Sunday, January 04, 2015

Sin miedo.

Si cumplimos o no con labores proféticas en este mundo, no es de verdad cuestionable, por supuesto que no, y no solo aquello, sino que también, todo lo que se desprende de esta fuerte circunstancia, y es el hecho de que nuestras realidades espirituales, por ser producto del acto puramente creativo de Dios, para nada deberían depender de realidades extranjeras, institucionales, o de cualquier otra naturaleza que no sean las vinculantes al Propósito de Dios, y desde luego, con todas las que dicen relación con el carácter transcultural que asume el mensaje de Dios cuando, inmerso en el Propósito divino, es capaz de traspasar todo tipo de diferencias culturales o idiomáticas, de manera que el mensaje, sea este evangélico o profético, pueda llegar a ser oído y comprendido en la lengua y en los modos en que Dios desea llegar a un específico punto geográfico, sin tener que pasar antes por lenguas supuestamente madres o interpretaciones súper escuetas y llenas de un particular modo de entender el mensaje de Dios como el norteamericano.

Y todo esto ocurre porque en la realidad, El Evangelio del Señor Jesucristo existe, y por lo tanto, El Propósito de Dios y Su Llamamiento Santo, también, quieran aceptarlo o no todos aquellos que para crecer necesitan de la irrigación diaria que les proporciona la vida globalizada de fe, y no la dependencia absoluta a La Voluntad Bendita de un Dios que a pesar de los fuertes murallones que han levantado los traficantes y mercaderes de fe, aún hoy día desea tratar individualmente con el hombre y no de manera corporativa como lo han entendido muchos de los actuales representantes de la vida espiritual globalizada. Así que amados hermanos, nadie en este mundo tiene derecho o está en condiciones de rebajar la importancia de lo que hacemos con tanto esfuerzo por el Señor en este mundo, estén o no de acuerdo una vez más, todos y cada uno de los hermanos que se atreven a contradecir nuestra forma de creer y de defender los valores que Dios nos entregó con tanto amor, porque lo más importante para quienes pretendemos hacer La Voluntad de Dios en este mundo; en la lengua y en los modos que nos caracterizan, y no negando a nuestra realidad cultural su real importancia en el plano profético, es que cuando se llega a la convicción de que por algo estamos en él, y además, ese algo tiene mucho o todo que ver con Dios, infructuoso es que se quiera impedir o poner algún estrecho obstáculo al mensajero cuando, embebido éste del mensaje de Dios, dirige todo su esfuerzo y en la lengua que Dios le ha dado a quienes Dios mismo ha elegido como receptores de Su Bendita Palabra.

Pues bien, naturalmente, esta es una cuestión que a nuestro universal entendimiento de La Palabra de Dios, ha producido enormes problemas al propio Señor a lo largo de toda la historia de la humanidad, y desde el momento mismo en que Él se propuso llegar al hombre con Su Bendita Palabra, porque la mayoría de las personas piensa que un Ministro de Dios, embebido de La Palabra y del Poder de Dios, debe en primer lugar, ser representado antes, o por alguna institución de carácter eclesiástico, o a lo menos recibir algún tipo de apoyo que le signifique plantearse de manera corporativa, y no individual frente a la comunidad del Propósito, es decir, la concepción general, es que ningún hombre debe interpretar el mensaje de Dios si no es a través de la realidad espiritual institucionalizada, lo cual quebranta, inobjetablemente, el espíritu y el carácter con que Dios desea a través de sus propios interlocutores, cautivar el corazón (mente) de los que Él, en Su Sabiduría, ha escogido para desarrollar el gran Propósito de Su Amor y Redención aquí en este mundo. Esto, a mi modo de pensar, de ninguna manera contradice lo que La Palabra dice con respecto a que:

19Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones. 20Pero ante todo sabed esto, que ninguna profecía de la Escritura es asunto de interpretación personal, 21pues ninguna profecía fue dada jamás por un acto de voluntad humana, sino que hombres inspirados por el Espíritu Santo hablaron de parte de Dios.  (II Pedro 1: 19 - 21)

Lo que claramente intenta enseñarnos el Señor a través del Apóstol Pedro, es que la inspiración mediante El Espíritu Santo, existe, en primer lugar, por lo tanto, quien habla inspirado por Él, hace lo que Dios le ha pedido que haga. Luego, que la profecía no es de interpretación personal, es decir, en ningún momento se refiere a lo grupal o institucional sino, a que si un hermano con un ministerio o necesidad específica, sostiene ciertos puntos al respeto de una determinada profecía, este debe considerar todos los aspectos de la profecía en cuestión y no personalizar su exposición, de manera que quienes logren escuchar los planteamientos, no se contradigan con lo que antes, hombres inspirados por Dios, hablaron de parte de Él con respecto a la profecía bíblica. El Espíritu en este contexto no está diciendo que no haya que interpretar la profecía, ni menos que para declararla hay que ser respaldado por una enorme congregación o algo parecido, sino que el que toma este aspecto de La Palabra de Dios, tenga cuidado en no transgredir el propio espíritu de los profetas, es decir, no pasar a llevar lo que ellos en el pasado lograron visualizar en sus tiempos específicos.

En esta misma perspectiva, ha de quedar totalmente claro además, el hecho de que hoy día, afectadas por el transe de la globalización, muchas congregaciones, particularmente aquellas que poseen estructuras materiales poderosas, se las han arreglado para impedir que muchos hermanos con verdades y mensajes trascendentes para la vida espiritual de los creyentes, puedan llegar siquiera a tener alcance a esas particulares existencias. Para evitar que ello no llegue a tener ningún tipo de efecto sobre sus circunscritas estructuras, las organizadas realidades espirituales, son capaces de cualquier cosa con tal de que ciertos ministerios, no logren penetrar sus atrincheradas realidades, y de este modo, debilitar sus poderosas defensas que se hayan al servicio del inexplicable silencio que va, desde mentir a los hermanos, hasta ignorar el hecho de que Dios, en este mundo, plagado de mentiras y de vidas aparentemente transformadas, en donde la codicia y la ambición son parte de la cotidianeidad, el fuerte peso de La Verdad transformadora de vidas, no es precisamente lo que ellos anhelan llegue hasta los oídos mismos de los creyentes, por el contrario, con una forma de Evangelio prácticamente sesgada y parcelada, la intención de muchos de estos Ministros se centra, esencialmente, en la forma en como ellos han interpretado El Reino de Dios o El Cuerpo de Cristo, y no como lo denuncia o lo declara Su Palabra, aunque ello signifique dejar de lado una amplia cantidad de pequeños pero no menos importantes Ministerios que también por VOLUNTAD DE DIOS Y NO DE OTRA COSA SEÑORES, cumplen con labores sacerdotales y proféticas, sin olvidar también las pedagógicas. Desde este valioso espacio, ustedes han advertido con el correr del tiempo, que uno de mis mayores esfuerzos ha apuntado precisamente, a tratar de hacer ver a los cristianos embebidos con esta forma de fe, que también existe dentro del Cuerpo de Cristo, pequeños e importantes Ministerios que también cumplen con labores catalizadoras que la nueva fe actual de los silencios encubridores, no reconoce ni desea apoyar, sino que aparte de ignorarlos, que es mucho para una pequeña realidad que sí debería ser considerada, a veces se las ridiculiza o simplemente se las denosta, negando el hecho de que Dios, en su enorme y siempre cuestionada Sabiduría y Poder, tiene el derecho de hablarnos cuando quiera y de la manera que Él sabiamente ha establecido para nuestros tiempos. 
   
El Cuerpo de Cristo amados hermanos, es una realidad enorme cuando se trata de hablar de Ministerios, porque no solo existe el Ministerio Pastoral en el contexto de La Iglesia de Cristo, sino que además, una amplia gama de herramientas espirituales más que también son utilizadas por el Señor para que nuestro cristianismo, pueda llegar a comprender desde muchas perspectivas espirituales posibles, la realidad de Cristo y El Misterio que envuelve a Su Gloriosa y Eterna Persona. Lamentablemente, cuando las congregaciones se arroban el derecho de la fe y creen saberlo todo, y lo que es peor, cuando viven y piensan de este modo la fe de nuestro Señor Jesucristo, es cuando esta antipatía por conocer a otras personas con diferentes ministerios más se acrecienta, allí es cuando lo nominal e institucional, cobra la vida espiritual de muchos cristianos que en esa circunstancia, fácilmente se dejan llevar por una corriente filosófica que en lo práctico, en nada parece siquiera estar imitando al verdadero Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Yo mismo, a través de mi vida ITINERANTE DE FE, y cumpliendo labores como siervo del Señor en nuestro país, y no solo como Ministerio Dúo Sal, he sido testigo de esta fuerte segregación de la que hemos sido objeto por años por parte de Congregaciones que al parecer, no han entendido absolutamente nada acerca del valor de los Ministerios que el Señor ha levantado en nuestras siempre cuestionables realidades, para dar a conocer Su bendito Mensaje a través de la infinidad de modos y formas que solo Dios posee. Este tipo de congregaciones por lo general, no reconoce en primer lugar, La Obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, es decir, ellos no reconocen que en nuestras vidas, es El Propio Espíritu Santo y no otra cosa el que nos lleva o nos indica qué debemos decir y de qué manera. En segundo lugar, obran no solo con egoísmo, sino que además, su incredulidad no es algo que podamos poner en duda, así que por lo tanto, lo que ellos hacen cuando rechazan la existencia de nuestros pequeños Ministerios, en el fondo están resistiendo la importancia del testimonio que El Espíritu Santo de Dios, ha venido dando a través de nuestras vidas por largos años de historia en nuestra propia patria. Este fundamental escollo que La Iglesia institucionaliza no ha podido sobrepasar en esta realidad llamada Chile, impide a los creyentes mismos, inmersos en estas realidades, comprender en profundidad el hecho de que Dios, El Eterno, El Señor de todas las cosas, es tan Soberano y dueño de Su Propia Voluntad, que cuando elige a alguien para llevar un mensaje a Su Pueblo o a Su Iglesia, Él lo hace considerando todo tipo de condiciones y especulaciones al respecto de Su Elección, por ello mismo es que la labor profética en La Escritura, nunca fue una tarea fácil para Dios, ni tampoco para los hombres que debieron ejecutar dicha labor, por el contrario, la dificultad en relación al carácter y forma del que Dios eligió como portador de Su Mensaje, fue una constante queja que muchas veces puso en duda el propio valor del mensaje de Dios para el tiempo en que fue enviado. 

Los profetas del Señor entonces en el pasado, fueron todos cuestionados, puestos en duda, y como todos sabemos, hasta eliminados por declarar el mensaje de Dios en el tiempo en que ellos vivieron. Ellos mismos, como mensajeros, como hombres llenos de temor y de dudas, se llenaron también de incertidumbre al momento de la elección de Dios, no obstante, la fuerza con la que Dios actuó en sus vidas, fueron las motivaciones  suficientes que llevaron a muchos de estos valientes hombres, hasta entregar sus vidas por el mensaje de La Palabra de Dios, lo cual debería resultar en un ejemplo para los comerciantes actuales de la fe, que viven enraizados en sus proyectos materialistas de la realidad del Reino de Dios aquí en la tierra. Hoy día, si bien no te quitan la vida, la indiferencia con la que te tratan, o en el peor de los casos, con la que no te tratan, se transforma en una manera práctica de asesinarte de forma espiritual, es decir, los propios cristianos con sus estructuradas realidades a su servicio, prestan a veces, un valioso servicio al dios de la oscuridad y amo de este sistema, cuando, emprendiéndola contra un humilde obrero de La Palabra de Dios, sea esta cantada o predicada, o la forma que esta tenga, impiden que el mensaje, que es lo realmente importante en toda esta cuestión, pueda alcanzar las vidas de los hermanos que según El Espíritu Santo, necesitan de él. Lamentablemente, Ministros que se jactan de su condición, que acostumbran a rodearse de gente que hace olas a sus vidas, han tomado el control de realidades que hoy día podrían estar siendo afectadas por el mensaje profético verdadero de Dios, no del que traen servidores y meretrices de un evangelio que se ha vuelto inocuo incluso en sus propios países como, México, Colombia, el mismísimo Estados Unidos, etc. Haga el ejercicio y reflexione, ¿cuántos cantantes profesionales del evangelio de hoy, son verdaderos mensajeros proféticos enviados al pueblo para hacerles ver el MENSAJE DE DIOS PARA SUS VIDAS? ¿Cuántos? Finalmente, ¿en cuál de ellos pondría toda su confianza para esperar El Retorno del Señor a este mundo, aún sabiendo el curso que siguen sus MINISTERIOS EN LO REFERENTE AL DINERO?

Está bastante claro para mí que en el día de hoy, la segregación violenta y apremiante a la que hemos sido expuestos con nuestros humildes Ministerios por parte de congregaciones poderosas en lo material y económico, solo viene a reafirmar la idea de que LA APOSTASÍA, ya no es una cuestión de carácter futurista, sino que se encuentra enquistada no sé por cuanto tiempo atrás, en la propia vida de todas estas congregaciones sectarias que solo ven el beneficio de sus propias Instituciones, y no en el del Cuerpo todo al que deberían proteger de otras influencias de verdad peligrosas, como son el hedonismo, la avaricia, el materialismo, el consumismo, y otras versiones más de las desviaciones en las que se encuentra disfrutando del bienestar económico, la impostora realidad actual de La Iglesia verdadera de Cristo Bíblica, la cual abunda en textos y supuestas interpretaciones de la verdad que todos nosotros ya conocemos.

Muchos hermanos y amigos míos, poco menos que me han dicho que estoy pecando por declarar estas verdades a través de este medio, y que por lo tanto, debería dejar que las cosas siguieran su propio curso y no preocuparme por semejantes circunstancias. Bueno, ellos en particular, no dependen de Ministerios de fe como yo, de manera que si hablamos de sueldos, de seguridad social, educación para los hijos, y para qué decir de salud, están más que asegurados, como también el silencio con que deben actuar para no perder todas esas garantías que te brinda la indiferencia, a la cual se opone terminantemente La Palabra Bendita del SEÑOR, así que el oírlos, puede resultar hasta desequilibrante para alguien sin experiencia ni Ministerio Sacerdotal, pero no para mí, que lo perdí todo en esta realidad, pero que tengo la esperanza de ganar lo más grande que ha ofrecido DIOS a la humanidad para los que esperan de verdad en ÉL, y que es La Vida Eterna. Por ello, no tengo miedo en confrontar estas realidades, porque ellos no me atemorizan con sus poderes fácticos, con sus relaciones con los gobiernos de turno, con su filiación y amistad con realidades corruptas, con las montañas de dinero que logran obtener producto de propagar en el mundo, una fe corrupta y pervertida como la que hoy viven muchos cristianos, desde luego que no, un mensaje profético de verdad, un hombre que de verdad ha sido puesto por EL SEÑOR en este mundo para luchar en Nombre de Su Dios, no busca ganar GRAMMYS ni tampoco ganarse el cariño de toda la gente, desde luego que no, todo hombre que ha sido puesto por DIOS para representar Su Palabra y darle sentido en el tiempo que él vive, debe sufrir persecución, se trata de un estigma que Su Palabra establece poderosamente para esta clase de personas, es una huella, una marca profunda, algo que te forma y te brinda el CARÁCTER para decir que no, cuando hay que hacerlo y todos te piden que guardes silencio.   


Vivimos pues, tiempos sumamente peligrosos para todos los que llevamos sobre nuestras espaldas, la responsabilidad del mensaje de SU PALABRA para este tiempo y esta realidad chilensis tan amoldada a las situaciones extra bíblicas, el sistema sabe compensar a quienes guardan silencio, pero como decía antes, también sabe cerrar las puertas a quienes ellos creen pueden transferir a los hermanos, un tipo de reflexión que podría poner en peligro, este verdadero mercado de oportunidades en el cual se haya sumida la cristiandad mundial de LA FE PROTESTANTE. Sin embargo, muchos de estos siervos verdaderos de DIOS, han preferido pasar la prueba, y de este modo, no han puesto su mensaje ni su ministerio al servicio de estas grandes y poderosas castas que hoy día creen ser capaces de segregar e ignorar, Ministerios y vidas que con mucho sacrificio, son capaces de sobrevivir en medio de semejantes experiencias. La Palabra Bendita de DIOS, nos da la fuerza para seguir confiando en ÉL, pues nada de lo que el hombre ha sembrado lejos de Su Voluntad, tendrá vigencia ni valor en el futuro, salvo para ser juzgado y condenado como debe ser, tenemos la experiencia ya vivida de hombres que lo dieron todo para que el mensaje de DIOS, pudiese llegar al destino indicado por ÉL, y dentro del PROPÓSITO para el cual fue enviado por Dios, quienes duden de la importancia de nuestras realidades entonces, también un día tendrán que dar cuenta por su incredulidad, nosotros en cambio, por nuestra confianza y valor puestos en La Persona de Nuestro Señor y Salvador, seremos testigos y participantes directos cuando Dios, en ese momento, pida cuentas a quienes hoy día se jactaron y humillaron con su proceder, a muchos de estos PEQUEÑOS que solo quisieron hacer La Voluntad de DIOS, pero que por la indiferencia de estos poderosos negligentes, el mensaje de DIOS de manera profética, jamás pudo llegar a las vidas de quienes más lo necesitaban, incluida La Iglesia Apóstata actual. 

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home