Friday, May 06, 2011

La incertidumbre de creerle a Dios.



Sin embargo, yo no soy un cristiano obvio, por lo tanto, no tengo palabras ni frases arregladas para compartir, simplemente deserto, de lo elemental, porque son muchas las horas que llevo aquí, junto al mar, preguntándome una cantidad enorme de cosas, y finalmente, ninguna ola se parece a la otra, así que, no voy a declarar todo lo que pienso acerca del asesinato y final desaparición de Osama, por nada del mundo, sólo sé que nada de esto les saldrá barato a los gringos, y eso, me importa un carajo.

¡Que se jodan!


Me encuentro entonces, sobrepasando una de esas crisis que te dejan el cuerpo devastado, adolorido, casi desarmado, en donde cada articulación de tu cuerpo parece estar diciéndote que tus límites, son inmensos, irrevocables. Desde esta precaria sensación que te deja una situación de este tipo, intento construirme para dar paso a lo que de verdad me importa y que es, subsistir, no dar importancia a lo puramente subjetivo sino, encaramarme sobre mis cotidianas miserias e intentar ver algo del futuro para prever y seguir rogando a Dios, porque finalmente parece ser que de eso se trata nuestra existencia, como cristianos, de rogar, de clamar, de salir y entrar una vez más en dificultades para luego, nuevamente comenzar con lo mismo, realmente desesperanzador pero cierto, como el frío que invade nuestros hogares por este tiempo. Yo quisiera saber alguna vez, si acaso los ángeles, ¿pasan frío? ¿Sienten hambre? Y si no es así, ¿de qué modo puede un ser espiritual entender, primeramente lo que significa ser un hombre de carne y huesos? ¿A qué a tenernos entonces?


La Biblia dice que la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Es este uno de los más esclarecedores conceptos que nos vierte el caudal bíblico para comprender de verdad de lo que se trata el creer en Dios en medio de un tiempo atroz como el que nos ha tocado vivir, puede que sea éste entonces, uno de los más difíciles tiempos como para procrear certezas del orden espiritual, más aún cuando la propia realidad espiritual, con todos sus debacles, ha colaborado para que la gente ya no busque un arraigo escritural ni de peso en Dios, para nada, los señores ministros de alabanza y predicadores en general, como no han querido ver la verdad ni la realidad como es, han sido capaces de falsear la verdad, dando lugar a un tipo de fe arrogante y soberbia, basada obviamente en el descredito de los hombres de Dios con respecto a la verdad que proclama Su Palabra. Aún así, me pregunto, una y otra vez, ¿cuánto dura o ha de durar una esperanza? ¿Hasta dónde la esperanza debe depender de nuestras buenas acciones o certezas, cuándo la esperanza se hace realidad en el mundo en que vivimos, en el de TVN, en el de los Jumbos por todos lados, en el de RIPLEY, en el de la porquería televisiva, en el de las miserias espirituales e intelectuales, en el de los curas pedófilos, en el de Don Francisco, en el de un indigente que pide monedas en la esquina de cualquier parte de este mundo cuando, a esa misma hora, en un céntrico reducto de Viña del mar o de Apoquindo, uno semejante a ese pequeño ser de las esquinas, se gasta todo este dinero en una sola cena, o es que acaso la vida espiritual con todas su emblemática y poderosa realidad no será capaz de sobrepasar a toda la incredulidad existente para convertirnos en esclavos de un sistema como Israel allá en Egipto?


Si es así, entonces, ¿para qué vivimos? ¿Para qué luchamos? Yo estoy sumamente agotado de esperar, de verdad, no tengo temor de decirlo, por qué habría de tenerlo si es mi verdad, si llevo todo este tiempo insistiendo en un Retorno que parece mucho más lejano cada vez que avanzamos más a través del tiempo, por lo tanto, no se trata de la verdad de ustedes o la de algún salamero de la realidad apostata de la Iglesia de Cristo en esta tierra, sino, la de un desertor de la hipocresía, es una verdad para mi inclaudicable, la que no deseo ni jamás podré ocultar, estoy agotado de toda la porquería que a diario tenemos que enfrentar en esto que muchos llaman mundo o humanidad, esa es mi circunstancia, por ello no soy un cristiano predecible, por ello no canto ni escribo lo mismo que escriben y cantan muchos buenos cristianos, a veces quisiera dejar todo de lado para olvidarme por completo de que soy cristiano, esa es mi verdad, llevo ya un par de décadas justificando una cantidad enorme de cosas que en el tiempo ya no tienen justificación, cristianos que deben soportar pruebas indecibles, hermanos cansados de ser humillados, desigualdades que debemos callar a título de qué?, porque la vida no se trata solo de consumir, por lo menos eso es lo que nos quieren hacer creer los ya casi místicos defensores de toda esta porquería llamada vida moderna, incluidos los predicadores profesionales, títeres de la súper industria de la fe gringa y podrida, que siempre apuntan al hombre, al de las tragedias, al de las enfermedades, al que muere de
cáncer, al que muere en la indigencia más absoluta mientras tanto, muchos de los que debieran estar intentando sanarles, se mofan en el Face Book de su longevidad espiritual basada en sensualismos y porquería que a nadie sirve ni siquiera para comprarte una tira de dipironas, como ese perno del Witt, que culpa a los cristianos porque las cosas andan mal en el mundo, él ha dicho que las cosas funcionan mal en este perro mundo, solo porque tú lo declaras. ¡Pura mierda! Esa es la voz profética que tiene estancada a la cristiandad protestante de habla hispana, ese es el gran muro que no deja a los cristianos ver lo que de verdad nos está ocurriendo. Es triste pero es la verdad, si amigos, la pura verdad, porque no siempre el hombre de Dios es culpable de todas las cosas como lo desean los predecibles representantes de la prosperidad y todas esas patrañas, el evangelio nunca fue fácil, ustedes lo saben mejor que yo, porque ustedes además, son de carne y huesos, se duelen, se compungen, sufren con todo lo que les pasa, al igual que yo, que les digo algunas verdades a través de este pequeño espacio en este infinito que se llama Internet, y por lo cual, no les pido absolutamente nada, nada que pudiera trastocar sus propios valores ni los míos, su manera de entender y sobrellevar la vida, y como no pertenezco a esa clase de hombres que hoy día han convertido el mundo de la fe en una feria, tengo todo el derecho a decirles lo que pienso, porque me he ganado ese derecho, con mi propio afán, con mi propia y siempre honesta manera de dirigirme a ustedes, porque sé que si no lo hiciera de este modo, Dios me saca de aquí en un abrir y cerrar de ojos, así de simple, así que no voy a filosofar más con esto, al parecer, Dios no tiene intenciones de regresar ni menos de hacer realidad una montonera así de buenas cosas que podrían cambiar en algo nuestra forma de vivir, por lo tanto, habrá que hacerse a la idea de que estamos siendo objeto de algo que no comprendemos, porque no podemos pasarnos toda la vida de seminario en seminario como para amainar un poco las aguas cuando de verdad, lo que Dios nos está pidiendo, es lanzarnos al mar y comenzar a nadar, porque cada uno de nosotros debe tener algo por qué luchar y querer salvar de este mundo, yo no lo sé, cada cual debe saberlo, al menos lo tengo claro para mí, por ello es que deseo salvar lo que más amo, mi familia, mis hijos, y por ellos, estoy dispuesto a dar, aún a pesar de todas mis dolencias y problemáticas que ello pueda acarrearme, la más importante de mis luchas, la que no solo consiste en preocuparme por ellos en todo lo que significa el ayudar a mi mujer a cuidar niños pequeños, sino que además, en retirarme de este lugar para abrirme un espacio en algún sitio en donde podamos ejercer con toda seguridad, el recurso creativo y de fe en toda la dimensión de nuestra humanidad, para ello, hemos recorrido varios lugares, nada hemos descartado, sin embargo, en el transcurso de esta afanosa y solitaria búsqueda, las certezas de lo que estamos deseando para beneficiar y proteger todo lo que Dios nos ha dado, se han ido fortificando, y creemos que más temprano que tarde, encontraremos el lugar exacto en donde por fín echar nuestras raíces, porque sólo así daremos a luz todo el enorme caudal de arte y poesía que Dios nos entregó y de este modo, subsistir con ello sin tener que recurrir a la anti vida que nos ofrece este podrido sistema.


El campo y toda su riqueza parece ser un buen lugar, ¿por qué habría de estar Dios en contra de ello? Por nada, muchos hijos de Dios están recibiendo un llamado poderoso de parte de Dios a dejarlo todo para ir en pos de un acto a la manera de Abraham, y saben por qué, es muy simple, porque ya el ir a un templo con horarios y todo eso no convence a Dios, si ni siquiera convence al propio cristiano, ¿cómo habría de llamar la atención de un Dios como el nuestro? Por ello es que desde hace algún tiempo solo hemos pensado en retirarnos, en ir a crear nuestro mundo cerca de la naturaleza, y ello, para que este sistema no termine por destruir nuestras almas, estoy seguro que al estar cerca de lo natural que aún queda en este mundo, nuestras vidas podrán ser sanadas y desde luego, desde allí emprender una forma de vida más agradable a Dios, porque nosotros, como familia, creemos que ya hemos visto demasiado, que la ciudad y toda su urbe de porquerías nos ha mentido demasiado como para seguirla amparando con nuestro silencio, y peor aún, tener que enfrentar a diario el estilo de un cristianismo carente de todo, eso lo hace más difícil, más improbable seguirlo sosteniendo, porque las fuerzas se van debilitando cuando te desgastas en luchas que no vas a ganar, y Dios, por grande que sea, no nos mandó solo a sufrir en esta lodazal, sino, a tener vida, y vida en abundancia, una vida que aún, a pesar de los años, no logró vivir a la manera que ha sido expuesta y ofrecida en Su Palabra, salvo ciertas situaciones que a veces nos hacen pensar que alguna vez, que alguna y lejana pero certera vez, encontraremos en esta tierra un lugar en donde por fin sembrar nuestros sueños para que nuestros hijos, tengan siquiera algún día, la oportunidad de creer que en Él, todas las cosas son posibles a los que le aman y le esperan.

2 Comments:

Anonymous Anonymous said...

sabes compañero es mas facil que un balin se abra en dos que cambiarle el pensamiento al hombre.
Aun ni el mismo Dios lo hace por respeto, o sino mira lo que paso con faraon tuvo que perder u hijo para poder soltar a su pueblo.
En cuantas dudas, y tonterias podras seguir sumergido tu si todo siempre ha estado a tu alrededor, quisas quiras reprochar todo esto pero no cambias nada solo empeoras tu seguera.
Te regalo esta frase
"SOLO EL HOMBRE CUANDO ESTA DE RODILLAS FRENTE A DIOS COMPRENDE LO INCOMPRENSIBLE"
Solo si cree en el, caso contrario pierde su tiempo.
Dios te de sabiduria de el y no la que crees tener, esta es vacia y confusa. La de Dios es verdad y luz

5:30 PM  
Blogger florencio said...

Si eres tan sabio y tan moral entonces, ¿por qué no haces el empeño de vivir un solo mes como vive un verdadero hijo de Dios? ¿O pensabas que los hijos de Dios a todo dicen amén, sin pensar, sin reflexionar? Por lo visto, tú debes pasar de rodillas en el suelo, y de ser así, debes tener un gran y enorme Ministerio por delante.

Aquí te mando una frase:

Averigua a qué edad Abraham recién comprendió el llamado de Dios y obedeció.


elrecolector

12:37 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home