Sunday, January 25, 2015

La Ética de la indiferencia empotrada en el propio Reino de Dios.



Para muchos cristianos de hoy, el tema de la política, ni siquiera debiera ser tratado por nosotros, algo así como que si los cristianos careciéramos por nuestras condición, de cualquier tipo de responsabilidad social o de conexión con nuestro entorno. Otros en cambio, piensan que la política es un campo aún no tratado con seriedad por los cristianos, y por lo tanto, como hijos de Dios, deberíamos comprometernos desde la realidad de Cristo, a mejorar la calidad de la política con el Testimonio de Cristo en nuestras vidas. También, desde la realidad evangélica que nos urge, existe una muy fuerte corriente de pensamiento que, buscando un tipo de paralelismo con la fe protestante norteamericana, piensan que cuando El Mesías vuelva a la tierra, la única y más importante tarea que Él trae a este mundo, es darle vigor y dinamismo a la construcción del templo judío allá en Jerusalén, nada más, es decir, Cristo; porque aunque los mesiánicos gringos cantores de alabanzas como Paul Wilbour …. que ni siquiera nombran al Señor Jesús en sus cánticos de gozo, ignoren el maravilloso Nombre del Señor, Él es el Mesías y no otro, y es en Su Nombre, JESÚS, y en ningún otro nombre en quien tenemos salvación, no es el título de  Mesías el que según Las Sagradas Escrituras salva, aunque lo nieguen o no lo den a conocer los predicadores de este tiempo para no estar en contra de los judíos apostatas que en el período de LA GRAN TRIBULACIÓN, igual deberán reconocerlo como SALVADOR Y SEÑOR; el Mesías, totalmente despreocupado de los grandes dramas y dilemas de este mundo, tales como: la pobreza, la exclusión en la repartición de la riqueza, las desigualdades sociales, incluso establecidas como norma de vida dentro del propio pueblo de Dios, la muerte de niños inocentes a manos de fanáticos tanto como judíos como islámicos, el carnaval de degenerados que la casta católica romana ha mostrado a lo largo de estas ultimas décadas, las guerras, el hambre, las pestes, las enfermedades, etc., etc., y muchas ecéteras más, a lo único que viene a este mundo, es a poner contentos a un montón de incrédulos religiosos, y por lo tanto, este Mesías bíblico, el anunciado con toda clase de enigmas proféticos y escrituras al respecto, El Bíblico, no el que ha construido y venerado la religión imperante, no viene por ningún motivo a poner las cosas en el orden que según pienso yo, deberían estar, es decir, según los antecedentes que hasta aquí nos ha mostrado la jerarquía de la realidad que hoy día gobierna la vida espiritual en nuestro país, El Mesías, en ningún momento se ha tomado la molestia de saber si en realidad nosotros sufrimos o no por la condición en que se encuentra la humanidad, si nuestro padecer y enfermedades son una motivación profunda y honesta para que la divinidad tomé las riendas de este mundo. Así que, cualquier manera que uno elija para dar a conocer semejante inmensidad, se queda absolutamente corto, de modo que por lo menos, en este pequeño pero significativo espacio llamado elrecolector, no hay interés alguno, por lo menos para el que escribe, de intentar siquiera dejar tranquilos a aquellos que han ignorado sistemáticamente la Obra Redentora de nuestro Señor y Salvador, EL SEÑOR JESUCRISTO, así que, una vez más, no habrá rodeos, de ningún modo, no tengo vínculos con la realidad judía – protestante como para defender sus incredulidades o sus indiferencias con respecto a los verdaderos motivos que traen de vuelta a quien un día, entregó su vida por darnos la salvación.

Partir con el tema entonces, no ha sido muy fácil, no obstante, ya estamos en esto y desde luego, cualquier palabra que uno diga en bien de la verdad profética y bíblica en un tiempo como el nuestro, de seguro ha de levantar algo de polvareda. Me atrevo desde luego, porque la verdad ha sido desdeñada de todas las maneras conocidas y aún por conocer, por lo tanto, no se trata de buscar un beneficio personal como muchos piensan, sino, de dejar en alto que los hijos de Dios, aún con precariedades evidentes en el campo de la subsistencia diaria, discriminados desde todos los puntos de vista para poder ejercer toda la inmensidad de nuestras expectativas en Dios, ni hablar de las enfermedades que nos aquejan, y que por no sé qué motivo no han sido tratadas aún por El Señor de señores, tenemos dignidad y opinión, y desde luego, se oponen ostensiblemente a los planteamientos que los funcionarios de las castas religiosas imperantes, no desean por nada del mundo que otros puedan tocar siquiera.

Por lo tanto, debe quedar totalmente claro que, desde el día en que yo comprendí que iba a tener que comprometerme con toda mi vida a la causa del Evangelio, no tuve muy claro qué cosas o de qué manera iba Dios a tratar con mi vida, ¿cómo lo iba a imaginar? La cosa se complicó además, cuando en mi juventud, tuve la maravillosa oportunidad de recorrer este país testificando del Nombre de nuestro señor Jesucristo en el Ministerio Dúo Sal, y de esta manera, darme cuenta también, que si bien la doctrina de la selección múltiple en la naturaleza no corre, en el Evangelio como en la vida, son un modo muy claro que utilizan las personas para discriminar e impedir que muchos seres humanos comunes como yo, podamos tener acceso a ciertas bendiciones que solamente funcionan en ciertas realidades, y no en todas como debiera ser. ¡Ah, por favor, no me vengan con el cuentito de que soy comunista por pensar de este modo, porque no se los voy a aguantar! Al parecer, al dios de la religión actual, le ha placido poner sobre los hombros de ciertas personas, todo el peso de la realidad, de manera que muchos de ellos, impedidos por el dolor y el sufrimiento que una realidad semejante impone, debieron desertar hace mucho tiempo atrás, a este MARAVILLOSO MUNDO DE LA FE PROTESTANTE, lo cual, desde mi humilde modo de pensar, debiera implicar de inmediato, algún tipo de reacción por parte de los que administran el tema de la fe, por lo menos aquí dentro de mi país, debido a que en muchos de estos casos, la mayoría de estas personas, obligadas por la situación ya descrita, abandonaron su búsqueda de Dios, ya no por motivos por los cuales específicamente se les pueda juzgar de manera personal, sino que, contrariamente, porque en algún momento ellos decidieron poner en práctica la enseñanza evangélica y en este punto, créanme o no, la realidad de las promesas y de las esperanzas, se quedó virtual y categóricamente sin defensa.

¡Así de crudo!

Pero es cierto que a Dios no lo podemos sentar en el banquillo de los acusados, eso si que no, sería una falta de respeto de este porte, ello implicaría además, estar tomando algún tipo de partido junto a los apostatas actuales de la fe comercial, y yo, por ningún motivo en la vida, desearía se me comparase si quiera con uno de estos desertores, no obstante, el dilema existe, y por cierto, los abrumados creyentes también, de manera que a mi modo de ver las cosas, es imposible pasar por esta avenida de la vida y hacer como que si uno no ha visto absolutamente nada, cuando, la propia realidad que uno vive a diario, te ofrece un extenso y bien clarificador panorama, tan nítido que se te hace imposible poder evadir lo que la existencia diaria te permite ver, esto, visto desde un punto de vista crítico frente a la realidad evangélica actual, me parece mucho más honesto que estar cuestionando a los cristianos y seres humanos en general, por alguna enfermedad que uno haya contraído, y que además, lo que es más dañino éticamente y moralmente, jamás estas personas siquiera preguntaron a Dios, por qué no sana a quienes llevamos años clamando por una mejoría de nuestra salud, al parecer, y lo que es una conducta ya inherente en pueblo de Dios, es mucho más fácil asumir una actitud farisaica con respecto a los grandes enigmas que rodean a las vidas de los hermanos, es mucho más fácil arrogarse el derecho de hacer sentir a los demás culpables por lo que Dios no desea hacer por nosotros. De modo que, pasada una cantidad respetable de tiempo esperando por las respuestas, a ese pequeño ser que creyó con todas sus fuerzas y esperanzas en esta fe, esas mismas fuerzas y añoranzas se le agotaron, era evidente que algo no estaba funcionando bien. Después de haberse autoanalizado, de haberse entregado con todas las fuerzas del alma a tan magnánima intimidad con Dios, se dio cuenta que el río al parecer, había tomado otro curso, uno muy diferente al que muchos de nosotros habíamos conocido o esperábamos, así que, no hubo posibilidad alguna para impedir que este ser humano, este pequeño ser dotado de inteligencia, absorto en el mensaje bíblico, respetuosos de cuanto hombre de Dios se puso por su camino explicando el gran tema del Reino de Dios, retornara y decidiera aceptar el voluptuoso y siempre sudoroso itinerario de la fe cristiana. Es cierto también, que en esta podrida y casi retrógrada realidad espiritual actual, los Job, los Profetas contestatarios, los reflexivos de Dios, los que en el pasado fueron los conductos de un Dios desconocido para la mayoría, hoy día simplemente quedaron obsoletos, arcaicos según los doctores de la ley actual, porque quienes de verdad hoy se encuentran reinando en este verdadero reino de los arrogantes, son los Apóstoles modernos, los cantantes de alabanzas, los ganadores de Grammy, los cristianos súper poderosos que cuentan con toda clase de medios económicos para evadir el Llamamiento de Dios, los predicadores que viajan por toda la faz de este mundo, sin explicarnos absolutamente nada a nosotros, a los creyentes del tercer mundo, de por qué a Dios le cuesta tanto bendecir MATERIALMENTE nuestras vidas. Pareciera ser que la sensualidad espiritual a que nos tienen más que acostumbrados los funcionarios de la Industria de la fe gringa y centroamericana, ganó la batalla frente a todos quienes nos hemos esforzado por demostrar que la verdad, la verdad de Cristo, la bíblica, y no la que defienden los erráticos y altaneros Apóstoles de la prosperidad, es la única balanza en la cual nuestra vida valórica, podría ser medida con justicia verdadera, y no a través de los impostores ofrecimientos de un sistema que a pesar de sus malévolas practicas, es evidente que hace mucho tiempo se vendió al poder de las cúpulas religiosas y políticas que hoy día, prácticamente, se han hecho millonarios debido al vacío legal que nos ofrece el mensaje bíblico con respecto a los delitos y faltas que se comete en Nombre del Todopoderoso Señor de los ejércitos celestiales.

Pues bien, el ejercicio en tanto, no parece ser difícil, vea usted, el que tiró la primera piedra en nuestro país, fue el cobarde de ÉDITO ESPINOZA, escribanlo con MAYÚSCULA, pero el que está pagando los platos rotos por toda esta dramática escena con los homosexuales, es el Pastor Soto. Nos preguntamos entonces, ¿en donde se encuentran los profetas actuales, dónde están los defensores de la verdad bíblica? ¿Cuándo aparecerá el verdadero instigador para dar a lo menos una opinión al respecto? ¿O pensaban estos grandes exponentes de la fe protestante chilensis, que todos los creyentes actuales éramos personas que habíamos sacado el Cuarto Medio con una orden judicial? Yo no les voy a decir dónde se encuentran, desde luego que no, pero si les voy a aclarar que la gente, sí, la gente que les cree y les sigue, se merece esa clase de cobardes. Jesús les llamó:  “SEPULCROS BLANQUEADOS”. El tema entonces puede diluirse, así que trataré de hacerlo lo más legible posible, de modo que LA LUZ DIVINA pueda iluminarles y despertar sus conciencias que de seguro esperan saber con ansias, quién será el próximo invitado internacional del festival de Viña.

Los pueblos por lo tanto, se merecen lo que tienen, salvo los que luchan y no aceptan otra cosa que lo que ellos mismos fueron capaces de elegir y establecer como sus líderes. Nosotros, los “ingleses de Sudamérica”, que nos hemos estado hasta jactando desde hace harto tiempo atrás acerca de nuestros logros en el campo de la economía, hoy día estamos siendo testigos de cómo nuestros políticos, armados de una indiferencia de este porte por sus compatriotas que sufren a diario el estigma de saberse ignorados y humillados, simplemente se han burlado de todos nosotros, de nuestros maestros, de nuestros abuelos, de nuestros niños, de nuestros padres que lo dieron todo porque esta patria fuera diferente, de nuestros héroes de La Patria, de nuestras madres que, abnegadas al servicio diario de formarnos para que en el futuro fuésemos padres y hombres de bien, y que en esta desigual realidad solo reciben un número por la mañana para ser atendidas si es que hay doctores en un Consultorio público cuando se encuentran enfermas, se han visto sobrepasadas por una realidad política corrupta y estúpida, y añádale, el valor de La Justicia Chilena, que más bien parece una realidad sacada de algún viejo libro de JORODOWSKY que de la pura y cuestionada realidad de nuestros tribunales de INJUSTICIA ACTUALES. ¡Así de caras duras! Como país, no le decimos a nadie que contamos con uno de los índices más altos a nivel mundial en cuanto a desigualdad y distribución de la riqueza, lo cual, evidentemente, es una estadística más que demostrable de lo vergonzoso que puede resultar este  tema si se le toma en serio, no hay que ser congresista ni comunista, ni de derecha ni de izquierda para darse cuenta que ciertas Instituciones chilenas, simplemente se han reído de la condición de muchos chilenos que no alcanzan con su esfuerzo diario, a materializar un poco en la realidad, el esfuerzo con el cual sirven, en muchos de los casos como esclavos, al sistema burocrático y pérfido de este país. Solo hay que pensar que cuando un honesto y segregado trabajador de nuestra patria, solicita un pequeño aumento en su salario mensual, los políticos nuestros, tan amantes de lo que ellos llaman, EL SERVICIO PÚBLICO, se tardan días horas en ponerse de acuerdo para aumentar en unas miserables lucas, sus ya injustos sueldos, el cual, por lo escueto y miserable del actuar de estos seres humanos llamados servidores públicos, es más que obvio que no alcanzará para poder proveerle siquiera a fin de año, de un pequeño y tan necesario asueto, un descanso justo y necesario para gente que de verdad TRABAJA EN ESTE TAN CONFUNDIDO PAÍS. Este país hipócrita, que importa mierda del extranjero, que vende mierda, que proyecta a diario a través de los canales abiertos solo mierda, y que además es capaz en su olvido ético, de ignorar a sus entes reflexivos, pero que luego de ignorarlos ofrece a las multitudes dispuestas, un Festival en Viña para que la gallá no tenga más en que pensar, ha logrado evadirlo absolutamente todo, proporcionando a la inmensa mayoría de los que aún creen en la democracia, una especie de CIRCO MEDIÁTICO en donde todos, absolutamente todos los que nos gobiernan y representan en el hemiciclo de las porquerías, alguna vez cometieron según ellos, ya no delitos, sino, “ALGÚN TIPO DE FALTA”, es decir, para el comerciante común, que para ganarle al destino debe trabajarla diariamente y sin descanso, exponiéndose incluso al siempre promiscuo mundo del hampa, lo que a él le cuesta el cierre y la ignominia de IMPUESTOS INTERNOS SOLO POR NO ENTREGAR UNA BOLETA DE 500 PESOS, a los políticos de hoy simplemente les significa, UNA FALTA. ¿O pensaban que algunos de ellos, o de los gerentes del Penta se iban a ir preso? ¿Dónde la vieron? La Ley y el Derecho en Chile no es igual para todos, por lo tanto, la aplicación de la palabra Justicia, tampoco. Así que en Chile, la justicia tampoco existe. ¡Recuerde, el perdonazo de SII a Jonhsons de US $ 118, puede que sea legal, pero no es ÉTICO! 

¡A mí todavía no se me olvida, !     

Como no deseo ser cuestionado como una persona que carece en absoluto de conocimientos acerca de La Palabra de Dios y de Su Propósito, me ha sido necesario al respecto, contextualizar esta reflexión, de manera que nuestro entendimiento sea también bendecido, y no resulte ser un Pastor Soto más en un país que a los que mienten, les dan sueldos millonarios, y a los que decimos la verdad, o por lo menos intentamos que la verdad sea dicha, ni siquiera se nos reconoce el esfuerzo. “Les recuerdo que en uno de los últimos viajes del Sr. Marco Witt a nuestro país, una empresa de Cementerio chilena, le entregó un diploma de reconocimiento por su aporte a no sé qué en nuestro país.” ¡Y a nosotros! ¿Cuándo? Pues bien, si esta clase de dramas no es del interés de nuestro Mesías, ¿entonces a qué viene el Mesías a este mundo? ¿A darle más a los que se han hecho ricos con el Evangelio, o a bendecir a los que gracias a la usura legalizada le han robado absolutamente todo a este pueblo crédulo e ignorante? ¿O piensan aún los arrogantes defensores de la fe protestante chilensis que el Mesías no viene a Chile también?

No señores, una vez más los gringos nos han hecho lesos, por supuesto que sí, con tanto cantito del gozo, con tantas alabanzas de por medio, el tipo de Mesías que ellos han elaborado a través de sus ardides teológicos, simplemente no viene a resolver los problemas que afectan directamente al hombre común; contrariamente al Mesías que vino hace 2000 años atrás; desde luego que no, el mesianismo que muchos cristianos hoy día viven, terminó por sepultar las aspiraciones de aquél pequeño hombrecito de Galilea que no evadió la realidad de la gente marginal, sino que por el contrario, se hizo parte de los problemas que aquejaban a las personas de su tiempo, incluidos los problemas de carácter espirituales y materiales; “recuerde que sus palabras y su mensaje estaba lleno de figuras que hablaban de las necesidades de las personas, y a los ricos de su tiempo simplemente los ignoró”; lo cual deja a la realidad espiritual actual, en un muy mal pie si pensamos que la doctrina de la prosperidad, lo ha abarcado casi todo. Así que, según piensan los detractores de la verdad bíblica, deberemos extraer de nuestras bíblias, pasajes tan memorables e importantes para el colectivo que añora también La Venida del Mesías, lo cual significará que una gran medida del mensaje evangélico, tendrá que ser recortado o minimizado a la manera de un traje a la medida, de manera que los guionistas de la prosperidad y sus consiervos, queden totalmente conformes con el Mesías - tipo que la religión podrida de la Puta Norteamericana, ha elaborado con la fuerza y el poder que les proporciona el podrido DÓLAR GRINGO.

Chile de seguro, y créanme, o hagan el esfuerzo de creerme por un momento si quieren, necesita imperiosamente la llegada de un Mesías, al igual que Israel y el mundo en general, pero, de un Mesías hecho para nuestras realidad chilensis, y no a la manera o al modo gringo, desde luego que no, los chilenos está claro que comprendemos las cosas de otra manera, la Doctora Cordero, que es un ejemplo explícito de disidencia a la chilena, lo ha explicado claramente y noche tras noche en sus apariciones por televisión, aún así, muchos la cuestionan o pretenden ignorarla, tal como ignoraron a Gabriela Mistral o a La Violeta Parra, el problema es que cualquier cerebro en nuestra patria que intente por lo menos mostrarnos realmente lo que somos los chilenos, caerá en descrédito, es fácil al parecer ultimar a quienes se atreven a decirnos la verdad, no así a los mentirosos, porque no creo que el lector de noticias del canal nacional, sea capaz, en su fuero normal, de preguntar o cerciorarse, por la plata que le pagan, si la noticia que debe leer cada noche, es cierta o no, y menos, no creo que él se pregunté en dónde está la sangre del policía que acribilló en el suelo el supuesto revolucionario musulmán allá en Francia. ¡Ya está bueno que la corten! ¡Cuando ellos invaden, cuando ellos destruyen otras culturas a nombre de la humanidad toda, cuando simplemente ellos desoyen el clamor de tanta gente que en este mundo aspira solamente a ser oído, eso sí que no es noticia, no la muerte de cientos y miles por el sistema económico injusto y satánico que han impuesto las grandes cofradías económicas como Francia, ello sí que no es pecado!

Por lo tanto, por lo que ha de representar un mensaje tan importante para la cristiandad toda, y no para la exclusiva que hoy genera la DERECHA NORTEAMERICANA Y MUNDIAL DE LA FE PROTESTANTE APOSTATA:

¿Cómo sería entonces un Mesías a la usanza chilena?

¿Se interesaría Él por los pecados y delitos de un Congreso que dirigen los magnates de este país?

PENTA
PENTA
PENTA
PENTA
PENTA

¿Ignoraría Él, el dolor de tantos chilenos que deben sobrevivir y surgir en la vida con sueldos miserables cuando, GENERALES, COMANDANTES, ALMIRANTES Y POLÍTICOS EN GENERAL, VIVEN CON SUELDOS MILLONARIOS EN ESTE PAÍS LLAMADO CHILE?


No lo tengo claro aún, creo que será tema tal vez para mi próxima reflexión, ¿no creen ustedes? Lo bueno es que en este país, no te matan por decir lo que otros no desean que tú digas, por su puesto, de ser así, tendría que estar pensando a donde irme con mi tribu, me refiero a otro país, no obstante, yo no vivo como los grandes parámetros de la vida espiritual protestante actual, por su puesto que no, de otra manera, también habría sufrido una caída en mi YATE desoyendo la VOZ DE DIOS. ¡Dios me libre de ello! Vivo como cualquier chileno que a diario se esfuerza por cumplir con toda honestidad los mandamientos de Dios, y sin embargo, cuando la realidad espiritual hace caso omiso de mis dolencias y de las de quienes me parece a lo menos deberían ser respetadas, como mis conciudadanos chilenos que deben esperar horas y horas para ser atendidos en un Vulgar Consultorio, simplemente me salgo de madre y admito que algo de profeta aún queda en mi vida, ¿o fue otra cosa lo que hizo el humilde carpintero de Galilea cuando llegó a Jerusalén y vio las puertas y muchas otros detalles del templo llenos de oro? ¿Querrá realmente el Dios de los dioses nuevamente ser adorado a través de una realidad material o física como un templo que, para su construcción, deberá invertirse millones y millones de dólares cuando, a penas cerca de aquella realidad judía, el hambre simplemente extermina a los seres humanos como polillas, los cuales, a pesar de la infamia de los predicadores que hacen nada por luchar a lo menos contra el armamentismo en sus propios países, ellos también son imagen y crianza de Dios, ¿o solamente los judíos son hijos de Dios? ¿Y los demás, qué somos? Si alcanza la plata o la bendición para equipar a un solo soldado judío, ¿por qué no alcanza para bendecir a los soldados del Señor? Finalmente, ¿cuál es el aporte de la realidad judía a nuestros ministerios como para vivir orando por ellos? ¿Quién se hará cargo de nuestras problemáticas como siervos de Dios, o la bendición era solo para Marco Witt y toda esa casta?

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home