Tuesday, March 22, 2011

La responsabilidad que le cabe al cristianismo.






















Pero cuánto dolor tendremos que ver? ¿De cuántas cosas más tendremos que ser testigos? Es seguro que de estas y muchas más, la naturaleza parece no reconoce ni distinguir absolutamente nada, la vida humana se ha convertido entonces, en un pequeño y frágil objeto que carece de importancia, es por lo tanto, la consecuencia de una forma de vida en la que todos, incluido el cristianismo, que siempre actuó en la disidencia, salvo cuando se institucionalizó con Constantino, hemos contribuido para que las cosas fueran a tener este triste destino. Las utopías ofrecidas por los agoreros del capitalismo eran demasiado bellas como para poder disentir, como para no estar de acuerdo, de hecho, la reflexión de todas las cosas acontecidas y por acontecer, no pertenecen ni pasan por el plano valórico – moral, ni menos por el espiritual, los profetas de los medios acomodados y eximidos de la crítica, logran inyectarnos el alma con imágenes de última generación que pretenden ponernos al día en cuanto al dolor y al sufrimiento de la humanidad, lo demás, es solo cuestión de tiempo, porque pasado unos cuantos días, volveremos a lo mismo, al vacío, a la ausencia, porque como profetas de un sistema capitalista y materialista, no tienen ánimo ni actitud para quebrar con la verdadera corrupción, la que generan los grandes mercados económicos del mundo, los que dan a luz, las más diversas y escalofriantes formas de esclavitud que tienen sumidos a millones de seres humanos en todo este planeta, en la más completa y desoladora orfandad, mientras tanto, un solo segmento de la sociedad norteamericana concentra, en su forma particular de vida, toda la riqueza con la que se podría alimentar las bocas de millones de personas que en el mundo entero, sobreviven a diario con una mínima medida que no hace otra cosa que aumentar la distancia entre ricos y pobres.


La vergüenza ahora se institucionaliza y parece ser una constante en un mundo en donde hay para todos, pero que por razones del egoísmo y de la incompetencia humana, la repartición y distribución de la riqueza, al pasar por las manos de aparatos estatales colapsados de parásitos, el pobre no llega jamás a pasar la medida que le ha impuesto este sucio sistema, sobretodo en países Latinoamericanos. Los políticos, alma y gestores del descontento urbano, no carecen absolutamente de nada, los mismos que desencantan al pueblo que los elige para gobernar, luego de haber participado en gobiernos en donde se despilfarraron toneladas y montañas de dinero, hoy día cambian de posición, solo que siguen viviendo de lo que el Estado les da.

¡Así no se puede!

Para que todo esto funcione no obstante, a las masas hay que mantenerlas en ignorancia, hay que hacer de cuenta que aquí no ha pasado nada y por lo tanto, el silencio una vez más ha de servir como antídoto para enmudecer la conciencia de quienes tienen el deber, en esta sociedad, de proporcionar, a la propia sociedad, de un poderoso mecanismo de autodefensa contra quienes deterioran y destruyen el alma de nuestra patria. Esos son los medios de comunicación, ellos son los encargados de confrontar e interpelar a cualquier costo, a todos quienes colaboran en la descomposición de nuestras sociedades, ellos mismos, los que gastan horas, días y años en programas de farándula en países en donde la desigualdad social y cultural ha permitido que una gran cantidad de seres humanos con poco o nada de recursos, aún no puedan salir de la pobreza y la miseria en la cual los tiene atrapados el propio sistema, mientras que, una pequeña porción de nuestra gente, sea la encargada de monopolizar toda la riqueza que amontona esta sola nación gracias al ventajoso precio que ha adquirido el Cobre en estas últimas décadas, son los encargados de hacer oír la voz de descontento de miles de personas que no entienden por qué tenemos que seguir viviendo de este modo. Yo sé que para muchos esto no es Evangelio, seguramente estarán pensando que me he perdido, que estoy fuera de los parámetros bíblicos, a lo mejor sí, quién sabe, perdido tal vez de las grandes y predecibles realidades espirituales, pero, con mi conciencia limpia, seguro de haber cumplido, con la responsabilidad que me ha sido impuesta por Dios y no por los hombres. El método por lo tanto que se utiliza para desalojar de las mentes de quienes tienen por deber defender a estas personas que sufren, es una realidad amparada y protegida por los propios medios de comunicación, de ello no hay duda, las líneas programáticas de los canales abiertos de Tv y los ríos de tinta que a diario se derraman en portadas amarillistas y de farándula, son una clara demostración de lo vacía que se encuentra nuestra sociedad en cuanto a vida valórica, es un antecedente no despreciable que debería ser tomado en cuenta por la cristiandad, no para sacar provecho económico de ello, sino, como una referencia al momento de qué debemos entregar a quienes aún no han recibido ni comprendido el Evangelio del Señor Jesucristo.


Pues bien, el sistema tiene que continuar, el circo no debe parar sus funciones, hay que hacer reír a la gente, aunque el mundo se desmorone, aunque se nos caiga a pedazos. En la eventualidad de que Japón lograra erradicar los problemas que tiene con los reactores, y además, lograra ponerse de pie en poco tiempo después de esta catástrofe, ¿quién nos asegura que una nueva tragedia pueda poner al mundo de rodillas? Para evadir los costos y el efecto de las tragedias, los Japoneses inventaron un modo de vida que los mantuvo por muchos años alejados del dolor, es que la experiencia de La Segunda Guerra Mundial y las bombas atómicas lanzadas por los norteamericanos en su territorio, hizo que esa nación solo pensara en trabajar, en no dejar lugar para otra cosa que no sea producir, es la que yo llamo, “la construcción de una súper estructura”, una edificación que ha costado mucho esfuerzo, muchas vidas, y desde luego, desafiar incluso a la propia naturaleza. Dentro de esta realidad, es obvio que la sociedad japonesa logró llegar a estándares increíbles de producción y hacer que su moneda incluso, en un momento, fuera tan o más fuerte que el Dólar y el Euro, ello se debió a su cultura, a su concepto de Imperio y de trabajo, a su ideal de mundo y de todo lo que hay que hacer para lograr las metas en esta vida, en ello tal vez, son un ejemplo, pero el costo, no tiene parámetros, tal vez los alemanes, no lo sé, Japón, hasta antes del Terremoto y Tsunami pasados, representaba una de esas potencias que pueden hasta jactarse de haber sometido a la mismísima fuerza de la naturaleza y haberla puesto al servicio de sus propios intereses, y en ello, es obvio que pecó, de soberbia, de arrogancia, no hay otros términos para caracterizar una actitud tan presuntuosa contra una fuerza tan impredecible como la fuerza de la naturaleza.


Muchos países en el mundo viven de este modo, no son ellos los únicos, otros también se han construido de esta manera, pero Japón, como dije antes, se estructuró de manera que su gente fuera capaz de producir al máximo, y en el menor tiempo posible, y más allá incluso, perfeccionando un ecosistema que le proporcionara al ser humano, todo tipo de bienestar, y que por nada del mundo, la súper producción se fuera a detener, para ello se armaron, por ello han construido diques en donde no los había, centrales nucleares, sabiendo que su país es un territorio sensible en cuanto a experiencia sísmica. Lo que no se consideró por lo tanto, fue lo que pasó el Viernes pasado, el que la naturaleza fuera a golpear con la intensidad que lo hizo, que luego de un Cataclismo tan poderoso como el que ellos han vivido, el mar tomara el curso que tomó, devastando ciudades y llevándose en su camino, las vidas de miles de personas que a esa hora, solo respondía al gran llamado de los ideólogos de la súper estructura. Es triste darse cuenta que a pesar de lo inteligentes, desarrollados e industrializados que nos parezcan ser, en especial los japoneses, la construcción de aquellas ciudades en la costa, no haya considerado la fuerza del mar como un problema de verdad enorme, que todo se haya resuelto desde la perspectiva que te ofrece una obra de ingeniería y un plano de arquitectura, y no se haya pensado que el mar es una poderosa y espantosa fuerza que puede despertar en cualquier momento, sin siquiera tomar en cuenta lo preparados o capacitados que nos encontremos para defendernos de su embestida.


En este problema por supuesto, tiene mucho que ver la secularización, el cómo el mundo entero ha dejado de entender su existencia sobre este planeta, nuestra perdida de la trascendencia, de valores tan importantes como la existencia del alma, la existencia de Dios, en fin, la relativización de todas las cosas, el propio nihilismo, instalado como una norma en la vida de nuestra juventud, basados en esto, dejamos al escrutinio y fragilidad del hombre, el uso de cosas tan grandes y peligrosas como la energía nuclear, sabiendo que si el hombre no puede tener dominio de mismo, ¿cómo puede sojuzgar una fuerza tan poderosa como es la fuerza Nuclear? Los ejemplos son muchos y variados, es que la sociedad moderna dejó de creer que un solo y Poderoso Dios había creado todas las cosas, y que este mismo Dios era capaz de sustentar todas las cosas que existen, y por lo tanto, a Él le debemos la existencia, sin embargo, nos fuimos como sociedad por otro camino, elegimos el alternativo, uno que nos mantuviera lo más alejados de este pensamiento, por ello es que las cartas del Apóstol Pablo y el mensaje del Señor Jesucristo tienen tanta importancia en este momento, por ser cabales, por carecer del sentimentalismo al que nos tienen acostumbrados los capitalistas de la alabanza y la mendicidad espiritual, herramienta con la cual han pretendido los mercenarios de la alabanza, sobornar el corazón incluso, de los verdaderos hijos de Dios. Pablo, el gran Apóstol, no se movió un centímetro de sus convicciones, vivió y murió por ellas, y por eso él está en este momento ocupando un lugar de privilegio en la Gloria de Dios, no por otra cosa, no precisamente por haber contado con una millonada de dólares para predicar el Evangelio de la verdad en un imperio como el romano, no señores, es lo contrario, el no haber contado con tantos medios económicos para servir al Señor, hizo que la Gloria de Dios fuera poderosa en su vida, razón por la cual, un ser humano sin Cristo no podía permanecer a su lado más de media hora sin que experimentara convertimiento, Cristo, para el Apóstol Pablo, fue su inspiración, su ideal, su guía, su faro en los momentos de oscuridad, su ungüento en los momentos en que la enfermedad era insostenible, inadmisible para un cuerpo frágil como el de él. Pablo no cedió jamás, no desertó en toda su vida, ninguna clase de bien material logró embaucar su alma ni su fe, por eso terminó como terminó, solo. Él no fue como nosotros, cambiantes, arrogantes, altamente sensibles, superfluos, a él le bastó con tener que sobrellevar en su cuerpo las marcas de Cristo y no otras cosas como los Ministros y cantantes de hoy, que están llenos de demases, de cosas que este sucio sistema les ha ofrecido para que en su lugar, la Gracia y la Unción de Dios, no tengan el peso suficiente como para poder abordar en la temática de sus cantos y predicaciones, la verdad del Evangelio del Señor Jesucristo en toda su crudeza.


Con un presente semejante, como vemos, tampoco podemos hacer mucho para que estas sociedades cambien en algo o escuchen a lo menos una voz de alerta, el pensamiento hedonista del cristianismo actual, representado en las letras de las alabanzas de los cantantes de moda y el ambiente que se vive dentro de las instituciones cristianas, ¡ven a gozarte!, no puede generar una sola voz poderosa como la de un profeta que pueda exaltar la veracidad de Las Escrituras y poner por fin en el centro de toda esta terrible situación, la vida del Señor Jesucristo, eso es demasiado para una realidad prácticamente colapsada de materialismo y hedonismo, entonces, ¿qué esperamos los cristianos de este mundo en estos momentos? ¿Qué aguardamos de parte de Dios? El camino que le espera a la cristiandad parece ser difícil, aunque me cuelguen por ello, no tenemos otra posibilidad más que confiar en que Dios tendrá misericordia una vez más de sus hijos, otras cosa no tiene lugar, otra cosa sería descaradamente presuntuosa de parte de una realidad que no ha colaborado en nada en cuanto a lo relativo con el planteamiento bíblico, porque lo único que han hecho durante más de 30 años en este país, es solo cantar y bailar, si, convertir la casa de oración en salones de baile y dejar a los que traen La Palabra bendita de Dios, sin un lugar para sus enseñanzas. No hay una sola profecía que pueda refrendar o apoyar a toda esta soberbia propuesta del canto cristiano, según el ingeniero en alabanzas mexicano, Marco Witt, RESTAURADO, no hay contexto histórico, no hay contexto teológico siquiera para confrontar la verdad, solo alabar a Dios, gozarse, olvidarse que estamos dentro de un programa revelado en el único libro que habla de este tema parece ser una demanda, mientras menos sabes de La Palabra, más posibilidades tienes de que te entiendan, por lo tanto, la medida es mínima, esquelética, anoréxica, poco a poco el sistema se va quedando sin entendimiento de parte de Dios y suceden estas enormes y dolorosas tragedias, pensando los seres humanos que lo que tiene que pasar, simplemente tiene que pasar, y que Dios, aunque lleno de amor, no tiene poder como para intervenir en los asuntos del hombre. En una condición semejante, el hombre se haya absolutamente a disposición de las fuerzas de la naturaleza, y por lo tanto, el propósito de Dios no tiene alcance en sus vidas, lo que valdría decir de que Dios no hará nada para que los hombres que se hayan dentro de estas súper blindadas estructuras, puedan conocer la verdad y redimir sus almas.


Si las sociedades actuales siguen invirtiendo millones y millones de dólares en entretención y pasatiempos para que el hombre siga ignorando el valor del sacrificio del Señor Jesucristo, no habrá nada que se pueda hacer, como lo he planteado en casi todo mi trabajo en este blog, el mundo en general se halla en un peligro inminente, pues no sabemos cuando ÉL aparecerá, solo tenemos la certeza de que lo hará, y todo esto no porque Dios no ame al mundo sino, porque las propias personas que viven bajo estas circunstancias, no habremos querido asumir el costo ni el valor de vivir bajo las demandas que nos establece el Evangelio de Cristo, como una propiedad de ÉL, de proyecciones eternas, de incalculable importancia, al quedarnos atrapados en esta realidad aceptando lo que la súper estructura nos dicta como forma de vida, estaremos sentenciando no sólo el destino de nuestras almas sino que además, el de mucha gente que aún no conoce la verdad que nos ha sido encomendada de parte de un Dios que aún, todavía, sigue aguardando por nosotros con la misma y tangible misericordia de siempre.

1 Comments:

Anonymous Anita Celis said...

mi amado hno florencio acabo de leer este tema la responsabilidad que le cabe al cristianismo y sabe que me llego muy fuerte en mi corazon este tema todo lo que escribio mi hno es una verdadera realidad estan increible ver tanta catastrosfe y pobreza y miseria y ver que con esto no basta que la gente se ponga de rodillas ante nuestro soberano rey Jesus ,la gente se sacude de las malas noticias y sigue su vida y gran parte de esas cosas tiene la culpa la television con las basuras que pone en la television ,la farandula que me repugna ver que ellos se llamen profesionales del caguin ,mi hno amado es terrible lo que esta pasando y agradezco estas palabras que ha escrito alzando la voz a travez del "recolector " me siento identificada con todo lo que ha escrito mi hno amado y anhelo la venida de mi Señor con toda mi alma lo antes posible cada dia de mi vida la anhelo pues veo que estas catastrofes son el comienzo de un gran juicio que viene a la tierra y sobre la humandidad ,sabe mi hno siento la presencia de Dios al escribir estas palabras ,le amamos mucho mi hno amado aqui para mi familia fue una tremenda bendicion conocerle y que Dios lo halla usado como un poderoso instrumento de bendicion para nuestras vidas y que nos halla transmitido de ese gran amor que Dios ha puesto en su corazon para bendecirnos Glorifico A Dios por su vida y la de su hermosisima familia ALELUYA¡¡¡ bueno me despido su hermana en Cristo Anita Celis .mi familia igual les saluda mi papito Claudio Y mi mamita Rita los amamos mucho mi hno Florencio y a su familia igual .maranata.

5:38 PM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home