Sunday, November 07, 2010

¡Resistir, porque otros ya lo hicieron en la historia, y vencieron!






















Solo hace un rato he despertado. Es un día Sábado en la tarde. Ésta semana ha sido durísima en cuanto a mi salud, es que resfriarse para mi, complica significativamente lo mal que me puede hacer sentir mi propia enfermedad, no obstante, doy gracias a Dios, porque a pesar de esta condición, en lo profundo de mi alma, las fuerzas aún no se han agotado, aunque el dolor que proviene desde mi pecho y se traslada hasta casi todas las partes de mi cuerpo, no me deja alternativas posibles, es que una crisis como la vivida hace un rato atrás, solo viene a recordarme que sin Dios, imposible sería para mi sobrevivir en este mundo. Y me pregunto a veces, ¿será posible que exista personas en este mundo que cuando sufren, no recurren a Él? - Y si no recurren a Dios, entonces, ¿a quién?
Yo no deseo hacer una apología de mi propio y particular sufrimiento, para nada, hay demasiado dolor en este mundo como para personalizarlo o hacer proposiciones que en nada aporten a nuestro estático cristianismo, pero, lo realmente asombroso para mí, que padezco de este mal, que a pesar de contar con un sencillo Ministerio, y con una forma de Don que me impulsa a escribir y a no retraerme de lo que sucede de continuo en nuestro entorno, algo que implica un doble esfuerzo, la realidad de Cristo es una constante en mi vida, por ello no tengo dificultades para expresarme como lo hago y dar testimonio público de lo que ÉL, en su misericordia, ha sido capaz de hacer con una persona con tantos límites como yo. Describir por lo tanto, una enfermedad con todos los detalles que he explicado en este trabajo, ha pretendido varias cosas, y una de ellas, es dar a conocer a muchos hermanos y amigos que se han detenido en este blog, que una persona, por el hecho de tener que vivir en una condición semejante, y prácticamente ignorada por la realidad eclesiástica, no está en desmedro para percibir y vivir en profundidad la misericordia y el amor de Dios, ni tampoco para ejercer y asumir el costo de nuestro cristianismo, menos cuando a los cristianos del sistema actual les importa muy poco esta clase de problemas, Cristo El Señor, nuestro Señor, aún sigue operando en el alma del ser humano, y por lo tanto, no necesita de toda una reingeniería humana para darnos a conocer Sus Propósitos, contrariamente a ello, he pensado que si muchos de nosotros, sobrellevando enfermedades en nuestro cuerpo, crónicas y algunas intratables por la medicina tradicional, no tuviésemos como límite tal condición, entonces tal vez, nuestras almas no tendrían necesidad de clamar día y noche para que el Señor pusiera sus manos sobre nuestras heridas, y de este modo, calmar en uno de esos días, ese enorme y constante dolor que nos agobia.


Es significativo entonces, por lo menos para los cristianos que disentimos con la miseria actual, que el más importante Apóstol de la cristiandad, el Apóstol Pablo, haya sido objeto de un mal crónico e irreparable, incluso desde la perspectiva espiritual, de la cual, no podríamos poner en duda absolutamente ningún aspecto de la vida aquél verdadero hombre de Dios, el caso es que en alguna ocasión, avala La Escritura en II Corintios 12, Dios le había dicho al Apóstol que su enfermedad no tenía posibilidades de ser curada, y no porque él fuera un mal cristiano, sino, porque el Propósito de Dios en su persona, no era precisamente el de dejar, a la humanidad y al cristianismo en general, y que mejor venido desde un hombre semejante, el testimonio vivo de un cristiano, o de un ser humano profundamente vinculado a Dios sin sufrimiento, por el contrario, al él, el hecho de ser un Apóstol de Cristo, no le dejó al margen de problemáticas tan cotidianas como el dolor corporal, al contrario de lo que plantean los mercenarios de la fe, ello es notable, porque lo expresa textualmente la propia Escritura, pero digo cotidiano, porque al parecer, jactanciosamente, la enfermedad y la intransigencia que ella produce en el propio cuerpo de muchas personas que a diario deben transitar por los pasillos de algún consultorio público, no parece ser tan atractiva para los comerciantes y emisarios de la mediocre propuesta del Gozo, tanto como para tenerla en cuenta y darle el verdadero tratamiento que merece el padecer tal condición, jóvenes y adultos cristianos, olvidando la enorme sangría de sufrimiento que existe no sólo dentro de nuestra segmentada realidad espiritual, sino que además, dentro de toda nuestra realidad nacional y mundial, son capaces de retraerse y hacer como si tal realidad no existiera, se trata de una casi paradigmática fuerza que ejerce el cristianismo de la fe comercial sobre la conciencia de muchas personas que debiera estar limpia y sujeta a los dictados siempre honestos y decidores de La Palabra de Dios. Pero no es así, hay manipulación en todas y de todas las formas, ¿por qué no las habría de haber en el propio cristianismo? Así, la realidad proscrita de los creativos nacionales, va quedando casi sin oportunidades, y no por no tener nada qué decir, como en mi caso, muy por el contrario, la empresa que sustenta todo este caudal de música y literatura basura dentro de los canales evangélicos, tiene en Marco Witt, a uno de sus más poderosos cancerberos, porque quien no piensa como él, simplemente es ignorado, no tomado en cuenta, por ello es que cuando él visita este país, siempre se rodea de ignorantes en La Palabra, él no convoca creativos ni menos los apoya, él, como un poderoso empresario de la fe actual, no está pensando en las limitaciones que debemos salvar todos quienes hemos tenido que hacer de todo para sobrevivir en este sistema, la influencia que solo él ejerce sobre nuestras miserables realidades, no deja lugar a dudas, es que al pueblo y a los ministros de Dios les importa un carajo el que nuestra condición no sea tomada en cuenta, recuerde que los hermanos pueden libremente descargar de Internet nuestro trabajo sin cancelar un solo peso por ello, luego te llaman para decirte que tienen todo tu trabajo y que les trae muchos y buenos recuerdos, a eso en Las Escrituras se le llama, ROBO.


Pero bueno, el señor empresario, no viene a buscar nada a nuestras realidades, él no necesita de nada, salvo congraciarse con muchos predecibles que no son capaces de poner sus almas y la creatividad, en pro de la salvación de las almas o de la verdad tantas veces enmudecida por los propagadores de Gozo, no señor, tales cristianos, los controversiales, no representan nada, absolutamente nada para los dictadores de la fe comercial, peor, los ignoran, los dejan morir, él, por nada del mundo hará algo por quienes tienen alguna realidad que exponer en sus escritos o cantos, no ha sido enviado para ello, él solo busca seguidores para hacerlos dependientes de su mal gusto y pobre propuesta, nadie en esta realidad miserable no obstante, ha sido capaz de confrontarlo con su propia realidad, plantearle preguntas que lo incomoden de verdad, como por ejemplo, si Él ama tanto a Dios y a los seres humanos, ¿por qué no va a hacer presentaciones en ciudad Juarez, donde las muertes prácticamente son el pan de cada día? ¿Por qué no hace presentaciones en las cárceles de su propio país, en donde la miseria y el dolor del ser humano ya no puede ser contenida por lo inmenso? Es obvio entonces que “su Ministerio está centrado en el color y en el olor del billete”, como el mismo lo ha expresado, es claro también que él no tiene mensaje contextual para reinventarse y dejar en un par de líneas, siquiera, una miserable oración o plegaria por quienes padecen el hambre y la esclavitud de las macroeconomías, él sabe guardar perfecta compostura cuando la situación lo amerita, pero a mí, un simple cantor de alabanzas no me va a amedrentar, no es parámetro a
seguir, ni su vida, ni toda su propuesta comercial, tal vez tenga la fuerza y el poder de convicción para manipular a otra clase de cristianos, pero a mí no, estoy demasiado embebido de lo que hago y pienso como para retroceder, aunque tenga a diario que enfrentar las enormes limitaciones materiales que me ha heredado este podrido sistema con su evangelio de la Prosperidad y toda su maloliente pestilencia.
El estar en esta condición entonces, no me deja sin mensaje, no estoy lisiado ni ciego del alma como para no contar con fuerzas para enfrentar y confrontarlos con mi verdad, de ningún modo, yo sigo cantando, yo sigo soñando, aunque a muchos no les guste lo que hago, aunque traten de amordazarme, no lo van a lograr, es más, jamás he visto a algún representante de la curia protestante de mi país, defendiendo nuestro caudal nacional o personificando el dolor que nos ha producido la embestida salvaje de estos comerciantes de la fe, por lo tanto, alguien tiene que ponerse en la brecha, alguien debe levantar la voz y hacer sentir todo el mal que nos provoca el que, profesionales de la fe comercial, hayan logrado embaucar a este pueblo a vista y paciencia de los propios señores Ministros de Dios, y pasen como Pedro por su casa haciendo creer en nuestro propio país, a los que no entienden nada de esta realidad, que nosotros, los seguidores con conciencia de Cristo, que no tenemos nada que decir en cuanto a las desigualdades sociales que hay en este país, en cuanto a la paupérrima salud que se le ofrece a la gente común, a la que no tiene medios económicos para tratar sus dolencias, lo que aquí llamamos, “salud pública”, en cuanto a la educación de nuestros hijos, en cuanto a los programas de farándula, en cuanto a la mediocridad que propagan con sus métodos de autocomplacencia los propios medios de comunicación, en especial, la televisión. Nuevamente, los Ministros de Dios, no producen ni escriben obra alguna, por lo tanto, no están interesados en dar a conocer estas realidades, así que el camino finalmente escogido por ellos y por gran parte del pueblo cristiano, termina siendo el silencio, y por supuesto, el silencio en todas sus desastrosas formas, siempre termina por otorgar, es que simplemente les importa un carajo si te duele o no la indiferencia, si tuviste o no para los medicamentos de esta semana, estando ellos bien.
Muchos podrían pensar que tu fe se acaba aquí, que no tienes nada más que decir o aportar a esta pálida realidad, pero la realidad no es así, porque para llegar a comprender el qué cosa te mueve para sobrevivir teniendo una actitud de esta naturaleza, tendrían que renunciar a muchas cosas, invertir en lo intangible, en lo que se ve va más allá de nuestra miserable percepción humana que está llena de parámetros súper predecibles, es lo que Exupéry enseña en su obra El Principito cuando dice:
“No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.”
Antoine de Saint - Exupéry


Entender que la lucidez de nuestra conciencia no se basa en decisiones humanas, que los ejemplos que hemos decidido seguir y tratar de aplicar con mucha humildad en nuestras vidas, no provienen de la oscura y trivial condescendencia con un cristianismo que le importa un carajo lo que pueda costarte ser un Ministro de Dios, con una enfermedad incurable sobre tus espaldas, con una independencia que te cuesta casi siempre la marginalidad oblidgada, es algo que no está dado para el cristianismo actual, eso lo he llegado a entender, por eso continúo, por ello además no he dejado de escribir ni componer, y espero, con la ayuda de Dios, continuar, seguir perseverando, aunque el costo que debas pagar ello sea alto. Finalmente, eso es lo que te da valor para construirte cuando quienes dicen ser tus hermanos, el Cuerpo de Cristo, te ignoran o te pasan a llevar, eso sí es realmente valioso, es lo que queda, porque aunque quieran alejarte o sacarte de algo que es tan importante para tu vida, no lo van a lograr, estamos demasiado conscientes del valor que tiene el poder hallarte resistiendo frente a una realidad tan poderosa como la fe comercial actual, que no tenemos ánimo de renunciar a ello, de doblegarnos a algo tan dañino, los ejemplos de hombres como Pablo mismo no se van a quedar mudos en nuestra historia, por el contrario, sabemos que estamos siendo de inspiración para muchos hermanos que no han sido tomados en cuenta por las castas religiosas de este país, ello es importante, ello no me permite, aún con toda mi problemática actual, descender y ponerme al servicio de las meretrices, las que con su silencio cómplice ofrecen un gran y valioso servicio a la mediocridad y a la poderosa industria liderada por Witt.


Es muy fácil entonces pertenecer o ser seguidor de tal o cual cantante o predicador, ¿cuál es el costo que hay que pagar por cantar o repetir las alabanzas de Marco Witt o escuchar y ser seguidor de Jaci Velásquez? -Por ejemplo. ¿Dónde está el esfuerzo, dónde el dolor para percibirlo si existe? ¿Qué exigen los cristianos chilenos y del mundo de toda esta generación comercial de la fe? Obviamente que lo mínimo, lo que pueda provocarles el menor esfuerzo, ello es lo que demanda el ser seguidores de empresarios semejantes, la juventud cristiana, antidotada por esta clase de miseria espiritual, no está capacitada para advertir riesgos, a ellos les importa un carajo La Palabra de Dios, la que ni siquiera leen ni estudian, no resisten a un hombre con un mínimo de palabra, no son capaces de comprender absolutamente nada acerca de toda esta porquería que difunde el mago mexicano de las finanzas, ello mismo aporta a la ignorancia del pueblo, al desinterés por aspectos fundamentales como son el profético e histórico, total, tienen alabanzas, predicadores Light, música al por mayor en DVD, buenos equipos, en fin, toda una infraestructura que minimiza la importancia de la verdad y de la influencia que debe ejercer El Espíritu Santo en esta área tan importante como es la creatividad, adiestrados por sus propios Ministros asumen actitudes soberbias, dejando de lado el gran caudal de experiencia con la que Dios ha bendecido a nuestras realidades. ¡Pero eso no vende señores! Así no se construye una generación, así no se edifica una conciencia, menos la de un hijo de Dios, muy por el contrario, sé y tengo la certeza más absoluta de que Dios no está de acuerdo con estos predicamentos de la vida espiritual que promueven los comerciantes, y sé también que a una gran cantidad de cristianos en nuestro país le importa un comino que exista cristianos que vivimos en el Exilio, marginados por quienes dicen estar haciendo la voluntad de Dios, no obstante, jamás voy a quedarme sentado esperando que las cosas cambien, el deber es mayor cuando lo que te intriga pasa por sobre tus propias e incurable a veces enfermedades y limitaciones, así ocurre con mi vida, así ocurrió con los profetas también, así ocurre con muchos de ustedes que a diario deben armarse para salir adelante o sobrevivir en esta vida. Ha de llegar el momento en que arribaremos a ese puerto en donde Él nos aguarda, de eso no tengo duda alguna, y cuando llegue ese momento, todo habrá terminado, nuestra lucha, nuestra resistencia, Dios ahogará y enjugará todas nuestras lágrimas, al final, descansaremos, que es lo que se merece todo aquél que ha dado una honesta y siempre cuestionable lucha. ¡Que así sea!

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home