Sunday, April 26, 2015

La importancia de la vida valórica en Cristo.



¿Cuál es el recurso con que cuenta el cristianismo actual para influir sobre una sociedad contraria a los valores trascendentes y espirituales?

¿Cuál el su verdadero y genuino capital entonces, la alabanza, los predicadores, los templos en que se han gastado millones, los viajes y gustos que se dan los representantes de este sistema religioso?

¿Qué significado puede tener para una forma de cristianismo sumido en el recurso de las bendiciones temporales el valor de La Palabra, la importancia de los valores inculcados por los primeros cristianos a los seguidores de Jesús, como son la moral, la ética de Cristo, y la misericordia?

¿Cuál la importancia de un solo hombre con sentido de la vida que se atreve a refrendar su existencia en Cristo a través de las convicciones?

Desde luego que nada, pues hoy día lo que cuenta, nada tiene que ver con la vida valorica, es más, la persona que viva de este modo su experiencia cristiana, es denostada por la mayoría, es humillada, y por lo tanto, debe emigrar. Queda claro que La Palabra que en esas realidades se comparte o se predica, no contiene el poder transformador que en otrora entendemos así procedía con la ayuda del Espíritu Santo, los escritos apostólicos así lo testifican, el problema es que el protestantismo mundial, siguiendo el ejemplo de la Prostituta romana, abandonó los principios de la fe original que se supone iba reformar, para darle verdadera importancia a las cosas de este mundo, las cuales carecen por completo de vocación eterna. Los tiempos por lo tanto, han cambiado, poderosamente, todo ha cambiado para dar a luz a una especie de cristianismo que se ha detenido en las bendiciones materiales que este sistema perverso le ofrece, lo cual, deja en evidencia que La Palabra profética del Señor, no miente, y por lo tanto, si no estoy equivocado, el cristianismo actual se encuentra en una verdadera calle sin salida, o mejor dicho, en medio de una tremenda y desolada encrucijada.

Si el cristianismo nació, creció y se desarrolló en la historia, La Biblia nos aclara con una lucidez sobrecogedora en el Nuevo Testamento, que la razón de su florecimiento, se haya totalmente acreditada en cada uno de los textos que nos hablan de la vida de los primeros cristianos, y por supuesto, del poder transformador con que El Espíritu Santo, llegó a obrar en la vida de un grupo de personas que se desprendieron de un sistema de vida en el cual, aunque nos parezca extraño, en mucho se parecía al que hoy día merodea nuestras vidas, ya sea en forma directa o indirecta, el caso es que los primeros cristianos, creyeron, se convirtieron, lucharon y vencieron, y los cristianos de hoy, deberíamos hacer un gran esfuerzo por comprender cuales fueron las verdaderas razones de este florecimiento. Estudiando este aspecto, debo ser honesto en todos los sentidos, y para mí, una manifestación como la que vemos en los primeros capítulos del libro de Los Hechos, solo nos habla de un enorme e imperecedero milagro, por supuesto que sí, un milagro en el cual El Espíritu Santo, obrando de manera sobrenatural, previó todo el contexto en el cual La Iglesia de Cristo de ese momento, sin templo, sin relación con el sistema, sin psicología pastoral, sin premios Grammy para los que adoraban al Señor, sin los millones de que se jactan los grandes empresarios de la fe prostituida, en fin, sin toda la maleza con que cuenta el cristianismo actual para reivindicar la importancia de Las Escrituras en un tiempo que se predica mucho, pero que se discipula y enseña poco, iba a sufrir los embates de una historia plagada de mentiras y engaños, lo cual permite, incluso hoy día, que La Apostasía que se halla en completa vigencia, no afecte a ese siempre valioso remanente que Dios ha destinado para este tiempo, El Santo Espíritu de Dios, al contrario del pensamiento con que guían las vidas de millones de personas hacia donde no sabemos los mercenarios de hoy, sigue hablando a las pequeñas comunidades, cosa que un cristiano sencillo y común, encuentre en los valiosos pasajes de este maravilloso libro de Los Hechos, aún pasados miles de años, a pesar de toda la psicología y los métodos mundanos de convertimiento utilizados para según ellos, hacer crecer La Iglesia, la inescrutable e inamovible verdad de Dios, y todo porque en la realidad, El Señor sabía de los engaños que se cernirían sobre el cristianismo floreciente, lo cual traería como consecuencia que la voz de muchos engañadores y mutiladores del Cuerpo y de La Palabra, fuera aceptada como de Dios por las grandes multitiendas de la fe protestante mundial.

Si no entendemos mal entonces, el libro de Los Hechos, como toda La Palabra de Dios, fue escrita para que los cristianos amantes de la verdad de este tiempo computarizado y satelital, también investigáramos y no nos dejásemos embaucar por nadie, ello es un logro enorme de Dios hermanos, porque La Palabra de Dios, nos guste o no, para eso fue concebida y luego escrita, no para que los predicadores se peinen con ella, o para escuchar a diario los reducidos consejos que nos da la Radio Armonía acerca de verdades demasiado trascendentes como para empequeñecerlas o simplemente obviarlas, por lo tanto, si La Palabra existe aún, es para que la leamos, para que la investiguemos, para que busquemos y aprendamos desde la fuente misma lo que por Llamamiento y vocación, deberíamos aprender. La Biblia no es un adorno sino, una fuente de conocimiento y de fortaleza espiritual invaluable. Dios, en Su Eterna Sabiduría, se encargó precisamente, y en un tiempo sùper difícil como fue en los días del primer cristianismo, de elegir y capacitar a los hombres adecuados para investigar en sus respectivos contextos históricos, en todos los elementos que la realidad de ellos les ofrecía, con el propósito de dejar para la posteridad, un recurso histórico y testimonial, evidente e irrefutable, lo cual, indudablemente, viene a desmoronar las aspiraciones de todo esa gente que hoy día pretende evadir, con una crudeza inexplicable, este importantísimo y valioso instrumento Histórico – Profético que es La Palabra Bendita de Dios, mucho más enorme que los millones de Witt, y de toda esa demoledora y decadente demostración de indiferencia a manos de los desertores que ha producido el cristianismo apostata y comercial. Pensar si quiera en que los expositores actuales de La Prosperidad y toda esa manga de traficantes, tiene la razón cuando afirman que las bendiciones materiales son mucho más importantes que los frutos del Espíritu y de la vida de renuncia, pasándose por alto como decía, el enorme recurso de Su Palabra, a vista de un cristianismo que no experimenta ninguna clase de conmoción al respecto, nos vuelve absolutamente a la misma medida valorica de los apostatas, porque si nos esforzamos un poco y dirigimos toda nuestra atención hacia el fundamento del cristianismo y de la manera como nuestros primeros padres lo entendieron y lo llegaron a practicar, es claro que alguien miente, descaradamente, no en el pasado sino, hoy mismo, y no somos precisamente quienes intentamos a través de una vida valórica, conservar en algo la pureza de este legado divino, por el contrario, hoy día, el precio de un engaño o una mentira, está asegurado, con el fin de que uno pueda callar todo lo que la gente no tenga que oír, y en el peor de los casos, todo lo que Dios te ha mandado que digas en Su Bendito Nombre.

El cristianismo por lo tanto, se encuentra en absoluta decadencia gracias a estos manipuladores de conciencia que hoy día actúan más como operadores de empresas que como enviados de Dios. Este no era evidentemente el Propósito del Señor cuando llamó a sus discípulos, por el contrario, los nuevos Ingenieros comerciales de la fe protestante mundial, se han encargado de ridiculizar el Ministerio del Maestro con su arrogancia, por lo tanto, el cristianismo, como un recurso integral para la propagación de los valores fundamentales que expresó el creador del cristianismo hace ya, 2000 años atrás, se encuentra en un verdadero peligro, mucho más de lo que pensábamos, se trata de algo casi imperceptible para una gran mayoría de creyentes, lo cual a mi modo de ver la realidad, se constituye en una verdadera desgracia. Y esto no ocurre por simple gravidez o perdida de la memoria, no amigos, esto ha ocurrido simplemente, porque el espíritu carroñero y materialista del mundo secular, se ha enquistado de tal forma en el alma de nuestro cristianismo, que ya no se mide el daño que podamos estar provocando con ello, a quienes de verdad hacemos el esfuerzo por proteger semejante recurso como son, La Verdad, La Ética de Cristo, La Caridad, y otros muy relevantes valores del cristianismo histórico y apostólico, principal eslabón que debería acercarnos a lo menos al pensamiento de Cristo y al de sus Apóstoles, algo que ya no cuenta indudablemente para los tecnócratas de La Palabra, hoy día en completa vigencia en el mundo de las predicaciones, ni menos para los mensajeros musicales que hoy día se han convertido en millonarios gracias al silencio propagado y establecido por la industria de la fe protestante mundial, sin obviar la importancia ÉTICA que ha tenido el propio cristianismo con su silencio, en tan relevante situación. No hay manera de competir con semejante realidad, desde luego que no, y lo digo como cantautor y cultivador de un Ministerio que el cristianismo chilensis aún no comprende ni menos ha PROTEGIDO, parece ser una batalla perdida y ridícula en su concepción, pues no se trata de un simple mecanismo de transmisión de un mensaje solamente, sino, de una de las industrias más poderosas generadora de millones de dólares en todo el mundo, y por lo tanto, en absoluta desigualdad en cuanto a métodos y medios para realizar o desarrollar algún tipo de proyecto musical o de otra naturaleza, lo realmente triste, es que muchos Ministros de Dios, amparados en su discreción que yo no comprendo, por tratarse de nuestra realidad espiritual de PROFÉTICA, conocen en profundidad este tema, sin embargo, no solo lo ignoran, sino que peor, están de acuerdo con que así sea, obviando nuevamente, el carácter profético que Dios nos ha dado dentro de una realidad que no cumple con los mandatos de Dios al respecto, por ello, poco o nada podríamos encontrar de Dios en un tipo de manifestación semejante, solo pido que hagan el ejercicio y piensen por un momento en lo siguiente:

¿Cuál es el costo de una grabación profesional de un cantante cristiano tipo HD?

¿Cuánto el costo de vida de una realidad de este tipo?

¿Cuánto podríamos hacer en beneficio de creativos jóvenes en este país si la Industria de la música cristiana, tuviese realmente vocación de servicio?

La música cristiana profesional, ¿no servirá más para mantener a la gente distante de las verdades supremas de la fe que otra cosa?

Compárese a esta industria con las limitaciones con que debemos luchar a diario quienes tenemos llamamientos y ministerios limítrofes en cuanto a recursos para desarrollarlos, es como si a Dios se le hubiese olvidado entregarnos la fórmula para llegar a materializar tales propósitos, sin embargo, y a pesar de la desigualdad en cuanto al trato de Dios para con nuestras vidas, nuestros esfuerzos se ven a veces recompensados en un sencillo cd que no cuenta más que con un mensaje, una guitarra, o una armónica en mi caso personal, y por su puesto, de una voz que la enfermedad se ha encargado de quebrantar aún más. Está más que claro entonces, que para un hombre como yo, el tiempo de mi partida de esta forma de cristianismo, tiene sus días contados, nadie se preocupó de nuestros dramas, nadie creyó verdaderamente importante que alguien como yo, por ejemplo, utilizara el canto cristiano para decir ciertas cosas que en la realidad, el cristianismo de las bendiciones materiales necesita urgentemente oír, por el contrario, seguimos siendo ignorados, no recibimos ayudas como los grandes ministerios, ni hablar de los diezmos, ello en la realidad no existe, y por lo tanto, una sola cosa en mi personal visión me queda por hacer, intentar decir todo lo que Dios me ha mandado decir en este tiempo y desde luego, dedicar todo lo que queda de mi vida a esforzarme aún más de lo que me he esforzado para darle a mis hijos, lo que ellos se merecen como hijos de Dios, y no ha seguir aguardando por una conciencia social cristiana que jamás se hizo presente en mi realidad ministerial, en la proporción como yo me he dedicado a servir al Señor, por el contrario, a pesar de la dolorosa y devastadora enfermedad que me aqueja, la espera se convierte en una pesadilla.       

Por ello es que cuando yo me convertí a finales de los años setenta, reflexiono y llegó a la honesta deducción de que en ese acto de convertimiento, yo no lo hice pensando que un día iba a recoger millones gracias al servicio de Dios, no obstante, tampoco me convertí al cristianismo para aceptar en silencio la enorme corruptela en que se haya sumida esta realidad, gracias a aquellos que por ministerio, debieron haber hecho algo para impedir que esta clase de personas emergieran dentro de las filas del cristianismo. Como decía, todo ha cambiado, desde luego, no es una novedad, pero el desgano se hace presente hermanos, el fastidio pasa a ser una norma en tu alma, y cuando ello ocurre, es porque a nadie simplemente le ha preocupado que un hombre de Dios, con muchos años de servicio en este país, la realidad ministerial se convierta en una queja, en una enorme e imborrable congoja diaria, y por la cual, al final de todo, uno es el que pasa a ser el que está mal, y no el sistema podrido de la fe protestante que alimenta el corazón de millones de personas que no tienen la mínima idea de qué se trata en verdad el cristianismo. Uno se moviliza, intenta por todos lo medios conocidos y por conocer de dar a conocer lo que se puede hacer con pocos recursos, aún así, te endeudas, le quitas a los tuyos para darle a Dios, y al final, terminas arrinconado, solo así uno puede entender el por qué cuando hay nuevos pastores en la JOTABECHE, se pelean hasta por televisión, ¿o creen los Pentecostáles de ese lugar que con coros y alabanzas se van a borrar todas las vergüenzas que han hecho pasara al Señor por la ambición de poder y dinero de unos pocos?

¡No me hagan reír amigos, no somos tontos!

El canto valorico entonces, el que yo defiendo desde mi humilde trinchera, aún tiene voz, desde luego que sí, lenta, pero perseverantemente, estoy intentando de acuerdo a nuestros medios, de dejar en CDs, todo lo que Dios ha puesto en mi corazón, de este modo es como junto a los hermanos que colaboran con mi Ministerio, Dios, El Único Dios de la Historia del cristianismo, se vale en medio de un mundo que rechaza lo sobrenatural, o peor, que en la boca de quienes más se han nutrido y enriquecido con las alabanzas, la palabra SOBRENATURAL ha llegado a significar BENDICIONES MATERIALES, en todo caso, un milagro, que en el plano espiritual se traduce a otras variables diferentes a los planteamientos de los desertores, solo puede significar para una persona como yo, la sanidad total de mi traquea y de todo mi aparato respiratorio, el cual, en estos días, me ha dejado sin poder siquiera trabajar, y lo que además me obliga, a tener que usar morfina de manera constante, debido a los dolores y al malestar de este cáncer que corroe mis vías respiratorias, pero que por la misericordia de Dios, a pesar de lo que digan mis detractores, que nos son pocos, aún sirve para glorificar El Nombre Glorioso del Señor Jesucristo, y con eso, tengo bastante, eso si sería SOBRENATURAL. La vida valorica entonces, la que en mis cantos está absolutamente presente, no es del agrado de las radios cristianas que solo desean mantener tranquilas a las personas, ellos no admiten que los peligros en que esta la cristiandad de hoy, terminará por destruir muchas vidas, por supuesto que no, ello echaría por tierra el negocio, sin embargo, queda poco tiempo hermanos, el corazón, mi corazón, que también se encuentra afectado por este mal, y que a veces siento que se desarma, me dice que El Señor está cerca, muy cerca de nuestras decadencias, muy encima de nuestras pobrezas y miserias, tan cerca que podemos percibirlo, aún en el cato de un ave, aún en la sonrisa de un niño, prefiero quedarme con esta visión y no ausentarme de un verdad que ha hecho de mi vida, una verdadera historia de amor con El Señor, todo lo demás no sirve amados, todo lo demás es vanidad, en eso sí tenía mucha razón el sabio, pero el cristianismo de hoy, ¿sabrá realmente ver las diferencias? ¿Será capaz con sus bendiciones y gritos de júbilo de comprender su rol en medio de un mundo colapsado de sensualidad y carente de vida valorica? Esta por verse, mientras, el desafío continúa para mí, no hay tiempo para renegar del dolor, no hay tiempo para maldecir o proferir palabras de desaliento, uno debe sobreponerse y asirse de la armadura que como GLADIADOR, te ha acompañado desde siempre, nuevamente deberás enfrentarte a los diferentes enemigos que han hecho estrago de un cristianismo que olvidó, paulatinamente, el valor de una historia que se haya enquistada en la memoria de quienes creemos, con toda el alma y el poder de nuestras convicciones, en la veracidad de Las Escrituras, todo lo demás, está demás.


¡Así ha dicho Jehová! 

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home