Saturday, May 07, 2016

Los que querían seguir al Señor...







Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas.

Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.

Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre.
Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios.

Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa.

Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.
(Lucas 9: 57 - 62)


Llamamiento de Eliseo


Entonces dejando él los bueyes, vino corriendo en pos de Elías, y dijo:
Te ruego que me dejes besar a mi padre y a mi madre, y luego te seguiré.
Y él le dijo: Ve, vuelve; ¿qué te he hecho yo?
(1 REYES 19: 20)

… A pesar de la larga enfermedad que afecta mi vida, del dolor que en este tiempo ha invadido mi cuerpo, por lo cual, debo redoblar las dosis de medicamentos, y además porque mi proceso decantó justo en el peor momento del año, comenzando el frío de invierno, en mi corazón, ni en mi disposición amigos, ni siquiera existe una mínima intención por volverme atrás, de retornar a la forma de vida que ya fui desestimado, por la razón que haya sido, lo claro es que el tipo de llamamiento del cual estoy siendo objeto, rebasa toda la pobre expectativa que había en mi vida acerca de cómo hace Dios para traer a un hombre a su servicio, logrando lentamente, El Espíritu Santo en mi vida, ir aclarando, de manera que pueda con el correr de los días, también concentrarme en las cosas que conciernen con El Reino de Dios, y poco a poco, ir además accediendo a las promesas y todo cuanto Él desea que haga para glorificar Su Santo y Bendito Nombre.

Servir a Dios por lo tanto, como todo buen lector de La Palabra lo sabe, jamás fue ni será cosa fácil de comprender, ni de cómo hace Dios para valerse de todo tipo de problemas que afectan al hombre para llevar a cabo Su Propósito, sucedió con Moisés, con Elías, con Eliseo, con Samuel, con Sansón, con los profetas, en fin, el propio Moisés hubo de matar a un egipcio para dar inicio a un proceso que llegó a significar finalmente, la salida del pueblo de Dios de la tierra de Egipto, solo por nombrar uno de los casos más emblemáticos de Llamamientos que nos muestra La Escritura. pues bien, porque una de las cosas que sí tengo muy claras en mi propio proceso, que no comienza ahora, es que estoy completamente seguro para qué y por qué me llamó El Señor un día a sus caminos, así que la manera en que fue preparando en este tiempo específicamente, para que en algún momento, lejos de todo lo que un día amé, lejos de todo ese mundo que tanto extraño y necesito a diario, como son mis hijos, mi esposa, Dios, en Su Eterna y Bendita misericordia, llegase a utilizar mi vida y mi propio dolor, mi alegría, mis vivencias, mi visión de lo que significa poseer un llamamiento y un ministerio de esta envergadura, y en este tiempo como decía, para de este modo, ofrecerle a él, todo lo que por amor y gratitud en esta vida, Él se merece.

¿Cuántas personas en este momento dentro del propio Evangelio de nuestro Señor Jesucristo se encuentran en esta circunstancia, en esta verdadera ENCRUCIJADA? ...lo ignoro, de verdad, no podría especificar, 
no obstante, por el tiempo que vivimos, por las grandes y gigantescas realidades que está viviendo el mundo actual, y además, que es lo más importante, porque La Venida del Señor, debido a estas mismas condiciones en que se encuentra la humanidad, no se tarda más, es que El Señor, previendo para la humanidad de medios certeros de comunicación de Su Mensaje, ya que la religión organizada y los centros espirituales, o como se llamen, han hecho caso omiso a este urgente llamado que nos está haciendo Dios desde hace mucho, ha comenzado a reclamar lo que es de Él y nada más, y por lo tanto, como era de esperar, muchos o muchas, preferirán en este tiempo, al igual que en el pasado, convertir sus vidas en estatuas de sal, y de este modo, evadir, una vez más, el importante llamado que Él está haciendo a nuestras vidas para servirle, no importando la condición en que uno se encuentre, lo cual, a mi modo de entender la fe de nuestro Señor Jesucristo, solo puede significar una sola bendita cosa, y es que Cristo hermanos, regresa pronto a este mundo, Él no hace esperar más un retorno que muchos hoy día tienen por tardanza, y valiéndose de ello sus vidas, solo han servido para dar ocasión a muchas y diferentes cosas que solo tienen apariencias de Reino, pero que sin Llamamiento verdadero venido de Dios, solo son una apariencia más con la cual este mundo cuenta, para que los hijos verdaderos de Dios, puedan rehuir o evitar el potente Llamamiento que Dios, a diario en nuestras vidas, se encuentra haciendo por misericordia.

No pararía de nombrar todas las cosas que Él, por esa misma misericordia, ha hecho con mi vida, de partida, yo no debería cantar, porque mi tráquea y mi aparato respiratorio en general, se encuentra absolutamente cristalizado, TRAQUEOPATÍA OSTEOCONDROPLÁSTICA AVANZADA, que en la búsqueda de google aparecerá como benigna y poco frecuente, pero la realidad es que de benigna, nada ha tenido conmigo, los dolores se ha esparcido por casi todo mi cuerpo, y en especial, las infecciones en mi aparato respiratorio son frecuentes, además, por la cantidad de dolor que debemos soportar quienes escasamente tenemos este mal en nuestro cuerpo y en el mundo entero, que son muy pocos, debemos usar todo tipo de analgésicos, incluyendo morfina para detener el avance del dolor, sin embargo, a pesar de ello, las crisis son constantes, ya sea respiratorias, de dolor, o de abatimiento cuando sientes que el pecho se te desintegra, y se esparce por todo tu cuerpo, cada una de las miles de estructuras de cristal que hay adheridas a tu pecho y demás. Así que la morfina pasa a ser tu ayuda en esos momentos de angustia, el frío de invierno, lo helado del aire obviamente, complota o conspira en cualquier época para aumentar el dolor, se trata de la tráquea, del aparato respiratorio, en donde el aire ingresa, en donde las membranas internas tienen contacto con todo lo que tragamos, traduciéndose a algo realmente desesperado cuando avanza y te hace sentir su poderosa presencia. Esa es la enfermedad en su sintomática, pero en la realidad, se trata de cristales de calcio, almacenados ahora, por lo avanzada, en casi todo mi aparato respiratorio, incluidas las arterias o venas relacionadas con el corazón.

De modo que aparte de las dolencias que se extienden por casi todo mi cuerpo, ello me limita para llevar una vida normal y ganarme el pan como todos lo hacen, sumado a ello, la dosis de medicamentos que debo utilizar para contener los efectos de esta larga y agotadora enfermedad, diariamente me indisponen en lo que concierne a sus efectos sobre mi cuerpo, aún así, creo que El Señor se merece lo mejor, que la dignidad y la honra que él ha puesto sobre nuestras vidas, al elegirnos para servir a sus propósitos, no tiene comparación con nada de lo que este mundo nos pueda ofrecer, ni del esfuerzo que ello nos demande si se trata de dejarlo todo por amor a Su Nombre. Hubiese sido mucho más bello a los ojos del hombre, y míos en especial, el haber llegado a este punto de mi vida, incluyendo a mi esposa, a quien extraño y amo, y a la que siempre amaré, con todo mi ser, por todo el apoyo que ella me dio mientras pudo hacerlo, y por supuesto, a mis pequeños hijos, Mateo y Efraím, a quienes también amo y llevo conmigo en lo profundo de mi alma, pero como dije anteriormente, el resultado de nuestras vidas en Dios, solo puede ofrecer una sola expectativa para quienes en este mundo hemos elegido servirle de todo corazón hasta Su Venida, pensar siquiera en una escapatoria al respecto, solo agregará un dolor que Dios, en Su Bendita y Eterna Misericordia, no desea que suframos.

Por ello estos textos de Su Palabra, que he recibido a esta hora de la madrugada de parte del Espíritu Santo que ha estado conmigo en esta y todas estas noches, solo vienen a confirmar una vez más, que si bien cuando nos ocurren ciertas e importantes cosas con nuestras vidas, no llegamos a comprender o a dimensionar si quiera, el por qué de todo esto, o simplemente nos confundimos, El Señor, que es Dios de nuestras vidas, Todopoderoso y Sabio, sí sabe a donde debemos dirigir nuestro andar, y en ello, creo que jamás me equivoqué cuando un día, siendo muy joven, le entregué por completo mi corazón. ¡que tengo defectos, claro, y muchos, por miles, demasiados! ...y por los cuales obviamente, un día me entregué al Señor, y además, honestamente, creo que nunca fui ni llegaré a ser un buen ejemplo, ni para mis hermanos de carne, ni para mi familia, y ahora para mi esposa, a la cual tal vez, sin quererlo, herí o dañe en mis años que viví con ella, por este afán que se apoderó de mi, el día que elegí seguir al Señor. A sus padres a mis hijos, a su familia entera, pido perdón, pido que no miren mi humanidad herida o dañada, que no vean mi orgullo, que traten de ver a Cristo ahora que no estoy con ellos, que más allá de mis deficiencias y humanidad, está El Señor que les ama, con todo Su Corazón, y que Él, si es perfecto, Él no tiene que lidiar con todo esto que a diario finalmente, terminó con esta maravillosa vida familiar. 

Ahora pido solo una cosa, y es que Dios tenga misericordia de mi persona, que me ayude a ser un mejor ser humano, en todos los ámbitos de mi vida, y que desde este mismo momento, que he perdido absolutamente todo lo que me ha dado esta vida, menos a Cristo, y atendiéndome como hijo de Él que soy, al Amor y Gracia que hay en nuestro Señor Jesucristo, Gracia que por cierto, ha sido ofrecida en La Persona de nuestro amado Salvador, a toda la humanidad, sin mirar condición alguna, solo aspiro a que Dios, nuevamente, en su infinita e incomprensible misericordia, tome mi vida por completo y le de un uso santo, por lo avanzado de la hora, porque ya el día se acerca, porque yo, que estoy lleno de defectos, carente de muchas cosas, y ahora, como dije anteriormente, que lo he perdido todo por amor de Su Nombre, le pido al Señor amado nuestro, que en lo concerniente a su amor y misericordia, como dice Su Bendita Palabra, no deje de guardar y proteger mi vida y por supuesto, la vida de los míos.

Agradezco a mi Dios entonces, por su amor, por su misericordia, por haberme llamado y haber tomado en cuenta mi vida, sé que nada faltará a mis hijos, a mi esposa, con la cual viví momentos de profundo y eterno amor, no puedo devolverme ya, voy, al igual que Pablo, el apóstol a los gentiles, en pro del blanco que está delante y que es cristo,
otra cosa igual o mejor que esta en este mundo, simplemente no existe…

florencio navarro

cantautor y escritor cristiano

elrecolector.blogspot.com


Prosigo al blanco


Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro. Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo. Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne. Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín,hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.

Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios. Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa.

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.
(Filipenses 3)

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home