismo que era capaz de hacer muchas cosas por amor al Señor. Al instalarse una doctrina de este tipo, el propio mundo cristiano definió su destino, inclinándose y besando los pies de la gran estatua de barro, introdujo esta perversión que ridiculiza a todos los hermanos que aún creen en la pureza de la fe del Hijo de Dios, es decir, la medida, que antes era, “los frutos del espíritu”, hoy día fueron cambiados por, “los frutos del dinero”, lo cual no solo transgrede el sentido y propósito de la fe cristiana, sino que ahora nos da a conocer una representación de un hijo de Dios basada en las apariencias materiales, y no en la guía espiritual que debería ejercer El Santo Espíritu de Dios, o lo que La Palabra de Dios llama, LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU. Pero la corrupción es tal, al igual que la ceguera queridos hermanos, que no te dejan ni decirlo, no te dejan expresarlo, de manera que muchos buenos cristianos, dentro del propio sistema religioso, terminen prácticamente confundidos al ver la inmensa gama de abortivos espirituales que fomenta la realidad de las bendiciones materiales. Así, la Iglesia de las bendiciones y del materialismo cruel, no te permiten una pequeña reflexión al respecto, te dejan fuera, lo cual merma obviamente, cualquier pretensión de tu parte por cambiar en algo tu realidad, que ya es precaria debido a estos embaucadores profesionales que tomaron el control de la fe protestante mundial, incluido nuestro CHILITO.      

Esta razzia, este estado permanente de indiferencia contra los pequeños ministerios por parte de la realidad protestante organizada, ha terminado por catapultar cualquier intento por mantener en alto algún tipo de disidencia, a mi parecer, caminamos por caminos irreconocibles, por sendas ostensiblemente duras, sobre todo los que tenemos Ministerios que sobrellevar, plagadas de encrucijadas y egoísmos propios de una realidad que magnifica el producto material, en vez del testimonio que puede dar El Espíritu Santo cuando un hombre de Dios se pone en las manos de ÉL para servirle. Vivimos, según mi manera de pensar y de vivir la fe cristiana, en una especie de Apocalipsis anunciado ya desde la antigüedad, mientras tanto, ministros supuestamente consagrados y defensores de la vida espiritual, dedican grandes cantidades de dinero a viajar, a Estados Unidos, a Australia, en fin, a pasear por el mundo, para de este modo, desprenderse de las incoherencias que se producen a diario en estas desiguales circunstancias, las cuales están profundamente relacionadas con el problema profético, el cual debería, por responsabilidad que les asiste en el plano Ético Ministerial a todos estos meretrices del sistema económico mundial, ser analizado y confrontado con todas las herramientas que El Señor puso en las manos de la cristiandad para este tiempo de angustias y problemas insolubles. ¿Pero de qué manera uno podría despegarse de todo el dolor inherente, cómo podría un hombre ungido por Dios alejarse de su responsabilidad, de la confianza que ha depositado Dios en su persona?

Hemos aprendido también que el hombre de hoy, secularizado, henchido de placer, centrado en sí mismo, nihilista, materialista hasta el cansancio; el cristiano centrado en sus propias bendiciones; a diferencia del hombre del ayer, se encuentra minado en sus bases morales, éticas y espirituales, su alma, que anhela a veces tener una fuerte experiencia con Dios, hallarse cara a cara con su hacedor, con esa clase de experiencias que nos hablan Las Escrituras, justifica su ausencia con el bien que produjo esta incoherente propuesta de la Prosperidad, es decir, a un hombre de Dios, ya no se le valora por sus principios o por la negación que ha asumido por amor Al Todopoderoso y a Su Causa, con respecto al llamado recibido de parte de Dios a vivir con austeridad, no amigos, hoy día el hermano que es de humilde condición, está condenado al más absoluto olvido o al escarnio público, en cambio el soez, el superficial, EL HOMBRE LIGHT, el cristiano sin contenido ni vida valorica, tiene las puertas abiertas a un sistema que basa precisamente su experiencia en la forma más que en el contenido. Tal vez por ello es que La Biblia no da pie a esta clase de personas dentro de una realidad tan potente como el de La Iglesia de Cristo, el propósito en tanto, si bien se ve dificultado, nos queda claro que siempre logra ser reconocido por pequeñas comunidades o grupos de personas, por individuos incluso. La claridad en cuanto a este solo punto, es simplemente sobrecogedora por parte de La Palabra de Dios, en cambio hoy día, el cristianismo, lleno de efectos especulativos, ausente casi de la vida espiritual verdadera, no desea ese encuentro con El Dios Personal del cual nos habla Su Palabra, por el contrario, toda la parafernalia utilizada en convencer y atraer gentes a sus proyectos, pretende en la realidad, al parecer, suplantar el valor y la importancia de esa Personalidad que se ha mantenido incólume a pesar del tiempo, y proponer a quienes tengan la oportunidad de acceder a este tipo de experiencias, de una forma o estilo de vida sin cuestionamientos por parte de Dios o sus Ministros que debieran ser oídos.

Como muchos de ustedes me lo han hecho saber, hoy día solo las congregaciones con enormes estructuras y poder económico tienen la prioridad, las personas que allí laboran o son colaboradores, solo tienen una cosa en mente, ganar adeptos, no que El espíritu convenza, sino que a través de la parafernalia, las multitudes sean atraídas, la codicia es proporcional con lo que se invierte en ello, porque cada una de esas personas significan una cosa clara, diezmos, ofrendas, dinero al fin y al cabo que es utilizado en construir, es decir, no en potenciar la realidad de que nosotros somos La Iglesia de Cristo, sino que en transgredir una vez más, un principio bíblico fundamental como es la verdad de que La Iglesia, tal como la fundara El Señor, aún continúa siendo una realidad invisible que se halla en la vida de personas que para esta realidad, no tienen atracción o valor alguno como para invertir en sus vidas, esto quiere decir que el protestantismo, de haberse despegado del catolicismo en la historia, terminó por poner en práctica las mimas enseñanzas que ellos.

¡Una Prostituta más!      

Nosotros, los pequeños, en el día a día vivimos ausentes de todas estas “bendiciones”, carecemos de imagen corporativa como para acceder por oficio a una siquiera de estas posibilidades, así que se nos puede denostar, ignorar o hacer como si no existiéramos, cuando, en la realidad, hemos aportado con la presencia periférica de nuestros sencillos ministerios a la manifestación física del Reino de Dios en la tierra, incluido nuestro Chile, pero ello, una vez más, no tiene importancia alguna para un Ministro que debe hacer sus maletas y partir a la tierra de LA PROSPERIDAD, ellos no necesitan de esta clase de inspiración para humanizar un poco la fe cristiana que ha sido vapuleada por las propias poderosas castas de la religión protestante, la evasión como ustedes mismos han advertido, se completa con el estilo de vida que la cristiandad y el sistema secular copia de la versión norte americana. Si no fuera por el cariño con que muchos de ustedes me siguen tratando, simplemente sucumbiría, recuerden que la enfermedad que padezco, me imposibilita vivir normalmente, lo cual se manifiesta en ausencia en el campo laboral, y ello me deja casi sin expectativa económica, así que la idea de vivir solamente de la experiencia del Ministerio, por lo menos en mi realidad, no es posible, a nosotros, a los que carecemos de institucionalidad y servimos por Amor Al Señor, no se nos permite acceder a semejante condición, los diezmos y los grandes aportes están destinados a otros propósitos, menos a ayudarnos en lo que concierne a salvaguardar nuestras precarias realidades del poder demoledor de un sistema económico que no distingue absolutamente ninguna diferencia ni pretende en sus bases, como en sus cotidianas prácticas, hacer algo siquiera de justicia. Si yo viviera solo del Ministerio que Dios me ha dado, me muero de hambre, la razón que mueve mi vida a esforzarse en una causa tan denostada por la propia cristiandad, es el Amor a un Dios que en lo real, no ha permitido que nuestras almas se defrauden de haber depositado todas nuestras fuerzas en ÉL, y espero que sea la condición de muchos de ustedes que viven seguramente, iguales o peores condiciones que las mías.

En la reflexión profética nos ha quedado absolutamente claro que, el materialismo, el hedonismo, el individualismo, el amor por la imagen, la desmedida importancia por demostrar a otros que lo material hoy día hace al cristiano, son cosas que no se pueden pasar por alto, desde luego que no, hacerlo, me dejaría en una posición de mediocridad absoluta, y yo, yo no estoy dispuesto a ceder un ápice en este problema, sabiendo que el reto ya ha sido lanzado, recuerde, no lo olvide, cuando quiera saber la verdad, solo piense en los primeros cristianos, en los profetas, y en toda esa larga lista de seres humanos que la historia fulminó por el solo hecho de creer en El Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, no mida a un Ministro o a un hermano por las bendiciones materiales, no cometa ese error, hacerlo nos induciría a cometer un error de este porte, Jesús, el creador del cristianismo, El Señor de señores, terminó sus cortos días en una Cruz solo, sin ninguna clase de apoyo de sus amigos o de quienes en vida gozaron de sus maravillosos milagros solo por predicar La Verdad, no obstante, sus seguidores, no la pasaron mejor que Él. Entonces, ¿qué tenemos, qué debemos elegir como parámetro de vida? Que todos esos pasajes de La Escritura que nos hablan de los cercenadores del Cuerpo, son una completa y absoluta realidad, por supuesto, lo que nunca ellos te dirán, es que ellos mismos, con toda su enorme, estructural, costosa y particular visión del Reino de Dios aquí en la tierra, han hecho posible que esta profecía, sea hoy tan real como el Apocalipsis que nos encontramos viviendo, no hay más Apocalipsis para La Iglesia de Cristo hermanos, no hay más, los cristianos, en especial sus Ministros, debieron haber aprendido a leer los tiempos, darse cuenta que lo hecho hasta hoy, solo favorece la flojera espiritual y fomenta el materialismo consumista que ha postrado a nuestras realidades sociales, leer los tiempos de otra forma, solo nos pondría como inocentes frente a una condición que el espíritu profético, ya sentenció desde mucho antes. Los destructores, o mejor dicho, los cercenadores del Cuerpo de Cristo entonces, son los propios Ministros de Dios, si amigos, no son las fuerzas armadas de USA, el pensamiento anticristiano de los Rusos, o las canciones de Michael Jackson, sino, el espíritu arribista y consumista en el cual se hallan millones y millones de cristianos esparcidos a lo largo y ancho de todo este contaminado planeta, ellos tenían la responsabilidad de hacer que Los Mandamientos de Dios, se convirtieran en una realidad dentro de la propia realidad de La Iglesia de Cristo, sin embargo, para entender el tema, uno debería sumergirse por largo tiempo bajo las oscuras aguas de la putrefacción espiritual que han establecido los creadores y defensores de La Prosperidad, y permanecer si es posible, una buena cantidad de tiempo soportando el hedor, ello, sin duda alguna, nos proporcionaría algo de luz y evidencias claras acerca del tema en cuestión. Si Pablo El Apóstol, apareciera en este tiempo, está claro que se muere de un infarto, él no tendría que indagar mucho para darse cuenta que El Evangelio de La Verdad, ya no se predica, no tendría que ir a Los Estados Unidos de norte américa para darse cuenta que ellos, vendieron la primogenitura por un cofre lleno de dólares, al igual que muchos ministros de nuestras realidades, él se daría cuenta de inmediato que El Evangelio que él predicó, ya no existe, que La Palabra de Dios por la cual se esforzó por llevar a todo el mundo al cual él pudo llegar, ha sido acomodada y degradada, que los Ministros de Dios, ya no representan el alma de la enseñanza bíblica, sino que hoy día son solo funcionarios, numerarios pagados, como el OPUS DEIS, burócratas consagrados para detener el avance de la Obra de Dios más que para potenciarla con sus estilos burgueses de vida, subalternos de una fe que no tiene ninguna intención en proteger a toda esa enorme cantidad de buenos ministros de Dios que han visto, cómo sus realidades simplemente han ido desaparecido, ellos han sido perfeccionados para no sentir el dolor, para no palpar el tiempo que vivimos, que cuando uno da un vaso de agua a una persona, puede que lo esté dando a un profeta, no señores, a ellos se les ha preparado para saltar todas las vallas morales y éticas que la realidad nos deja diariamente, no han sido instruidos para compartir sus bendiciones, por lo tanto, la división de La Iglesia, su intento de destrucción como Cuerpo, no procede desde afuera, bajo ninguna circunstancia, es el cristianismo profesional de las alabanzas y toda su riqueza en dólares, la que tiene entre la espada y la pared a muchos de nosotros, viviendo casi en la cuerda floja por todo lo que he dicho y mucho más.

Las vidas cómodas que llevan muchos ministros del cristianismo actual, el estilo de vida elegido por muchos cristianos de hoy, dan para mucha reflexión, explicarían por sí mismo las razones de por qué La Biblia profetiza una Apostasía tan grande para este tiempo, lo realmente asombroso para alguien como yo, es que muchos ministros de Dios, ni siquiera se dan cuenta de que existe esta problemática, no hablan de ella, se apaciguan a sí mismos, pretendiendo con ello, que al no pensar en el tema, Dios no tomará en cuenta el pecado social y nacional en el que el cristianismo de La Prosperidad, tiene sumido a gran parte del cristianismo protestante. Así que los días pueden correr, como las aguas de un río, total, ellas nunca llegarán a mí, ¿pero cómo se puede tomar recaudaos de algo que ni siquiera sabes que existe? De esta forma La Iglesia de La Prosperidad material, nos infringe uno de los golpes más severos y mortíferos, pues se trata de gente que supuestamente piensa como nosotros, que ellos, con la dirección del Espíritu Santo, serían capaces de percibir el dolor, y por lo tanto, nos protegerían, de manera que pudiésemos capear juntos el temporal, pero no es así, ellos han tomado otra dirección, se han planificado para robar o desvalijar a La Iglesia de La Esperanza, con tal de que todos los diezmos y el dinero que se pueda adquirir debido a estas perversiones, quede dentro de sus propias y muy protegidas fronteras. Esta es la forma en que esta realidad espiritual se ha enquistado en este mundo, alardeando de su poder económico, haciendo uso de la fama y la gloria que han seguido a muchos de sus representantes, ya sea en forma de predicadores o cantantes de alabanzas, lo crudo, es que estos dos elementos, tanto LA GLORIA COMO LA FAMA HUMANA, son uno de los fuertes argumentos usados por satanás para capturar la atención del Señor Jesucristo cuando le tentó en el desierto, lo realmente extraordinario para nuestra comprensión y consolación amigos, es que La Palabra no se queda corta al respecto, nos dice que El Señor, NO ACEPTÓ la coima del diablo, algo que los grandes inversores y paradigmas de esta nueva forma de fe, que ya no es nueva, jamás podrán comprender.

Ser valiente en este tiempo, en consecuencia, debería ser una de las aspiraciones máximas de todo cristiano centrado en el amor por la verdad, no cualquier verdad, sino, La Verdad de Dios, aunque ellos te atemoricen, aunque ellos digan cosas con las cuales uno pudiera llegar hasta dudar de su posición en este Reino incluso, en todo caso, está claro que en algún modo te harán sentir que estás solo y que necesitas de esa clase de experiencia para sobrevivir. En mi caso, por la porfía, por el coraje que ustedes me conocen, gracias a Dios, yo no he desertado, aún con una enfermedad que prácticamente me mantiene imposibilitado para llevar una vida normal, sigo combatiendo, desde mi disidencia, desde mi propia y personal trinchera, porque sé que el cristianismo, según como lo enseñaron Los Apóstoles de Cristo, incluido El Apóstol Pablo, debe tener como principal preocupación, la batalla de las convicciones, aunque, en medio de un sistema que ha elaborado su realidad basándose en las oportunidades que ofrece el sistema y no siguiendo los dictámenes de Su Palabra, este tipo de confrontación ya casi no existe, porque el bien material, la grosera disposición de los Ministros de Dios a buscar capitalizar el problema de la fe, solo desde la perspectiva del dinero, ha transformado al cristianismo actual en una verdadera feria o mercado de oportunidades, tal y cual como lo detalla o lo advierte Su Bendita Palabra en una secuencia profética, “harán mercadería de vosotros”, por lo tanto, no existe otra alternativa para quienes creemos aún que La Fe de nuestro Señor Jesucristo está destinada a llevarnos a La Vida Eterna, no podría decepcionar el corazón de Dios, aunque sean más las bendiciones en el alma que las materiales, no obstante, aún puedo soportar, y debo decirlo además, que a pesar de mi fuerte crítica a este sistema religioso corrupto, sí existe hombres de Dios decididos a no dejar que la tormenta termine por arrastrar a todos quienes aún sufrimos por la causa de la fe, desde luego que no, estos pocos hijos de Dios son los que han sentido de parte de Él, el ayudarnos, lo cual agradezco con el alma, no estamos en condiciones de rechazar nada, sino, de armarnos para seguir lidiando, hasta cuando EL Señor lo quiera, hasta cuando La Bendita y Poderosa Autoridad de nuestro Cristo, lo determine, por ello es que oro, oro para que esta clase de Ministros, puedan tomar esta responsabilidad como propias, y hacer lo que muchos ya ni siquiera se han planteado hacer por el bien de nuestras pequeñas realidades ministeriales. Vivimos por lo tanto a la deriva, a la deriva de un sistema que no advierte o no desea valorar lo que El Santo Espíritu de Dios, hace con nuestras vidas, es el sentido que ha seguido este modelo de vida espiritual, es el resultado de una tendencia que vino para quedarse, los cristianos inmersos en esta realidad, tienen también mucho que decir, mucho que aportar, está de ellos el darse cuenta que el tiempo apremia, que una canción con sentido, no una alabanza, no una exaltación a Dios, sino, UN MENSAJE, UNA LETRA CANTADA, la cual tiene como principal motivación, la preocupación de Dios con respecto a nuestras propias realidades, es mucho más importantes que las miles y millones de alabanzas que se cantan a diario, obviando que el mensaje cantado, por inspiración divina, contiene, a contradicción de lo que digan o piensen los Ministros elíticos de la fe cristiana protestante actual, elementos proféticos propios de vidas tratadas en profundidad por El Espíritu Santo. Cada cristiano tiene por lo tanto el deber espiritual y moral de decidir en donde dejar sus bendiciones, es bíblico, aun así, es claro que la altanería en la que se encuentran los movimientos espirituales actuales, han escondido a la mayor parte de la cristiandad, la experiencia de fe que debemos llevar sobre nuestras vidas a diario, solo para evitar que los hermanos no se distraigan del propósito que ellos les han trazado, y de esta manera, que ignoren el gran esfuerzo que debemos hacer solo para dejar en alto El Glorioso Nombre de nuestro Señor Jesucristo en este país. Por lo tanto, ellos, los cristianos, también tienen responsabilidad cuando El Señor les llame para dar cuenta de su mayordomía, no tendrán explicación para este abandono ético en el cual, por insinuación y enseñanza de los depredadores espirituales, han incurrido, La Palabra de Dios, Su Palabra, claramente lo establece. Existimos pues, reclamamos se nos tome en cuenta, de lo contrario, simplemente desapareceremos, no será posible ubicarnos, es tan poco lo que pedimos para lo que se gasta en templos y en viajes pastorales, fuimos nosotros, con nuestras precarias formas de servir a Cristo en este país, los que llegamos a los lugares apartados con nuestro canto, no fueron los ganadores de GRAMMY o los defensores de LA PROSPERIDAD los que ayudaron a muchos ministros de Dios a construir cuando nadie construía, por ello, cada uno debe decidir, cada uno debe tomar control de lo que da o reparte, tomando conciencia de lo que El Espíritu Santo revela a sus corazones, y no de lo que la religión imperialista de los sentidos, impone a través de sus perversas y siniestras formas de concientización espiritual.          


Observación: Hace solo apenas unos minutos llegamos luego de haber quedado atrapados en un cerro de Valparaíso mientras visitábamos a unos hermanos y amigos. El terremoto no nos intimidó en absoluto como para impedirnos testificar de Cristo, sin embargo, damos gracias a Dios por haber cuidado de nuestros hijos mientras la tierra se movía, poderosamente.    

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home