Wednesday, January 18, 2017

PERO CUANDO YA FUI HOMBRE, DEJÉ LO QUE ERA DE NIÑO.


Entonces, siento una gran preocupación cuando comparto con personas que se muestran neutras en problemas que me parece, no tienen ni dos caras ni cuentan con varias explicaciones, solo pienso en los grandes miedos que este tipo de personas debe enfrentar para mantenerse de ese modo en la vida valórica, porque es una actitud, una posición ética la que han asumido frente a cosas de verdad trascendentes para la vida del ser humano, y desde esa representación que ellos hacen, la idea que queda flotando en mi cabeza después de haber contactado sus vidas es, “cuánto valoran el pequeño mundo que han sido capaces de construir, cuán frágil será, ¿cuál será la dimensión o el tipo de miedo con el que están luchando a diario para que en vez de afrontar la realidad y tomar decisiones fuertes con su vida valórica, elijan un campo tan extenso y tan poco claro para poner en ese lugar algo tan importante como la vida de nuestras convicciones?

Es esta una de las razones más fuertes por las que yo me expreso como lo hago, quienes han seguido mis reflexiones por años en Internet a través de mi Blog, saben que mi lenguaje es directo, claro, tú no puedes esperar que la gente entienda o tome parte de lo que haces si te comportas como un niño frente a ellos, Pablo, el gran Apóstol de Jesús, dijo alguna vez algo increíble que a veces siento no muchos han experimentado:

 “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.”

(Corintios 13: 11)

Uno no se transforma en hombre o mujer porque hace cosas de grandes, no amigos, se trata de un paso increíble que uno da cuando la vida, con todas sus erráticas influencias sobre nuestras existencias, acecha de tal forma el ser, que no te deja alternativa alguna, o cuando el alma y el instinto, vulnerados por fuerzas inmensamente superiores a todos tus sueños y anhelos, desencadenan en tu ser, una tormenta imposible de discurrir y contener, en ese momento las cosas quedan expuestas al vacío y la incredulidad, y es ahí cuando te decides a tomar parte, porque el primer implicado en todo esto eres tú, nadie más podría entender lo que está sucediendo contigo, nadie más que tú y Dios. Algunos prefieren ignorar, otros deciden no tomar parte, pero en la mayoría de los casos, todos asumimos los costos y nos embarcamos de verdad en esta gran travesía de madurar, de no quedarnos “enanitos de por vida”, de vivir una vida centrada en lo que otros deciden, y por último, de hacer como que somos chicos pero en nuestro interior, debatiendo con todo lo que uno trae el modo de ser de los que sí se atreven a expresar lo que sienten, sin miedo a nada.

El trabajo de escribir, el publicar lo que escribo, el haber escuchado personas disidentes a lo que yo pienso por largo tiempo, el saberme leído por gente de otros países que no conozco, todo ello te va ofreciendo un caudal, una panorámica que otros no tienen, porque la superficie en donde se extiende el mundo que ellos han elegido como terciopelo para vivir sus emociones y formas de creer y de vivir la vida, está completamente definido y protegido, en cambio yo no, no tengo esa fortuna, tú no sabes que en un momento a otro, aparecen personas que pueden hasta escupirte por lo que te has atrevido a decir, eso te forma, te la da las agallas para valorar lo que eres, como persona, como ente reflexivo para tu país, ya no te ves como segundo de nadie, escribir se torna uno de los más bellos trabajos que Dios y la vida pudieron haberte entregado, no puedes dormir, tienes que tomar tu lápiz o pluma o lo que sea, y volver a plasmar la idea, es algo increíble que quienes tienen este hábito lo deben experimentar constantemente.

Esto y mucho más, es lo que hace que el miedo prácticamente no exista en mi modo de encarar mi trabajo tanto literario como el de compositor, “el niño”, del cual hablaba El Apóstol en su reflexión acerca de la caridad, no es que ya haya dejado al hombre, para nada, no dice aquello, sino, el hablar, juzgar, pensar como niño, se torna insostenible cuando la vida nos demanda o requiere en todas las dimensiones del ser, Cristo es una de las más extrañas pero grandes diferencias que hay en la historia del mundo, porque desde pequeño Él manifestó cosas que no estaban determinadas hacer precisamente por un niño, como el de abandonar a sus padres en una ida a Jerusalén, y encontrarlo discutiendo con los maestros de su tiempo la Ley de Jehová, ello, estaba determinado solo para gente adulta. Su verdadera naturaleza divina, no pudo al parecer, ser contenida por la humanidad en la que Él vino a este mundo, no obstante, es claro que su niñez no fue menos bella que la de cualquier niño humilde de su Nación.

No podría entonces abordar esta inmensidad valórica, ya no se trata solo de una persona que escribe algunas cosas en Internet, yo lo tengo claro, para poder asumir o tomar conciencia de lo que soy realmente para Dios y muchas personas que leen mis artículos y opinan de ellos además, he debido pagar un costo enorme, hacerme de una forma de ser y un mundo que me permita desarrollar una dinámica de escritor, aunque aún no haya publicado un solo libro, eso es para después, lo importante está en lo que hoy está sucediendo con lo que hago, en la manera como este gran Propósito divino, se cumple en mi vida del tipo nómade, en toda esas miles y miles de personas que han logrado tener un contacto con mi modo de ser y de entender los grandes conflictos de la fe, los grandes dramas de las sociedades nuestras, con sus guerras, sus desarmes, sus derramamientos de sangre, sus perversiones, en fin, todo esto es lo que te forma valórica y moralmente para dar pasos aún mayores con tu vida y todo lo que haces.

El miedo y el temor al ridículo hace mucho tiempo quedaron atrás, sumergidos, en una especie de tártaro inexpugnable, en donde nadie puede tomarlos y traerlos a este presente, puede que de repente aparezcan nuevas formas de miedo, tal vez, no sé, mientras tanto, no doy crédito a todo aquello, la fortaleza del movimiento que guía mi instinto me dice que debo continuar, porque el haberme hecho responsable de todo lo que digo y compongo en mis canciones, me ayudó a comprender la importancia de nuestra vida valórica, del enorme significado que puede tener para uno mismo, el pensar y tomar decisiones propias o personales.

Cuando uno es capaz de abordar la vida del Señor simplemente leyendo los Evangelios, se da cuenta de cuán inservible es, una montaña enorme de palabras y explicaciones que los seres humanos damos a los demás, cuando tratamos de decir o explicar a los demás lo que sentimos. Jesús era una persona que no perdía su tiempo en lo que no tiene sentido o te va a desperfilar de lo que crees es importante. Hoy, que vivimos en el tiempo de la imagen, centrados más en lo que somos capaces de proyectar que en lo que realmente somos en nuestro mundo interior, la verdad, en su esencia valórica, se haya absolutamente pasada a llevar, colapsada en su ámbito de recelosa y eterna obstinación, y no se debe a que no comprendamos qué o cuáles cosas son las que sustentamos cuando decimos la verdad, sino porque a veces, en nuestro simple orgullo, ni si quiera somos capaces de otorgar a quienes debemos luego de haber oído aunque sea, una verdad pequeña a nuestro entender, pero una verdad al fin y al cabo.

El miedo a ser cuestionados nos consume, de tal manera que en esta circunstancia, aparece o damos a luz, una forma perversa de seres humanos, los indecisos, “los intermedio”, es decir, nuestra sociedad de los adelantos tecnológicos que nos deslumbran, es capaz de producir seres humanos que frente a lo inmoral, balbucean, como niños, frente a desastre ético y valórico de este mundo, sonríen, quizás por ello es que tanta trivialidad sin sentido, esté absolutamente contenida en las redes sociales como Facebook, sin reflexión, sin puntos de vista, o lo que es peor, que los demás digan pero uno, “jamás dar a conocer lo que piensa”, para no tener problemas.

Una gran cantidad de problemas que Jesús debió sortear en su corto pero intenso Ministerio en Palestina, se debió principalmente a la clase de oposición que dio a ciertos hechos que marcaron su vida y su mensaje finalmente, Él pudo haber evitado muchos de los dramas que sufrió con solo guardar silencio, pero el hecho de haber comprendido que Él era La Persona sindicada para ejercer el liderazgo entre los hombres de su tiempo, le obligó a tener que asumir el costo, de ese modo es como se formó Su Carácter de predicador y enseñador, opinando, comprendiendo que a pesar de ser ÉL el portador de La Luz verdadera que venía a este mundo, las tinieblas que rodeaban y eran parte de nuestro mundo, pueden provocarte todas estas dificultades si no tomas las decisiones acertadas en el campo de la vida valórica, incluso dejarte sin ninguna clase de posibilidad.

No es fácil asumir los retos valóricos que están implicados en nuestra realidad espiritual, no es fácil sobrellevar el hecho de que los demás te conozcan porque piensas o crees entender el mundo de manera muy diferente a como lo piensan o lo ven los demás, Pablo nos da el empuje cuando nos dice que el niño, no desaparece de nosotros cuando debemos asumir nuestras conciencia valórica, solo que debemos dejar atrás esas cosas de niños, pero en el alma, ¿quién va a dejar el niño que Dios nos ha dado? Ninguno de nosotros, es demasiado apreciado por nosotros para desarraigarlo por completo del ser, Jesús dijo:

En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo:

¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?

Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.”

(Mateo 18: 1 – 5)
Pero en la misma carta, Corintios l, un capítulo más adelante Pablo dice:
"Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar."
(Corintios l Capitulo 14)


0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home