Monday, December 08, 2014

Defendiendo lo que Dios nos ha dado.


Siempre he creído que hablar de las cosas que nos afectan y perjudican nuestra vida espiritual, para nada es fácil, pero siendo bien sincero, la verdad es que hablar de ellas no constituye para mí, ninguna clase de problema, el problema se encuentra en que la gente, la cristiandad en especial, a la cual yo tengo por Misericordia del Señor, la posibilidad de llegar con mis cantos, pueda aceptar que en un formato auténticamente nacional, El Dios de toda La Misericordia, El Eterno Dios del cielo y de todo lo que existe en el Universo, pueda decirnos algo con respecto a nuestras deficiencias o debilidades, utilizando como medio para transmitir ese mensaje, nuestras pequeñas y siempre criticadas vidas, tal como si nosotros fuéramos un parlante, eso es lo realmente complicado en todo este problema, más aún en un país que no perdona absolutamente nada a un ente reflexivo que solo intenta cumplir con la demanda que Dios le hace a diario, porque aunque uno haga todos los esfuerzos para que el lenguaje y el estilo con que nos expresamos, sea el adecuado, a pesar de ello, a pesar del esfuerzo, la conclusión es que los chilenos, y en especial los cristianos, nacemos sabiéndolo todo, absolutamente todo, se trata de una realidad inobjetable y por cierto, inequívoca.

Así que nosotros, los cristianos chilenos, no necesitamos que nadie nos explique nada, que nadie nos haga ver los peligros que existen debido a nuestra especial manera de entender y de ver la realidad, al menos alguien con nuestras costumbres y nuestros modismos, se trata por lo tanto, de una conducta endémica, ancestral, atávica, tan vieja como la chicha y la empanada, asombrosamente. Pero, lamentablemente, es esta misma conducta en la realidad, la que no nos permite filtrar todo lo que viene desde afuera, lo que hace que nos transformemos muy rápidamente, en asiduos y persistentes conformistas cuando, de un momento a otro, aceptamos sin mediar cuestionamiento alguno, lo que sea, como si estuviésemos exentos de todos los ataques propios de nuestra condición, total, ¿quién nos va a decir algo, si lo sabemos todo, si lo entendemos todo? 

Esta incapacidad entonces para aceptar y reconocer que Dios, sí nos puede hablar o enseñar a través de otros seres humanos tan llenos de defectos y debilidades como las nuestras, incluso, con las mismas y siempre notorias deficiencias para utilizar el idioma; como si los españoles o quien sea no tuviesen problemas para utilizar el mismo lenguaje que el nuestro o el de ellos; esto, en el lenguaje espiritual, recibe el nombre de, “falta de humildad”, y según Las Escrituras, la humildad es una de las virtudes más importantes que ha de caracterizar la vida de todo cristiano, no el conocimiento que se adquiere a través de libros o lo que sea, ignorar este principio bíblico, implica decididamente, querer vivir al modo de cada cual, es decir, vivir sin tomar como ejemplo de vida, la vida del Señor Jesucristo.

De todas maneras, para que nos vayamos entrando ya en tierras que solo conciernen a La Palabra de Dios, la humildad, como una fortaleza en la formación y sustento del Carácter de Cristo en nuestras vidas, y como consecuencia de nuestro trato con los demás, es una virtud que no es posible encontrar en ninguna de las grandes tiendas comerciales de hoy, porque, aunque Ripley, Fallabela o La Polar, llenen nuestros espacios urbanos con sus avisos de felicidad y prosperidad, esa virtud, específicamente, solo es posible conocer en profundidad, cuando se tiene una verdadera relación con el Creador del Amor, es decir, con nuestro Señor Jesucristo. Puede que en cada comercial, en los cuales se gasta cifras millonarias, y que solo duran un par de segundos, tal como el último video del MINEDUC, que solo tuvo un sencillo costo de, $ 120 millones de pesos, nos hagan hasta llorar, del mismo modo cuando ponemos nuestras vidas espirituales y materiales al servicio de Ministerios que ni siquiera logran explicar el valor de la humildad, de este modo, no solo ponemos en peligro nuestra propia vida íntima de fe, sino que además, alimentamos aún más, el espíritu de orgullo que están fomentando todos aquellos ministros de Dios que han hecho del Evangelio del Señor Jesucristo, una fuente de ganancias con ciertas realidades que con un poco de manipulación o de camuflaje, pueden llegar hasta parecerse a la verdad del Señor, lo cual tiene mucho más sentido dentro de la realidad comercial de este mundo que dentro del Evangelio, porque el costo por decir la verdad en este mundo detrás de un Ministerio, ya todos lo conocemos. Recuerde que hoy día existe en el mundo de la fe, hasta humoristas detrás del pulpito, así que no hay que esforzarse mucho para encontrar a esta clase de patanes que todos ustedes ya conocen y de los cuales, no voy a gastar un solo centímetro cúbico de tinta, no solo porque ustedes los conocen y los identifican, sino porque además, la tinta a mi también me cuesta cara, así que por lo tanto, intentaré solamente remitirme al problema en si, y ustedes se encargarán de los detalles. ¿Ya?   

En nuestro caso, Chile, porque el nuestro es realmente especial, el problema llega a mi modo de pensar, a niveles de PARADIGMA, sí porque uno puede estar equivocado en ciertos puntos, como cualquier ser humano, pero no en todo, no obstante, la cristiandad actual, cuenta con los anticuerpos precisos para desacreditar al cantautor nacional, o a todo el que se atreve a decir ciertas verdades, y con ello, enmudecer la voz profética que Dios nos ha dado para declarar al pueblo, lo que otros ministerios no pueden decir ni en pintura, ya sea porque no pertenecen a este contexto social ni histórico, ni tampoco porque no han sido LLAMADOS por Dios para ejecutar semejante labor. Entonces, como ustedes verán, no todo lo que viene del extranjero es bueno, por ello es que no he dejado de cultivar mi arte, más aún que en estos días me he encontrado con la bendita realidad de que en nuestro Chile querido, sembrado de desigualdades y contradicciones imposibles de nombrar, porque son muchas, en nuestra cuestionada realidad, todavía quedan Ministros de Dios que no están dispuestos a ceder ningún ápice en lo que respecta al valor de nuestra identidad, sea buena o mala, de verdad que sí, y por ellos, doy infinitas gracias a Dios, porque son ellos los que más nos ayudan a que el arte nacional, ya sea en formato de poesía, pintura, fotografía, música o canto, aún pueda ayudar a manifestar al mundo sin Cristo, esta enorme e importante verdad llamada Jesucristo, y además, añaden a esta perspectiva, el hecho de que nosotros, los que hemos dedicado toda nuestra vida a cultivar este tipo de arte, sigamos ejerciendo con toda la fuerza que nos permite El Señor, los Ministerios que Dios nos ha dado, desde alabar a Dios, hasta dar a conocer a través de nuestros cantos, o cualquiera sea nuestro arte, todos los grandes dilemas que debemos enfrentar como cristianos en este mundo, eso es realmente valorable, el que se nos permita decir lo que sentimos sin tener necesidad de defendernos, porque esta clase de Ministros de Dios, han entendido el valor de poseer voces con acentos nuestros, y no con acentos extranjeros tales como mexicanos, puertorriqueños, colombianos o argentinos, porque en lo que respecta a lo nuestro, quienes de verdad pueden hablarnos de ello, somos los que nos hemos dedicado a reflexionar en nuestra realidad, y no porque un cantante o predicador de moda nos ha caído en gracia, eso es realmente penoso, casi un desastre dentro de nuestra extranjerizada realidad. 

El Señor Jesucristo, a través de su corta pero fructífera existencia, nos enseñó que la humildad, es un camino que nos ha de ayudar para alcanzar la perfección, no obstante, por encontrarse tan lleno de obstáculos e impedimentos, muchos simplemente desertan en el camino, otros, eligen el peor de los caminos que es, intentar vivir una vida aparente en el campo de los valores o recursos espirituales, a ello, La Escritura lo llama definitivamente, “hipocresía”, y es un hecho de que miles y miles de personas que dicen ir en pos del Señor en este mundo, conociéndolos, simplemente uno se da cuenta de que llevan vidas aparentes. En el hoy, a esta clase de vida se le llama, VIDA LIGHT, es decir, algo que en apariencia tiene tintes de verdadero, pero que a la menor auscultación del Espíritu Santo, aparece lo que realmente es, una imitación de la verdad, pero no la verdad como es, por ello no me extraña que el Apóstol Pablo en tiempos de su Ministerio, haya declarado en una de sus cartas que al final de los tiempos, “que habría hombres amadores de sí mismo (cristianos), que no sufrirían la sana doctrina (cristianos), que apartarían el oído a la verdad (cristianos)”, prácticamente el Apóstol profetizó, acerca de esta verdadera realidad que hoy día se vive dentro del cuerpo de Cristo, ya que la reflexión con acentos originalmente establecidos por el Señor, con contextos históricos semejantes a los nuestros, simplemente han sido desarraigados de la realidad nuestra, ofreciendo la realidad nacional, a los Ministerios con Nombres Internacionales y de grandes coberturas comerciales, dejando la voz profética nacional, en manos de Ministros inescrupulosos que jamás han reconocido el valor y la importancia de nuestro trabajo en cada rincón de esta nación.  
    
Pero esto a mi no me extraña, de ningún modo, La Palabra de Dios tiene que cumplirse tarde o temprano, así que lo único que puedo hacer en este momento, es dar gracias a Dios por aquellos Ministros de Dios, y hermanos en general, que se la han jugado por la humildad de nuestras realidades ministeriales, porque al final, ellos no han permitido con su elección y colaboración, que La New Age Comercial de la Fe Protestante Mundial, termine por absorber por completo nuestros trabajos que aunque humildes, están llenos de experiencias honestas con Cristo, y no responden a la necesidad de una maquinaria comercial que en su avaricia, son capaces de negar y rechazar de frente incluso, la propia Verdad del Evangelio de Cristo, con tal de comprar la conciencia de un cristianismo que de a poco pierde en rigor, su propia credibilidad frente a la expectativa de un Dios que ve a diario en este mundo, como la verdad, la verdad propagada por los profetas, los apóstoles del Señor, por todos los que dieron sus vidas cuando en la vieja Europa el catolicismo romano, quiso extinguir cualquier sintomática de conocimiento que pudiese traer algo de luz a un mundo en total oscuridad; hoy día el mismo cristianismo en su obcecación total, la rechaza. Un dolor más para un Dios con expectativas tanto proféticas como de vida, aún así, cada tiempo en el que Dios manifestó Su Bendita Palabra a los hombres que Él Llamó, está claro que en ese, y en todos los tiempos, sí hubo valientes que rechazaron todo lo que fuera contra del Bendito Propósito de Dios, los cuales según Su Palabra, también en este tiempo están dispuestos a dar hasta sus vidas con tal que La Voz de Dios, no enmudezca en medio de los duros tiempos que hoy día nos ha tocado vivir.

¡A todos ellos entonces, fuerza, resistid, no estamos solos, Él nos ha concedido que suframos por Él, por lo tanto, aún no está todo perdido, así que a todos ustedes, que os esforzáis con vuestras vidas y vuestros sencillos Ministerios, conceded una vez más al Dios de toda Gloria, la bella oportunidad de defendernos y esperad, esperad en completa paz mientras Su Venida a este mundo, se acerca a pasos agigantados!


¡A Él toda la Gloria y toda la Honra

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home