Friday, May 22, 2015

La Iglesia de Cristo a la deriva por su iniquidad.






¿Y cuál es el modelo de liderazgo que debemos seguir al final de estos tiempos? ¿A quién debemos imitar para que los principios de nuestra fe no caigan por el agua de la letrina? ¿O es que La Palabra de Dios, que es el principal contrafuerte de nuestro de ser interno, no contiene o no nos enseña qué debemos hacer en este caso? ¿Debemos obviar los ejemplos bíblicos como Noé, Abel, como Matusalén, y una lista enorme de hombres íntegros que nos muestra Su Revelación, para dar lugar a los grandes cobardes que ha producido la religión cristiana de este tiempo? 

Deben ser aproximadamente las 2 o tres de la madrugada del día Viernes, tal vez, no lo tengo claro, como muchas de las cosas que he sufrido en estos cortos días, días en los que simplemente se han perdido horas en mi mente, minutos o segundos que jamás recuperaré, el dolor, cuando comenzó a empinarse en el interior de mi pecho, doblegó a tal extremo mi ser que finalmente, colapsé, me arrastré por el piso de la casa de mi suegro, intentando hallar los medicamentos, pero todo fue inútil, aquella noche de Domingo, estaba previsto que ni siquiera Dios, sería lo suficientemente fuerte en mí como para ayudarme a calmar, el inevitable dolor que esta severa ya enfermedad, ha provocado en el interior de mi tráquea y en todo el aparato respiratorio, incluyendo alguna arteria que va al corazón, la lección sería enorme. El daño también es enorme, irrecuperable, y según la conclusión médica, es que la medida de esta dolorosa crisis, está en relación proporcional con el propio daño ocasionado por la enfermedad en mi cuerpo, lo cual quiere decir, que no solo no he sido sanado por Dios, que no significa que no estoy siendo tratado por Él, para que ustedes ni yo no nos confundamos, sino que además, es probable que con una u dos crisis más de esta envergadura, finalmente colapse.

La crudeza de mi dolor en ese instante, me hizo pensar que ya todo estaba perdido, que mi tiempo se había terminado, y por lo tanto, solo me quedaba arrodillarme y entregarme en las manos de Dios, lo cual hice, como pude, sin embargo, no fui capaz ni siquiera de mantenerme de rodillas, porque la naturaleza de lo que yo he sentido cada vez que he tenido que soportar este tipo de dolor, te impide mantenerte en pie, se trata de un fierro congelado, filudo, que se incrusta en mi pecho y luego, no hay manera de sacarlo y de evitar que provoque la incomodidad debida y finalmente, el dolor que te lleva arrastrándote hasta la taza del baño para vomitar de ese mismo dolor. Intenté todo, le di gracias, porque justo en ese instante mi esposa se había llevado a los niños a nuestra casa y me encontraba solo, ¿pero a quién recurría? ¿Cómo bajaba del segundo piso y llegaba a algún lugar si el dolor te inmoviliza y pierdes conciencia del espacio y de lo que eres? Así es el dolor del Cáncer, quienes han visto a sus familiares o amigos morir de esa enfermedad, saben de lo que hablo, al final lo que te mata, es el hecho de que no cuentas con fuerzas para mantenerte en pie cuando venga el dolor.

Estoy en la casa de mis suegros, nos pidieron que cuidáramos estos días, y así lo hicimos, sin embargo, vivimos cerca del mar, y en mi mente, cuando el dolor ya sobrepasó todas mis fuerzas, pensé y le propuse a Dios el camino más fácil, el más aclaratorio, porque no le temo a la muerte, vengo viendo cara a cara a la muerte desde el día que adquirí con fuerzas este mal en mi cuerpo, así que hablar de este tema, no me asusta para nada, la muerte en tal circunstancia, sería un descanso para mí, una tregua a una forma de vida que solo Dios sabe de qué se trata, mientras tanto, los minutos son importantes, si no te puedes medicar con lo que tienes, sea esto tramadol, que en ese instante no sirve de nada, luego morfina, que fue como tomar bebida, los minutos se convierten en una montaña, pues nada hacía prever una situación en la que tendría que armarme solo y tratar de llegar a la puerta y tocar la casa de algún vecino pidiendo auxilio. Me armé entonces y me arrastré en medio de la noche, y llegué hasta donde ese vecino que Dios tenía preparado para acompañarme en esa situación. Cuando me vieron sentado en el suelo desgarrándome del dolor, me pusieron de pie y me llevaron de inmediato a Emergencia en donde estuve un par de horas, las cuales fui acompañado por este amigo del alma que apareció en medio de la nada esa terrible noche.

Los doctores ni siquiera saben escribir el nombre de la enfermedad, así de crudo, menos comprenden qué deben administrarme para reducir el dolor, comienzan experimentando, aunque yo, en medio de todo ese cuadro evidente de dolor, les haya dicho que el doctor que me trata indicó que se me administrara un corticoide poderoso. Pero bueno, allí comienza un problema social y de salud que no voy a tocar esta vez, porque detrás de nuestro sistema de salud pública hermanos, existe, aunque a La Iglesia de Cristo le importe un rábano, "las razones más poderosas que han de traer a Cristo de nuevo a esta tierra." ¿O pensaban que Dios no me iba a enseñar nada? ¿O creen que las almas que sufren nada tienen que ver con ÉL? Hermanos, el sistema ya ha sido condenado, a pesar del discurso de La Sra. Doctora, no hay excusa para permitir que miles de personas sean tratadas como animales en un servicio de Emergencia en cualquier parte de nuestro país, no señores, eso se llama, INIQUIDAD, de lo cual ni siquiera sabe que existe el pobre hombrecito "pastor" que les limpia la conciencia a los políticos en el Congreso, en el nombre de no sé quién. Pero bueno, allí los cuadros son dramáticos, un servicio absolutamente colapsado, de tal manera que fui atendido en los pasillos, allí logré recuperar en algo mi conciencia, y a eso de las cuatro de la mañana se me informa que me harán exámenes, ¿para qué? ¿Si ya me han tenido hospitalizado todas estas veces y nunca han logrado ni aprender el nombre de la enfermedad que me aqueja?

Tomamos rumbo de nuevo a la casa en donde me encuentro, y la historia toma otro cariz, porque aquí, desde la cama en donde estoy siendo tratado, el Señor logró que los hermanos se dejaran usar por Él, y hasta el pan que me estoy comiendo, es una bendición que Dios, a través del infinito amor que Él ha derramado en cada uno de ellos, me permite saborear. No sabía cuántos días y el real estado de mi condición, ya que luego de la mitigación del dolor a través de un corticoide como DACAM en inyección en mi casa y no en el servicio de Emergencia que es grave para una persona con mi drama, apareció el hecho de que mi Tráquea está totalmente infectada, lo cual ha significado que todos estos días permanezca en cama y con estados evidentes febriles, debido a que se me debió administrar fuertes y específicos antibióticos. Pero no he estado solo hermanos, he estado acompañado por estos verdaderos hijos de Dios que son mis hermanos, ustedes me conocen bien, yo no creo en la porquería de cristianismo que hoy día han creado los cobardes de la fe para separar al hombre del dolor, eso es porquería, cobardía, yo no, yo estoy inmerso en el dolor, al igual que mis pequeños hijos y mi esposa, que es un ejemplo para mí, un verdadero paradigma en medio de la oscuridad en la cual se encuentra mi salud. Las drogas producen todo tipo de reacción en mi ser, pero ella, a pesar de estar atendiendo a mis pequeños en la noche o en el día, se da el tiempo para que en una de estas madrugadas, deba nuevamente tomarme y llevarme lentamente hasta la cama debido al terrible efecto de los medicamentos en mi cerebro. Esa es mi compañera, una mujer a la medida de Dios.

Yo no morí esta vez, está claro, pero llevo en mi mente la cruda realidad de lo que podría acontecer en una crisis próxima si me sorprende un dolor igual, no creo vaya a soportar. Y aquí es donde viene lo de Dios, porque a pesar de lo dañado que me encuentro, a pesar del alto costo de todo lo que nos circunda, tenemos la paz suficiente en este momento para decir que en todo, pero en todo hermanos, Dios ha sido bueno con nosotros, que nada nos ha faltado, que no hemos necesitado tocar puertas inútiles de cristianos que viven en otra dimensión para suplir todo el inmenso costo de esta cruda realidad, no obstante, Dios, aparte de ir aclarando en mi mente ya los grandes enigmas de toda esta prueba, también me ha dado a entender qué hará con nuestras vidas, y en especial con mi Ministerio, porque el Ministerio continúa, a pesar de lo que digan los cobardes que produce el cristianismo actual, El Verdadero Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, se ha escrito en la historia con sangre, con dolor, con pruebas inexplicables que llevaron a muchas personas en la historia a entregar sus vidas por Amor Al que un día nos salvó y nos compró con Su Sangre Bendita, y no con las alabanzas de los mercaderes de la fe protestante mundial. Yo no sé qué cosas estarán enseñando otras personas, pero cuando recuperé la conciencia, Dios me dijo que del mismo modo como Él impidió que este dolor se cortara en mi cuerpo, tampoco yo debía impedir que los hermanos ignoraran las cosas que habrán de ocurrir pronto, por lo tanto, ya no solo se trata de dar testimonio de nuestra fe en Jesucristo queridos hermanos, sino, en que Dios está ahora preparando un pueblo, un REMANENTE, tal como en el pasado, el cual ÉL ha elegido para Ungir con Su Bendita Presencia, ahora, en este tiempo, debido a la urgencia de los acontecimientos, debido a que en el plano profético, las cosas ya están dadas, pronto comenzarán a desmoronarse una vez más, los grandes centros capitales del mundo, caerán las naciones poderosas, y ustedes saben, acompañado todo esto de grandes desastres naturales, como los que han acontecido en esta patria, pero que para nuestro cristianismo, al igual que nuestros pusilánimes políticos, ninguna importancia ha tenido en el campo de la vida espiritual, contrariamente, hay más y más indiferencia, mientras se firman leyes para permitir el aborto, la homosexualidad protegida como estilo de vida, con todos sus desastres morales a cuestas, Dios me ha habado diciéndome que no espere confirmación de nadie, Él me ha dado LA Palabra, la autoridad, y que yo daré cuenta delante de ÉL por ella, así que solo debo decirla, ni siquiera esta enorme dimensión de lo perdida que se encuentra nuestra sociedad en lo moral y espiritual, ha servido para que el cristianismo de este tiempo, pueda unirse en torno a las verdades de Cristo y defender, como lo hicieron muchos en la historia, el Glorioso Nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Desde ahora vas a hablar y no callar, pero vas a hablar en Mi Nombre desde tu dolor, porque lo inmenso de este dolor que debes soportar, representa el dolor que yo siento cuando veo a mi pueblo sumido en la indiferencia y en la liviandad en que se encuentra, evadiendo el fuerte rigor de Mi Palabra y las demandas que Él, desde hace siglos de historia, está haciendo a diario para que los cristianos tomen La Verdad del Evangelio de Cristo como deben. Hermanos, todo tiene su tiempo, y le ha llegado el tiempo a una de las formas de cristianismo más acomodadas de la historia, tan intocables que hasta pueden lucrar con la fe, ello tiene al Señor en ascuas, porque mientras el sufrimiento en el mundo se hace patente, muchos hombres que Él levantó en esta tierra para profetizar y hacer Su Voluntad, hoy día solamente se han preocupado de hacerse millonarios, la cuenta es impagable, ya no hay nada que se pueda hacer para corregir semejante barbarie espiritual cometida por todos los representante de la indiferencia cristiana. Lo claro para mí, es que Dios ha hablado a mi vida, confirmando lo que ya he venido diciendo en este país por largos años, si el cristianismo desea cambiar, allá ellos, pero Dios sabe que no habrá cambios, todo empeorará, como la sequía, como los derrames de petróleo en los mares, como las grandes agujeros en cualquier parte del mundo, todo indica hermanos amados, que el tiempo se ha cumplido, y a La Iglesia de Cristo en esta tierra, ya no le alcanzó el tempo, en tal caso, el concepto de Remanente en nuestras vidas comienza a tener más que sentido, porque serán solo las pequeñas comunidades, como siempre lo hizo el Señor, las encargadas de palpar los días que vivimos y la manera como Dios, SOBRENATURALMENTE, sacará a Su Bendito y pequeño pueblo de este mundo.


A Él sea toda Gloria y Honra.  

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home