Friday, September 22, 2017

¡...VIGILANDO POR AMANDA...!


Amado Padre, 

en la humildad de este cuarto en el cual, esta noche, mi vida se ha volcado con todo mi ser a Tu Persona, recurro a Ti Padre amado, porque sabemos que Tú eres un Padre bueno, un Padre que se apiada de nuestras vidas, que estás constantemente preocupado de nuestras necesidades, las del alma, las del diario vivir, y por lo tanto, por esa confianza que Tú has depositado en nuestras vidas, es que esta noche clamo a Ti, clamo junto a todos mis hermanos, junto a todos los que a estas horas de la madrugada, aún tenemos nuestras lámparas encendidas, rogándote por la pequeña “Amanda”, quien, en unas cuántas horas más, será intervenida clínicamente en la ciudad de Rancagüa.

Señor, Tú nos has enseñado que para Ti, nada hay imposible, que todo lo que pidamos con fe y creyendo con el alma que lo vas a hacer, Tú lo harás, con esa convicción amado Dios, rogamos esta noche, clamamos, pedimos, solicitamos Tu Misericordia, esa misma ternura que hemos visto a lo largo de todo nuestro caminar en Ti, porque sabemos que eres un Dios bueno, un Dios que se compadece de nuestras vidas, y por lo tanto, no dudamos de ello, sino, confiamos, plenamente, y nos dejamos elevar en Tu Presencia en Fe, como lo hacen las aves sobre el mar, como un niño coge las manos de sus padres y confía.

Hemos dejado atrás nuestros propios problemas, nuestras propias ansiedades, las hemos puesto a tus pies mi buen Señor, para dar lugar a esta necesidad que hoy nos mantiene despiertos clamando, intercediendo, como vigías, como verdaderos atalayas tuyos, porque sabemos que sin Ti, nada podemos, porque la pequeña “Amanda” te necesita, te requiere, y porque además sus padres, también han puesto toda su confianza en Tu Amor, de manera que esta noche Señor, junto a todos los que somos padres, junto a todos los que hemos creído en Ti, rogamos, por la salud de “Amanda”, sé Tú con ella Señor, acompáñala, dale las fuerzas que ella necesita para enfrentar esta nueva dificultad, llena su mundo de energías, acompaña a los médicos que tratarán su pequeño cuerpo, pon en ellos la sabiduría, y por favor nuestro Padre amado, no permitas que nada entorpezca La Buena Obra que Tú un día comenzaste en su vida.
Por todas y cada una de las cosas que hay en Tu Amor y ahora en nuestras almas, gracias Padre, gracias por darnos la oportunidad de pedir como hijos tuyos, de acercarnos confiadamente a Tu Persona, esperamos solamente en Ti, confiamos solo en Ti.

Tus hijos que te aman y te ruegan por “Amanda”.


¡Gracias Señor!   

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home