Monday, August 16, 2010

Sin Arte ni Parte.
























La caricaturización de la fe cristiana existe, pero no de manos de quienes dicen estar en contra del propio cristianismo, sino, de todos aquellos profesionales de la fe que dedican gran parte de sus vidas a enrostrarnos ya sea por televisión o radio, nuestra poca fe o falta de convicciones. Haciendo uso del pulpito y del micrófono como si la predicación se tratara del relato de una carrera de caballos, dan ordenes, aconsejan, discuten, aprueban, desaprueban, y muchas otras cosas más, sin que tengamos siquiera la oportunidad de verificar si lo que dicen de verdad, ellos mismos lo practican, porque la única defensa que ellos exhiben de sus muy concientes realidades, es que son casados, los demás, estamos en adulterio, o nos encontramos, lice y llanamente, viviendo en fornicación, es decir, los únicos honestos para pararse en un pulpito a predicar el evangelio a quien ya lo conoce, son los profesionales de la fe actual, ellos no más, nadie más.

Volvía de hacer un trabajo en madera una de estas noches cuando decidí encender la radio, como es mi costumbre, no obstante, manejo un amplio stock de CD porque si soy un disidente, debo construirme a diario para ello, por lo tanto, no escucho cualquier música, elijo lo que quiero oír, y así la bendición no depende del cantante o predicador que la cristiandad haya adoptado en el momento actual como amuleto de turno, créanme, vivir así tampoco es tan fácil. Pero bueno, mis necesidades espirituales no suelo compartirlas con cualquiera, menos con los comerciantes de la radio Armonía o cualquiera otra que descienda de esa casta de vagos y parásitos espirituales, por el contrario, siempre ando con mi Biblia, cosa que cuando tenga dudas, cuando me sienta sobrepasado por la realidad, sea la propia Palabra de Dios la que me reoriente y me de las fuerzas nuevamente para seguir luchando. Tuve esa noche una muy mala ocurrencia, decidí poner el dial en una radio cristiana, la cual, de inmediato se abrió como aura en medio de la estrellada constelación, el predicador de ese momento era argentino, seguramente con esto de la Bielsomanía, el evangelio no podía quedarse lejos, así somos los chilenos, así nos hemos construido, para sepultar lo nuestro y abrirnos a todo lo que el extranjero nos manda, es nuestra pobre cultura del menosprecio y de la indiferencia por los valores que deberíamos defender con el alma. Pero nunca ha sido de otra manera, porque a pesar del dolor que aún no abandona a nuestros compatriotas tanto en el Sur, Centro y Norte del país, se nos vienen los grandes recitales en el Nacional y en el Movi Start, no faltará el vino ni la carne en Septiembre y desde luego, volverán muchos chilenos a endeudarse para seguir en esta rutina que como sociedad, no nos hace mejores que nadie.

Pero el predicador, que después supe que era un tal Dante gebe…. no se cuánto, utilizando su lenguaje de parlanchín o locutor de la cadena ESPN transmitiendo un partido de Boca contra River, se reía de ciertas metodologías utilizadas en el pasado por la cristiandad, también intentaba, con su propia metodología de parlanchín de radio deportiva, de convencer a quienes pensamos diferente, que él, con esa clase de mensaje, ¡no me van a creer!, también era un disidente. Pero si para predicar tal mensaje tuvo que poner en riesgo su integridad y cruzar la cordillera, estamos hablando de un error, porque alguien debe aclararnos si nosotros, los chilenos, con toda una montaña de medallas sobre nuestra historia en el campo de las letras, necesitamos que vengan predicadores de este tipo a nuestro país, sin ninguna base seria bíblica, para qué hablar de la Historia, simplemente no existe. ¿Tan mal estamos los chilenos en el campo de La Palabra? ¿Para qué entonces existen los Seminarios bíblicos y ese enorme caudal de Ministros enseñando a diario la verdad revelada de Dios? ¿En qué nos hemos convertido los cristianos chilenos? Por la calidad del predicador, parece que no me he perdido de nada importante, las cosas siguen igual o peor que antes, y eso no está bien, porque me cuesta mucho comprender o imaginarme el cómo podría, un predicador arrrrrrrrrrrrrrrrrrrgentino venido de arrrrrrrrrrrrgentina, país al cual yo respeto y valoro por todos sus aportes a nuestra cultura, darnos a conocer en una mágica predicación, como si se tratara del Harry Potter, todas las falencias, dificultades y problemas que ha tenido que enfrentar el cristianismo evangélico chileno en toda su historia, para dar a conocer finalmente el mensaje de Cristo. Pareciera que el ventilador soplara para un solo lado, porque a este país hace rato que lo vienen visitando todos estos mensajeros de ……., no sé dónde, mormones, are krisna, niñitos de Dios, predicadores, y toda una muy amplia gama de seductoras propuestas que finalmente, no contribuyen en nada al mejoramiento de la realidad nacional en lo que respecta a sus propias y reales deficiencias, por el contrario, sería cosa de visitar una dependencia del algún tribunal para observar y ser testigos de cuántas, realmente, son las denominaciones y agrupaciones religiosas venidas de otras tierras que han decido poner sus pies sobre esta tierra para, según ellos, predicar el Evangelio de Jesucristo.

El cristiano chileno común y corriente, no advierte los peligros, no le importa nada, solo desea llegar a fin de mes y constatar que sus cuentas sean saldadas y que todo marche viento en popa, eso cree él, que es tener o estar en la bendición. Tal vez haya algo de esto en la realidad, porque todos quisiéramos ser bendecidos de tal manera que nunca nos faltara para pagar la luz ni para comprar el pan, es lo mínimo que pedimos, no obstante, los agoreros de la fe actual, han sido capaces de implantar en el útero de la vida espiritual, un germen ya conocido y demostrado miles de veces que nos envenena el alma, que nos hace daño, pero en fin, siempre ha de haber gente pa’ todo. La cristiandad entonces, se convierte en esa especie de alfombra voladora en donde los predicadores y cantantes de moda, tiene la oportunidad de viajar a donde les plazca, y a la hora que ellos lo deseen, al contrario de lo que nos plantea el maravilloso libro de La Biblia, pues nos muestra testimonios muy lejanos a todo lo que ha sido capaz de producir este tipo de cristianismo que hoy fomentan las radios y medios de comunicación que han servido para expandir, EL NUEVO EVANGELIO DE LA GLOBALIZACIÓN, una especie de vértebra o costilla de La Apostasía que ya nos ha comenzado a manifestar, con su ridiculización y ridículo desde el púlpito, lugar desde donde debemos recibir el mensaje Eterno de Su Palabra, toda su indiferente actitud frente al mensaje histórico y profético que deberían estar, o apoyando, o bien, guardando silencio por ignorar que para toda realidad espiritual, Dios siempre se guarda a unos siete mil que no han doblado su rodilla. Pero a ellos, y a quienes encuentran que es divertido todo aquello, eso de que algún predicador conocido o cantante de moda nombre tu país alguna vez en la vida, algo así como lo que hacía Julio Iglesias cuando prometía en los años setenta poner por nombre de Chile a uno de sus hijos, no les importa el ridículo, no les interesa el mensaje especifico de Dios para nuestro país, aceptan la jüguera que les ofrece la mercadotecnia, porque o sino, se asuntan, piensan que todo está perdido, que Dios ya dejó de tomarnos en cuenta, por eso me critican muchos de ellos, porque yo soy capaz de discutir hasta con Dios, porque no me voy a quedar nunca callado si la plata se la llevaron los predicadores y cantantes extranjeros y nosotros debemos hacer el mayor óbolo sin siquiera contar con presupuesto para servir a Dios. Entonces, uno tiene el valor de pensar lo siguiente, si ellos tienen la plata, el poder y los medios, entonces, ¿cuánto deberíamos cobrar o ganar los que hacemos y hacen patria aquí, en ese Chile que pocos conocen, en ese Chile que parece estar detenido en el tiempo y en el propio olvido de los señores ministros de Dios que hoy día nadan en las fructíferas aguas que les brinda La Prosperidad. MATERIAL?


Descubrí entonces, que no había sido un error el haber localizado tal emisora, porque me di cuenta que lo que Dios me ha hecho vivir en mi país, sí tiene sentido, como sigue teniendo la vida de muchos compatriotas que han levantado la bandera del Evangelio del Señor Jesucristo, sin recibir un cobre, y además, haciendo el esfuerzo más humano posible con tal de dejar parada la bandera del Evangelio, en el lugar más alto que uno pueda enarbolarla. Sin embargo, la nueva cultura de los predicadores y cantantes actuales, no escucha a nadie, todo se ha de convertir en dinero, sino, nada tiene sentido, hay que darle a la gente lo que la gente pide, no se debe enseñar entonces lo que La Palabra dice y reclama desde su perfecta disidencia, solo debes comportarte lo más absorbente posible con tal de que el predicador que te ofrezcan por la radioemisora o traigan a tu catedral, no sufra ninguna clase de incomodidad cuando vaya y tenga que exhortar su podrido mensaje hecho de basura y solamente basura espiritual. Yo me quedé tranquilo después de haber oído unos minutos, pude palpar que el hecho de traer a estos grandes palafitos de la fe actual, contribuye de verdad a la capitalización de un cristianismo incapaz de reaccionar cuando Dios así lo demanda, porque te inmovilizan, saben que la gente en Chile ve mucho fútbol, mucho ESPN, FOX deportes, y por supuesto, que el paradigma de Bielsa puede perfectamente encajar en la predicación del evangelio actual, pues si ellos fueron campeones mundiales de fútbol y tienen a Diego como dios, ¿cómo van a estar tan equivocados?


Al ver esta enorme torre al más puro estilo de La Babel bíblica, uno tiene todo el derecho a preguntarse si acaso, las cosas que hoy día nos ocurren, con la naturaleza, y con todo lo que está sucediendo solo en nuestro país, ¿no será porque acaso hemos perdido el Norte espiritual, y peor, que estamos siendo cómplices de todos estos Jonás que nos trajo el gran pez a las propias orillas de nuestras aguas estancadas? En La Babel bíblica, el juicio de Dios llegó, tenía que llegar, allí se dieron origen a los idiomas, es decir, hablando todos una lengua universal, de pronto, por castigo de Dios, nadie logró comprender nada, y eso no es pequeño amigos, para nada, es digno de tomar en cuenta el hecho de que para una sociedad tan sofisticada como aquella, la cuestión idiomática o de lenguaje haya sido afectada por la realidad espiritual. No podemos pasar por alto nuestro caudal y nuestra urgente necesidad de reavivar la importancia de nuestros dones y Ministerios nacionales, para nada, el empobrecimiento de una Nación, en todos sus aspectos, culturales, idiomáticos, sociales, etc., ocurre cuando los integrantes de la propia Nación, desechan su propia e invaluable cultura. ¿Cuántos Jonás dispersos por el mundo existen, cuántos que deberían estar en sus propios países luchando contra la ignorancia, la drogadicción, las desigualdades, y tantos males que aquejan al mundo entero, y que hoy día simplemente, han evadido el llamado urgente de Dios a volverse a un sincero servicio a Dios y a la patria que les dio la vida? Muchos de ellos deberían volver, como los judíos, a su propia tierra, a ayudar a sus compatriotas sumidos en la desesperanza, a servir a Dios en sus propias nínives que se hayan insertas desde hace mucho tiempo en sus propias y empobrecidas realidades, ¿o acaso no hay prostitución infantil en Argentina? No hay doble lectura para tal verdad, no hermanos, la verdad es una sola, un país con un caudal de la palabra como el nuestro, no necesita de tales majaderos para comprender La Voluntad y El Propósito de Dios, para ellos, Dios tiene aquí, en nuestro propio y snobista Chile del bicentenario, a sus propios profetas, a sus propios disidentes, pero me temo, lamentablemente, que como al Señor, la regla que se aplique siga siendo la misma, que no existe profeta sin honra sino, en su propia tierra, es bíblico, como también, las consecuencias que hoy día, sin niguna duda, nos encontramos afrontando.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home