Friday, July 23, 2010

Solicito una plegaria, solo una plegaria por Robert, esta misma noche.


















Desde que comencé a interiorizarme en esto del Internet, lo cual para nada fue fácil para mi, entendí que los medios de comunicación como éste, nos estaban quitando algo fundamental en lo que respecta al valor de saberse oído y comprendido por aquellos con quienes interactuamos a diario, porque el Internet, si bien vino a facilitarnos en muchos aspectos la velocidad de la comunicación, también no podemos negar que nos impide saber de verdad si quien está al otro lado de la línea virtual, está realmente comprometido con la calidad de la comunicación que se ha establecido. Muchos dicen haber conocido "grandes amigos" y establecido fuertes vínculos a través de este medio que nos trajo la modernidad, y seguramente estarán de acuerdo que el Internet, además de agilizar la velocidad de las comunicaciones, nos ha proporcionado una enorme posibilidad de llegar incluso, aunque sea de modo virtual, a lugares que jamás habíamos soñado visitar, por lo menos físicamente, es la máxima de la vida virtual, de la cual, todos participamos a diario directa o indirectamente. Pero, también tiene sus contras, los cuales han sido analizados y comentados por los entendidos en el comportamiento humano, porque a pesar de la velocidad con que se nos ofrece cualquier tipo de relación a través de este medio, el Internet, de una manera casi mágica, nos ha hecho creer que todo en la vida es realmente fácil, fácil de adquirir, fácil de acceder, tan fácil que a veces sólo se encuentra a la distancia de una tecla, no obstante, es claro que en cuanto a la calidad de la comunicación que se genera, es mucho lo que hay que decir, ya que su precariedad puede inducirnos a creer lo que necesariamente no corresponde a la realidad, porque tratar de definir una vida humana con todas las limitaciones que nos ofrece el Internet, es una verdadera proeza, no todas las personas que utilizan el Internet están dispuestos a mostrarse como son, los fotolog, el facebook, el msm, y muchos más, son una aclaratoria realidad de lo que estoy tratando de decir.

Aún así, mientra haya seres humanos detrás de cualquier empresa o situación que nos ofrezaca esta vida, siempre me parecerá importante accceder a estas realidades, no podría vivir indiferente a tal condición y dejar que pasara la oportunidad de contribuir al menos, con una pequeña reflexión que nos haga pensar en las grandes y pequeñas problemáticas que debemos enfrentar como seres humanos a diario. Ello fue lo que me impulsó hace varios años atrás, a dar origen a éste, mi sencillo espacio de comunicación llamado "elrecolector". Cual sea la situación, he tenedio que cruzar varios umbrales y enfrentar algunas encrucijadas para comprender y diferenciar bien entre, lo que yo pienso y deseo decir, de lo que Dios anhela que este minúsculo hombre deba decir. No ha sido fácil, montar este tipo de cabalgadura no ha sido para nada una tarea para la cual yo me hubiese imaginado estar alguna vez preparado, por lo tanto, he tratado de ser lo más honesto posible con lo que he escrito y dicho desde este espacio, puede que a lo mejor el cristianismo actual aún tenga enormes posibilidades de mejorar, pero seguiré sosteniendo que mientras se desdeñe a quienes tenemos Ministerios y propuestas diferentes, estoy seguro que la realidad nos seguirá dando la razón, por mucho tiempo más.

Por eso ahora he hecho un alto en este camino que emprendí, junto a los míos, y a todos ustedes que me han acompañado desde que inicié este trabajo, para darles a conocer una necesidad que va más allá de nuestras eternas y siempre contingentes diferencias, acabo de recibir un llamado telefónico desde Santiago, en el cual se me informa que un amigo, un hermano lector de este blog, se encuentra muy mal en un Hospital del Norte del país. Solo hace dos o tres días atrás había tenido comunicación con él através del chat. Yo no tengo facilidad para este tipo de medio, sin embargo, me las he arregaldo para entender y compreder bien las necesidades de muchas personas que desean contarme y hacerme parte de sus problemas, lo que no ha significado para mi una carga imposible de llevar, por el contrario, he aprendido a escuchar, a estar atento, a saber cuál es el límite de mis posibilidades, a darme cuenta que no lo sé todo, que muchas personas pensando del mismo modo no aseguran el éxito de ninguna empresa, porque muchos de mis detractores, con sus bien intencionadas o mal intencionadas críticas, sólo han colaborado para que muchas personas que accceden a estos espacios, sepan que Dios no ha creado autómatas, que por ser hijos de Dios o hacernos llamar cristianos, ello no nos inhabilita para opinar de aquellas cosas que nos parecen no estamos de acuerdo, ese es quizás, uno de los mayores logros que ha tenido en lo personal para mi, este trabajo literario y virtual.

Por ello es que ahora he decidido detenerme, hacer un alto en el frente y ofrecer la oportunidad para que muchos de ustedes, si así lo sienten, me acompañen en esta jornada de oración por la vida de nuestro amigo y hermano Robert, porque a pesar de las limitaciones del Internet, hemos logrado, gracias a Dios, y sin ponernos de acuerdo, una muy buena comunicación con muchos de ustedes, y tengo la plena convicción que si hay acuerdos entre nosotros, la oración será tan fuerte que llegará a golpear las puertas del cielo y de este modo, hacer que Dios pueda generar algún tipo de respuesta que pueda aliviar la salud de nuestro hermano. Muchas veces he hablado del dolor humano, de mi propio dolor, pero no recuerdo haber pedido por mi enfermedad alguna vez, aunque sé que muchos de ustedes sí lo han hecho, como yo y los míos hemos orado por muchos de ustedes, sin conocernos siquiera, sin saber nada del otro, solo hablando con la certeza de que Dios está detrás de todas las cosas. Por ello también partí hablando de las limitaciones del Internet, porque no acostumbro a "chatear" ni ha perder mi tiempo hablando de cosas que no me interesan, sin embargo, he aprendido que el Internet, aún a pesar de las infinitas debilidades que posee para establecer relaciones verdaderas y honestas, me ha permitido conocer a muchos hermanos y amigos, incluso personas que no creen lo mismo que yo, y que con mucho respeto han colaborado a la difusión y propagación de este mensaje, a ellos, muchas gracias, y a todos ustedes, a los que tienen fuertes vínculos con Dios, solicito, humildemente, que puedan, esta misma noche, orar por la vida de este amigo de Dios, una vida humana como muchas, importante, llena de sueños, llena de anhelos, con padres y amigos preocupados por su estado, confiando solamente en Dios, pero, lamentablemente, aquejada de un mal tremendo que está destruyendo su organismo.

Pido entonces, desde este pequeño espacio de reflexión, como pediría un hermano por otro hermano, un amigo por otro amigo, con humildad, que las oraciones sean multiplicadas, que dejemos de lado las minúsculas divisiones que a veces nos urgen, y nos sumemos en una jornada de amor por un amigo que nos necesita y que de seguro, con toda certeza lo digo, también habría ofrecido su propia ayuda para que cualquier otro hermano en semejante o peor condición que él, tuviese la compañía y el siempre necesario apoyo de quienes, desinteresadamente, desean desde esta noche ofrendar, al Dios de la misericordia, una muy sencilla pero noble plegaria que emerja del corazón sincero de un cristianismo que aún, a pesar de sus deserciones y disidencias, no podría objetar el poder sanador que existe en la sangre y el glorioso Nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Con infinita gratitud.

elrecolector

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home