Tuesday, December 11, 2012

El costo de la desobediencia.


Y llegan hasta aquí, no sé cómo lo logran, pero llegan, desestimando todo el trabajo que muchos de nosotros desarrollamos en bien del Evangelio, a costos realmente inhumanos en muchos de los casos en este país, día a día. Pero ello, a los profesionales, a los sedientos peregrinos de la próspera residencia de las alabanzas, poco les importa, por ello además, es que no eligen un humilde templo en una de esas empobrecidas villas que coronan la gloria de nuestro mal llamado, "logro económico", para dar a conocer un par de nuevas alabanzas que nada de nuevo tienen para aquellos que no llevamos vidas tan predecibles como muchas de los Ministros actuales, así lo deja ver la llegada del super adorador a nuestro país, Jesús Adrián Romero, el cual, siguiendo las enseñanzas del recordado "gurú de los millones", y completamente fuera de trainig, Marco Witt, debido a su desobediencia, la cual, por razones que no entiendo, no ha sido ni siquiera tocada por los valientes predicadores de la desdicha actual de la fe; se incrusta por cierto en nuestra realidad, ofreciendo un tour, o un pequeño pasadizo por el cielo de las alabanzas a todos los seguidores de esta moda musical.
Pues bien, esta vez fue el Caupolicán, pero Marco en cambio, Marco elige La Quinta, ella le parece más ad hoc tratándose de su persona, como el poseedor de un Grammy que se dio a sí mismo en un concurso semejante al de "miss universo." Así, estos paladines de la justicia actual, y con una condescendencia patética con el sistema, nos dejan en claro que nada, pero absolutamente nada podrá contra este peculiar estilo de vida y por supuesto, de servir a Dios, apoyado eso sí, por una súper poderosa industria que no mide ni da a conocer el valor moral de lo que hace, a quienes de verdad creemos en La Segunda Venida de Cristo a este planeta. Está claro además, que el eximio ganador del trofeo gringo, junto con sus millones, nada aportarán a la reflexión en cuanto a lo que se refiere al problema que le acarreó su caída y posterior salida de circulación, esto hace que el blindaje ético en torno a su persona, ahora se evidencie con mayor claridad, porque uno intenta por lo menos de divagar en cuanto a las razones que tuvo Dios para permitir que uno de sus más fieles exponentes de la música industrial y plástica cristiana, haya corrido la suerte de este señor, y no encuentra absolutamente nada, nada digno de nombrar, nadie al parecer se atreve desde un púlpito o dentro de un espacio en los medios de comunicación, a hacer una pequeña mención de la importancia que debe tener para nuestras vidas, el ponernos al servicio de un Dios como el nuestro, ni siquiera Jonás se salvó de la auscultación del Espíritu de Dios, sin embargo, el querido Witt, sí lo logra, él parece ser el ejemplo a seguir en cuanto a vida ministerial, por lo tanto, la enseñanza acerca de su desobediencia y el tipo de disciplina que hoy debe enfrentar, no tiene ninguna importancia para la corte ministerial que juzga los destinos de sus siervos tan plácidamente protegidos. 

Allí uno se queda como condorito, PLOP, o peor.

¡Exigiendo una explicación!

Pero esa explicación no llega, nadie se atreve, le temen más a los seguidores del guatón Witt que a Dios, de este modo, la realidad actual se matricula con una apostasía de este porte, permitiendo que la caída de un grande como Marco, no sume a la reflexión de los sinceros adoradores que hay por millones en la catedrales del mundo entero. No creo que Romero en su aparición en el Caupolicán, haya tocado siquiera el tema, para él, todo es adoración, hay que darle gracias a Dios por todo, no hay que tener ningún tipo de controversia ni con Dios ni con el sistema, de este modo, el cristianismo profesado por este tipo de personas, solo busca una cosa, estar bien con todos, anulando descaradamente, todo el peso de nuestras difíciles horas sobre este exiguo mundo, en donde a diario mueren niños y seres humanos por falta de alimento, por ello es que no me cansaré de proclamar La Venida de Cristo a este mundo, desde luego que no, yo sé que los mayas o quién sea, no entendían nada de profecía bíblica, al igual que estos parásitos de la fe actual mediocre, a ellos les queda grande La Palabra de Dios para incluir en uno siquiera de los parlamentos de sus canciones, tan solo un pequeño pensamiento disidente, no obstante, todo esto nos sirve, de todos modos, porque quienes nos acostamos pensando en Dios y despertamos agradeciendo, nos damos cuenta que éstas son las señales propias de un sistema saturado de escepticismo y hedonismo, por lo tanto, si hubiera algo importante que ocurrir para el 21, lo único que podría pasar, es que vuelva Cristo a este mundo, pero ello, me temo, queridos correligionarios, aún no puede ser, debe aún manifestarse toda una amplia gama de disidencias en el campo de la vida valorica, para dejar, efectivamente a este mundo, en manos de aquél inicuo que las romperá contra el Señor y todo aquello que sirva o represente a Dios.
Por esto mismo es que la experiencia de Witt es tan importante para los aspirantes a un Rapto, uno no puede imaginarse que un detractor del servicio honesto a Dios, de la estatura de este ilustrado hombre de Dios, custodiado y protegido por millones de dólares, asediado de admiradores en twiter y toda esta plaga de medios, haya corrido tal suerte, ¿qué estaba pensando el adorador de las multitudes cuando decidió tomarse un año sabático? ¿En qué mundo estaba? ¿Habrá orado ese día? No pues, obvio que no, ¿pero quieren que les diga?, una cosa de este porte no sucede porque cometiste la imprudencia de tomar una decisión equivocada en un momento determinado nada más, bajo ninguna circunstancia, el problema se origina mucho antes, casi diría yo, en el estilo de vida, el mismo que tiene a todos los gringos con las pestañas para arriba sin saber qué pueda ocurrir con ellos, por eso mismo es que Witt no podía correr una suerte distinta, el problema es que en estos lares, alejados en muchos de los casos de la miserable influencia de la Babilonia moderna, existe aún hermanos de muy baja monta para ministros de ese porte que sí oran al Dios vivo, y por lo tanto, cuando Dios permite que un Ministro de la estatura de Witt, se caiga de un yate, se fracture las dos piernas, y que todo esto ocurra luego de haber decidido darse un paseo por Babilonia, ocurre porque Dios sí oye a su pueblo, aunque estos meretrices de la miseria actual nos ignoren, el caso es que el hombre no creo que aparezca de nuevo en la CNN para reconocer que le ha fallado a Dios y a todos sus seguidores, y que todo se debe además, a su propia desobediencia, al contrario, no faltará por ahí el que diga que todo se debe a un simple accidente, y que por lo tanto, todos quienes pensamos que esto es pura y santa disciplina de Dios, somos un montón de envidiosos que solo queremos el dinero y la fama de Witt.
Pues bien, en mi caso personal, como ustedes saben, adolezco desde muy pequeño de una enfermedad incurable, la que en este tiempo me tiene a muy mal traer, dándome sí, unas pequeñas oportunidades, las cuales, indudablemente, utilizo para servir a mi Dios cual sea la circunstancia, el cual, día a día, permite que mi humilde ministerio, siga el camino del carpintero de Galilea, y por ningún motivo, desee parecerse siquiera a estos fieles exponentes de la miseria espiritual profesional. Por ello, es que no dudo en su Soberanía, no temo a la muerte, ni tampoco aspiro a tener una gran cuenta en el banco, de verdad que no, vivo por fe, y créanme, para mí y mi familia, todo este tiempo ha sido maravilloso en cuanto al crecimiento en el área de la fe, y me apena mucho que estos grandes ministros de Dios, haciendo alarde de sus ganancias millonarias, olviden que el Reino de Dios, más que de dinero, está hecho de verdad y justicia, por lo tanto, solo me resta agradecer a Dios, agradecer a mis hermanos que han sentido de Dios, proporcionarme todas las ayudas que hoy día me permiten estar totalmente comprometido con la causa de Cristo. Si algo ocurriera con mi salud, ténganlo por seguro, será en actos de servicio, no en una lejana isla de placer en donde Cristo, nada tiene que ver.
Finalmente, dejo los precios con los cuales el señor, Adrián Romero, bendijo a este país, lleno de desigualdades sociales, y bendigo el Nombre de mi Señor, porque sé que a ninguno de los que le aman, nada les faltará, así lo dice Su Bendita Palabra.


  • DIAMANTE $ 55.500
  • GOLDEN $ 44.500
  • PLATEA BAJA LATERAL $ 22.000
  • PLATEA BAJA CENTRAL $ 28.000
  • PLATEA ALTA $ 13.500
  • PALCO B $ 66.500
¡Lo que de gracia recibís, dadlo de gracia!

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home