Wednesday, May 11, 2016

El dolor que nos forma...





Si el Señor no hubiese llorado, me hago el duro, el inexpugnable con todo lo que me ha sucedido en este tiempo, pero saben, tengo un corazón de este porte, un corazón lleno de amor por esta vida, por lo que cuesta formar un hogar, por lo que hay que invertir en ello, en lo espiritual, en lo material, en lo humano, en fin, todos ustedes padres, maridos, mujeres, saben de lo que estoy hablando, que no son puras palabras. Por esta razón además, he hecho público mi dolor, no siento vergüenza, por qué habría de tenerla, mi madre siempre nos dijo sentados a la mesa, “vergüenza hay que tener para robar”, y aquí estoy, como hombrecito que soy, no solo sufriendo todo lo que hay que sufrir cuando uno ama de verdad y solo se te reconocen defectos, errores, imperfecciones, sino que además, ofreciendo a ustedes, mi propia visión de la realidad, intentando con ello, que mi experiencia, pueda servir a otros hermanos, a otros amigos nuestros. El dolor no obstante, es inconmensurable, hay personas que no son capaces de moverse cuando sienten dolor o ven a otro ser humano sufrir, pero yo, metido en este envase humano, en este recipiente lleno de defectos pero con buenos sentimientos para con los demás, me duelo, como muchos de ustedes, revisen las letras de mis canciones y verán la clase de ser humano que hay dentro de este cuerpo, uno que sufre, uno que abre la boca cuando hay que abrirla, no se equivoquen conmigo, vengo desde hace varios años reclamando lo mismo a través de mi música y letras de mis canciones, no aparecí con el facebook, no copie mi estilo de canciones de ninguno de los millonarios del canto de las alabanzas, no me interesan los millones sino, LAS ALMAS.

Pero como decía, a través de un trabajo de varios años en Internet, elrecolector.blogspot.com, y de unas pocas canciones que he subido a youtube, porque las otras la gente las ha usado sin pedir siquiera permiso para hacerlo, es decir, sin respetar el derecho de autor, que es un delito en este país, he tratado de ofrecer a la cristiandad, y a mucha gente que me ha escrito desde varios países, un punto de reflexión en cuanto a temas creo yo, de verdad importantes para el ser humano, por ello, el dolerme, por todo lo que pasa a mi alrededor, no es algo nuevo para mí. Sin embargo, al hacerlo público, parece que tengo ciertos problemas, porque hoy día existe una verdadera ralea o persecución contra los que pensamos diferente, sobre todo en el campo de la fe, como que si aquí en Chile no hubiera corrupción, como si no hubiera pastores, supuestos ministros de Dios, que se han hecho millonarios con El Evangelio de la PIEDAD, y todos nosotros, que tenemos que andar a penas con nuestros dramas, tenemos que quedarnos en silencio y ocultar LA VERDAD PROFÉTICA, mientras ellos, mienten, roban, y pervierten EL Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. A esta clase de personas, en todo caso, como a los cantantes de moda que todos ustedes conocen al revés y al derecho, se les olvida un principio fundamental del Evangelio del Señor:

“NINGÚN RICO ENTRARÁ AL REINO DEL LOS CIELOS.”

“NINGÚN RICO ENTRARÁ AL REINO DE LOS CIELOS.”

… ASÍ QUE, VENDE LO QUE TIENES Y DÁSELO A LOS POBRES…

Lo que hayan hecho con esta verdad por lo tanto, ya no tiene importancia, lo que vaya a pasar con sus vidas, menos, me resulta casi indiferente lo que vaya a ocurrir con ellos, debido a que en esta vida, uno recoge lo que sembró no más. Por ello es que cuando pienso en mi drama, trato de poner un poco de cordura, pensando en que tal vez, yo esté súper equivocado y fui de verdad un muy mal padre, un pésimo esposo, un mal trabajador, un peor ser humano, y por supuesto, un indiferente agente sacerdotal para mi familia, si fue así, me merezco todo entonces, desde el llanto que a veces aflora, hasta el mismísimo dolor que se une también a veces al dolor en mi pecho, producto de la enfermedad que padezco. No obstante, El Espíritu Santo, a esta hora de la noche, me insta a que siga creyendo que toda la leche derramada sobre la mesa, no ha sido derramada por mí solamente, que todos tenemos defectos, que todos padecemos de falencias humanas que nos hacen ser lo que somos, una raza inmensamente necesitada de Dios, y desde esta perspectiva, Dios aún sigue creyendo que yo, en medio de todo este contrafuerte moral que se ha levantado contra mi persona, puedo servir a sus propósitos, porque Él, a pesar de lo que diga la gente, no anda en busca de perfectos, de sanos, o de gente con éxito material, no señores, Él busca vidas, vidas a veces, como en mi caso, que han sido impugnadas, y luego, rechazadas, por lo que sea, para obrar Su Misericordia y pronunciar una vez más a la humanidad caída desde una débil naturaleza, que Él Perdona, que Él está dispuesto a perdonar y cambiar las vidas, que Él no ha venido a los perfectos ni a los sanos sino, a los enfermos y a los débiles, a los pobres en espíritu, ¿para qué?, para que los hombres no perdamos jamás, el sentido verdadero que tiene nuestra existencia sobre este planeta, que sin la piedad y la misericordia del Señor obrando en nuestras vidas, estamos totalmente perdidos.

Los errores humanos son parte del diario vivir, equivocarse, es de humanos, para eso el Señor trajo el perdón, de lo contrario nos deja tirados, nos rechaza, nos vuelve al polvo sin perdón y sin sentido de la piedad. Pero los que a veces juzgan nuestro actuar, no saben nada de esto, leen la Biblia, repiten como loros los textos que les convienen, pero cuando hay que dar el golpe duro a sus propias deficiencias, a sus ocultas debilidades, suelen cerrar el libro, o en su defecto, les viene un sueño tremendo que no permite al Señor de toda La Gloria, mostrar que la vida humana, se desenvuelve en medio de un lodazal compuesto de mezquindad, y de egoísmo humano que debería avergonzarnos por el daño que ello provoca a nuestro prójimo. El perdón ha sido muy mal interpretado, también existe muchos dentro del propio Evangelio, que con el pretexto de que existe el perdón, suelen vivir vidas sin tomar en cuenta absolutamente nada, es decir, se pasan por alto definitivamente todo, principios, vidas, formas, normas, es decir, a ellos, a los especiales, hay que perdonarles todo, y eso también está mal, de alguna forma cuando estamos en Cristo, este mismo Espíritu Santo que me dice a esta hora que mis faltas no son tan graves, como para que se haya tomado semejante decisión con mi vida, también me dice que los falsos ministros y cristianos, “existen”, que quienes han sido transformados por el poder de Su Sangre Bendita, someten sus vidas al que las creó, y por lo tanto, desde ese instante, buscan el bien del prójimo y no dañarlo, de ninguna manera posible.

Si bien estar rodeado de imperfecciones es parte de nuestra condición humana, no podemos obviar el hecho de que como hijos de Dios, debemos esforzarnos por mejorar, en todos los sentidos, no quedarnos en el mismo punto de donde empezamos un día, debemos ir en procura del ideal que es la perfección, aún así, debemos también llenarnos de misericordia por un mundo que a diario vive de la mezquindad de los ricos y poderosos que han convertido este mundo, en un lugar en donde lo que tú vales, lo determina lo que tienes y no lo que eres, no nos equivoquemos entonces, sometamos nuestras vidas a nuestro Señor, en Él siempre encontraremos Amor y Piedad, acaso, no dice Su Palabra que Él es amplio en perdonar?:

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de Él MISERICORDIA, y al Dios nuestro, el cual será AMPLIO en PERDONAR.”

Isaías 55: 7

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home