Friday, November 04, 2011

La larga y sinuosa caminata de la genuina esperanza.

















Pero con el caminar, me he dado cuenta que no somos pocos los que disentimos contra toda esta basura que nos han vendido los apitutados de la fe cristiana actual. Claro, nunca se conocen sus opiniones, ¿a quién le puede interesar en todo caso? No obstante, yo estoy construido de tal forma que no ignoro las opiniones de nadie, ni la de los más humildes, por qué habría de hacerlo, sería un pedante, como ellos, y yo, por nada del mundo pretendo ser de ese modo, jamás, no estoy dispuesto a que mi cristianismo se parezca en algo a lo que ellos han querido imprimir en la conciencia de la mayoría, por ello es que estoy aquí, diciendo lo que estoy diciendo, lo que otros ni siquiera se atreven a nombrar, y sé que ustedes lo entienden así, incluso lo disfrutan, se deleitan sabiendo que hay alguien a través de este medio, que es capaz de confrontar semejantes parias de la flojera espiritual.

Yo no soy hijo de este tipo de cristianismo que nos vendieron los gringos con sus conferencias y seminarios en casa piedra, por nada del mundo, no les pertenezco, por ello es que me doy estas libertades de confrontarlos, de decirles en definitiva lo que pienso de ellos, no les debo nada, mi cristianismo tiene otra clase de principios, otra clase de fundamentos, mucho más comprometido con la experiencia diaria del cristiano y no con otra clase de vivencias, en ello, en nada he cambiado con respecto al cristianismo que propusimos cuando emergimos en este país como Dúo Sal, ¿o pensaban que la Iglesia Evangélica u otra entidad se hacía cargo de nuestras necesidades? ¿Dónde la vieron? ¡Estamos en Chile! ¡Cosa peor no existe! Aquí, en este país, los incapaces de producir un solo libro de poesía, de crítica o reflexión cristiana, de nunca jamás saber si han sido capaces de escribir al piano o en una guitarra una sola canción para Cristo, terminaron con los bolsillos llenos de plata, nosotros en cambio, los que colaboramos a la reproducción y diseminación de esta cultura evangélica en nuestra amada Patria, por el contrario, nos vimos sobrepasados de problemas que otros no tienen, bolsillos pelados, enfermos, sin ningún tipo de acción social desde la realidad espiritual a nuestras sesgadas experiencias de vida, ¿y quieren que seamos los mismos? ¡No me hagan reír! El otro día, oyendo un casette antiguo de nuestro trabajo, reflexionaba en lo siguiente, ¿cómo es que nosotros, siendo personas sacadas del vulgo y llenas de conflictos, fuimos capaces de construir semejante propuesta musical y espiritual? ¿Cómo es que tanta gente aún es capaz de alimentarse con nuestro trabajo? Lo único que puedo decirles, es que cuando uno pone el alma en lo que hace, cualquiera sea el trabajo que tú desarrolles, y pones a Cristo en medio de todo esto, no necesitas que venga gente de otros lugares para decirte cómo y de qué manera debes hacer lo que sientes hacer, eso es lo que aún le da credibilidad a nuestro trabajo, al antiguo y al nuevo, juntos o por separados, lo cierto es que aún, a pesar de que tengo que ganármelas trabajando igual que cada uno de ustedes, las certezas para componer y presentarme junto a mis compañeros de música y amigos de mi alma, no han variado en nada, peor, creo que tengo mucho más claro, qué y de qué modo son las cosas, por lo tanto, no necesito ir a México al campo de cultivo del magnate de Marco Witt para aprender a escribir canciones, conozco mi oficio, por ello me dan hasta risa sus seguidores, todos quienes creen y juran ante Dios que sólo ellos, y nadie más, son los canales que Dios tiene para decirnos Su Bendita Palabra.

Entonces, como tengo alguna experiencia en este cuento, lo lógico sería pedirles a ustedes que fueran comprensivos conmigo, que me trataran con cuidado, como si fuera parte del mundo de esos seres frágiles que no soportan a los envidiosos, pero no es así, he madurado, sé que el mundo cristiano está lleno de cobardes, que más que valientes, hemos sido capaces de producir con el paso de los años, los más extraños y paradigmáticos referentes con respecto a la vida espiritual, claro que sí, bastaría solo con nombrar a uno de ellos, porque con toda la basura dando vueltas por estos días, es claro que uno prefiere oír música de otro tipo y no a los zorrillos que se la pasan lloriqueando como mujeres delante de los hermanos. Por ello es que este blog, pasado ya algunos años, ha sido leído por cientos y miles de personas que intentan a través de su propia visión de mundo, abrirse un camino en medio de la hipocresía, porque saben que cuando yo les digo que tomo, sí tomo, tomo, vino, si, del bueno, pero que cuando lo hago, lo hago compartiendo con algún amigo o hermano en Cristo, o con mi familia, siempre tengo excusas para hacerlo, no le vendo la pomada a nadie, me cansé de los hipócritas, simplemente continúo con mi vida, creciendo, como escritor, como poeta, como compositor, como ser humano, además, asumo mi rol trabajando con mis propias manos, sacándome la “cresta”, para que nadie tenga nada que decir de mi vida, aún así, estoy agradecido de muchos de ustedes, no solo por sus oraciones, en especial, por quienes han tenido la humildad para compartirme sus bendiciones materiales, justo en el momento cuando más lo necesité, cuando la enfermedad me ha superado y las necesidades comienzan a hacer naufragar el barco. Pero Dios no lo ha permitido, se ha valido incluso de gente secular para bendecirnos, pero créanme, estoy profundamente agradecido de quienes han creído que nuestras vidas, pueden estar sirviendo para que las propias, las de ustedes queridos amigos, puedan mejorar en algo a través de nuestra humilde propuesta.

Cuando estoy trabajando, metido entre los palos y el aserrín, llevo en mi alma el rostro de mis tres hijos y el de mi mujer, y de ese modo me construyo para seguir luchando, fuerzas para ensayar y defender mi canto, no sé de dónde salen, simplemente Dios sabe de dónde, lo demás, Él va poniendo el cariño en lo que uno hace para no desertar, algunas veces tengo la dicha de retornar a mi casa en auto, pero otras lo hago en micro, y muy cansado a veces me quedo dormido, llego a mi casa y agotado por la jornada, quisiera tener las fuerzas para poder disfrutar de todo lo que Dios me ha dado, pero lamentablemente a esa hora, mi cuerpo ya no es el mismo, el costo que debe pagar uno, es mucho mayor cuando se tiene una enfermedad como la que debo sobrellevar a diario. Y digo todo esto porque sé que a muchos de ustedes les debe pasar lo mismo, cansados de luchar muchas veces, deben sobreponerse al dolor del día a día, y con mucho valor enfrentar todas y cada una de las vicisitudes que nos pone la realidad frente a nosotros, pienso que para ser un cristiano de este tipo y no de los acomodados con el sistema, se debe tener algo de Gladiador, sí, por supuesto, de lo contrario nuestras almas decaerían, no seríamos capaces de sobreponernos y de salir a luchar, el solo golpe con la vida nos derribaría, pero como tenemos a Cristo en nuestras almas, ello nos da una fuerza adicional para defendernos de lo que este mundo nos propone. De este modo es como pienso que cada uno de ustedes vive, y créanme, sus vidas deben ser muy bellas para seguir creyendo y sosteniendo que Cristo ya viene a este mundo, sus oraciones deben salir del alma, algún día me gustaría que nos juntáramos en algún lugar de este país, simplemente para oírnos y conocernos, para entender que somos un solo cuerpo y que nos necesitamos, que somos hermanos, y como tales, formamos una sola familia, por eso esta noche yo estoy orando por ustedes, por cada una de sus vidas, por sus anhelos, por sus sueños, por sus trabajos, por los que no lo tienen y esperan en fe, que Dios prontamente les provea de uno, ¿qué más podría hacer para agradecer a los sinceros que quedan en este mundo?

Creo por lo tanto, que en la vida de cada uno de ustedes, hay tantas cosas que podríamos aprender, que nos servirían para seguir luchando, para seguir invirtiendo nuestras fuerzas en esto mayor y supremo que se llama, Evangelio de Cristo, del verdadero, por supuesto, de eso está hecho mi canto, no de otras cosas, no tengo tiempo para esa clase de mediación que solo anhela el beneficio que te puede proporcionar el dios dinero, no hermanos, hay muchas cosas en este mundo que todavía se pueden realizar sin la fuerza que te da el dinero, ustedes saben de cuales cosas hablo yo, así que, mi intención al confrontar a toda esta forma mediocre de evangelio actual, es solo para dejar en claro que la vida de un solo hijo de Dios viviendo en la periferia de cualquiera de nuestras ciudades, es para mí, mucho más enriquecedora que la de todos estos patanes que han aparecido como aladinos en el campo de la fe, quienes los siguen, se muestran tal cual como el Señor los dibujó en sus parábolas, nosotros en cambio, habiendo perdido cierto contacto con esta forma de fe, y solo sobreviviendo en nuestras realidades con la medida de fe que Él nos ha dado para que subsistamos, tenemos la posibilidad de abordar la vida cristiana desde otras y diferentes perspectivas, en todas las áreas, la musical, la del arte, la de la creatividad, la de la ciencia incluso, la de la poesía, en fin, ¿qué nos podría enseñar a nosotros toda esta zaga de vagos espirituales? ¿A reciclar por ejemplo? ¿A convertir parte de nuestra basura orgánica en tierra para plantar? ¿Saben ellos cuánto te puedes tardar en convertir un montón de basura en tierra para cultivar? ¿Cuánto se demora una lechuga en crecer en un huerto orgánico, una zanahoria, lo que sea? Y si no lo saben, entonces, ¿por qué están allí, por qué presiden, por qué llevan la voz cantante, por qué son tan respetados, por qué se les permite que se llenen los bolsillos de plata si hacer absolutamente nada? ¿Por qué en el propio evangelio existe personas que los siguen y a las cuales no les enseñan absolutamente nada acerca de la vida y de cómo sobrevivir en este mundo? Yo tengo la respuesta, ¿veamos? Pero es dura, no obstante, sé también que ustedes la conocen, y simplemente es porque el pueblo evangélico, junto con todas estas nuevas formas de fe, está cubierto y sobrepasado de mucha ignorancia, si, de ignorancia hermanos, y no lo digo con soberbia, por eso me preparé para enseñar, por ello invertí tiempo y dinero en aprender luego de haber servido a Dios en un Ministerio musical como el nuestro por largos años, solo para servir mejor a mi Señor y a los cristianos, pero me he hallado con la triste realidad que los cristianos de hoy, ya no desean aprender ni estudiar La Palabra, sino, solo cantar alabanzas, pasar largas y cansadoras jornadas alabando y pretendiendo con ello, equilibrar o compensar a lo menos el tiempo que el cristianismo pierde en el estudio de La Palabra de Dios. Por ello es que no estoy de acuerdo con lo que se hace y se dice hoy, siempre será un tema recurrente en mi trabajo en este blog, estén o no de acuerdo conmigo, si el pueblo de Dios fracasó en la antigüedad, fue porque le faltó conocimiento, y el de hoy, aunque ustedes no lo crean, va por el mismo camino, así que, intentar vivir vidas alternativas, en y con Cristo en este mundo, tal vez no sea una mala idea, de hecho, si hay algo que en estos últimos años nos ha tocado fuertemente a nuestro grupo familiar, es que el Señor nos está haciendo un fuerte llamado, diciéndonos, ¡salid de ahí pueblo mío! Y yo, por nada del mundo voy a hacer como si no estuviera escuchando esta Palabra que desde hace mucho tiempo, como les decía, fuertemente está tocando nuestras vidas, solo faltan algunos detalles, pronto ya, nos iremos a ese espacio en donde creemos, podremos sembrar y cosechar lo que nosotros mismos somos capaces de plantar, todo lo demás, es cuestión de tiempo, y el tiempo, aunque ustedes no lo crean, no está soplando en el viento o en cualquier otra parte sino, en las mismas manos de Aquél que todo lo ha dado para que creamos y no dudemos de que Él, Él y nadie más, es el Único y Absoluto soberano Dios que permanece fiel a todas y cada una de sus eternas promesas.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home