Sunday, October 23, 2011

El dinero que enmudece conciencias.

















En mi vida ha habido muchos cambios desde hace algún tiempo, cambios positivos obviamente, lo he dado a conocer en este trabajo, con mucha humildad, de hecho, pienso que cada uno de estos cambios tiene como principal objetivo, reconocer la soberanía y fidelidad de Dios para con nosotros. Sin embargo ello, desde luego, no me inmuniza para poder seguir expresando todo lo que hasta este momento he venido desarrollando tanto en mis canciones como en mi trabajo literario, y es allí objetivamente, en donde yace uno de los problemas que me impiden a veces, reconciliarme totalmente con la religión actual y sus mercaderes. Yo no soy el tipo de persona que fácilmente cambia de opinión porque sí no más, es solo cuestión de leer un poco mi trabajo, es más, todo lo que he tratado de decir en estas páginas, concierne al tema de la disidencia en el campo de la vida espiritual, por las enormes razones que he esgrimido, tanto en el área de la vida moral y valórica como en el de la ética, en especial, la de la ética de Cristo.

El haber depuesto algunos puntos de vista que probablemente me llevaron a cometer desgraciados errores con mi propia vida, en tanto, no pueden ser obstáculos para que un alma inquieta como la mía, caiga en deslices espirituales que me dejen en silencio, sobre todo cuando quienes tienen a su cargo la vida valórica de la fe cristiana, reciben onerosas y muy excesivas ayudas de parte de los contribuyentes a la obra, sin siquiera jugarse un centímetro del pellejo por alguna verdad trascendente. Eso me sigue apestando, más que el tema de la homosexualidad, mucho más, porque muchas de estas personas, siendo discriminadas y puestas en ridículo constantemente por su inclinación sexual, me han dado a veces muy importantes enseñanzas en el campo de la vida valórica, y eso lo agradezco, no así el comportamiento de los profesionales de la fe actual, que sin saber cómo y de dónde, logran abonar a sus cuentas bancarias, bellas sumas de dinero que les sirven para arrancarse de vez en cuando a algún prístino paisaje de esta tierra en donde el olor a mierda y mediocridad, no tengan alcance. Para ello desde luego, nunca pierden el control, son capaces de dictarnos cátedra desde algún casi inexistente canal cristiano que no es capaz de conjugar, evangelio con realidad, por el contrario, sirven al mercado espiritual, brindándole a los televidentes, programas envasados que por lo malos, dudo que alguien desee verlos a esa hora en que el alma sugiere al ser que se retroalimente. Pues bien, allí, en ese mar de mediocridad, encajan perfectamente sus prédicas, porque nadie de afuera ve realmente un canal cristiano que no dice nada acerca de sus propias deficiencias para abordar la existencia, es allí entonces en donde, haciendo uso de alguna cámara y un micrófono, logran escabullirse de la verdad y de paso, dejar una estela de consejos espirituales que a nadie con vida espiritual verdadera, interesa.

Una de las peores cosas que me ha tocado ver a través de estos personajes oscuros del ambiente espiritual chilensis, es que estos parásitos, nunca trabajan con cristianos que ellos ganaron en alguna calle o en algún lugar en donde la droga o algún tipo de vida corrupta ejerza dominio, para nada, tienen la desfachatez de “ministrar” almas que ya se convirtieron hace todo este rato a Cristo, lo que en el campo de la valórica ministerial se conoce como, “ladrones de almas”, no tienen otro nombre, si, porque no son capaces de enrostrarle a esos cobardes que llegan a sus congregaciones, el verdadero deber que le corresponde a un HOMBRE que ya ha conocido a Cristo. Me pregunto, ¿hasta cuándo debe ser MINISTRADO un hombre con conocimiento de La Palabra? ¿Cuándo llega a ser un adulto en Dios? ¿Cuándo deja de ser niño para convertirse en APÓSTOL? Por eso es que a los cobardes los huelo de lejos, no me molesta que un viejo predicador haga aún sus mayores esfuerzos por justificar su cristianismo poniendo el alma en lo que hace, ¿por qué habría de molestarme, si yo mismo soy uno de ellos? Los que sí me molestan, son los que sirven a esta clase de industria espiritual, por la flojera, por lo oportunistas, porque son capaces de dudar de la integridad de un hombre que es capaz de darlo todo por Cristo y sin embargo, inmunizan o eximen de toda crítica a quienes han tomado como referentes espirituales, eso para mí tiene un solo nombre, cobardía, y de cobardes, el mundo está lleno.

Yo me he hecho siempre responsable de mis dichos, es más, quien disienta de mis opiniones, tiene toda la libertad de confrontarme a través de estas páginas, creo que es lo correcto, porque cuando uno se decide a hacer pública su opinión acerca de un tema tan relevante para la sociedad como es la religión, está expuesto a las contradicciones y puntos variados de vista, pero no me van a creer, a ese tipo de personajes, no se les puede tocar, sí señores, son intocables, como los de Elliot Ness, han sido capaces de formar verdaderas cofradías espirituales con tal de pasar libres por el campo de las críticas y dejar el problema sucio de la fe a personas como nosotros, agobiados de dificultades a veces, pero siempre de frente, dando la cara, no escondiéndose detrás de los mediocres para evitar la crítica. Yo he conocido en mi caminar a muchos de este tipo, tanto a los que dirigen como a los dirigidos, me darían pena si no ocasionaran daño alguno con sus aparentes acciones humildes, pero no es así, son unos cara dura, unos vendedores de pomadas que quisieran tener en La Polar y en Ripley, por ello les aclaro, el hecho de haber cambiado algunas conductas erradas en mi vida espiritual, para nada podrán impedir que mi forma de encarar la fe cristiana se debilite, muy por el contrario, habiéndome dado cuenta que los años han pasado por mi vida, y además, que no han pasado en vano, puedo decir con toda la fuerza de mi alma, que aquí estoy otra vez, vivito y coleando, sin ánimo de condescender con ese tipo de maleantes de la fe, me producen vómito sus caras, por la falsedad con que utilizan el Nombre de nuestro Señor, por el sucio y mugroso billete que han acumulado gracias a la casi nula e invisible inversión en el campo de la verdad y de la vida valórica espiritual.

Pensando de este modo entonces, es lógico que seguiré teniendo detractores, por supuesto que sí, ¿o pensaban que ya estaba terminado todo? Para nada, la nueva guitarra que me ha sido donada por un valioso y luchador de la fe cristiana aquí en mi país, ha sido como una nueva inyección de fe a mi sencillo ministerio, de verdadera fe, y no como la fe que alimentan muchos desleales cristianos con sus diezmos y porquerías que yo, para ganármelos, tengo que trabajar con mis propias manos, y no esperar sentado que me lleguen los sobres con bendiciones, por eso muchos de ustedes leen este trabajo, porque saben que digo la verdad, de otro modo no me pescarían, simplemente olvidarían a este hombrecito y ya no tendría con quien compartir mi experiencias, por ello es que valoro tanto vuestras oraciones, porque son ellas las que en este instante me tienen de pie, componiendo nuevamente, luchando en fe contra la mala salud que me ha sido impuesta, y por supuesto, trabajando como cada uno de ustedes que deben hacer grandes esfuerzos para ganarse los pesitos que tanta falta hacen en el hogar de tantos buenos cristianos de este maravilloso paraíso llamado Chile.

He terminado finalmente mi segundo trabajo literario, estoy muy contento con ello, son horas de trabajo, días, años, ninguna palabra que sale de mi boca sale porque sí no más, por ello no grabo todos los meses nuevos CD, comerciantes que no dicen nada, está el lleno el medio evangélico, no obstante, es claro que no seré invitado a ninguna clase de programa cristiano para explicar el propósito de este nuevo trabajo literario, para qué, si no necesitan a los creativos, a los que piensan, con modelos ministeriales como los que tienen hoy, no necesitan oír a un predicador itinerante lo que piensa y cree acerca de la verdad, si, de la verdad que los cantantes de alabanza y predicadores en general ni siquiera nombran, como el hambre, como la prostitución infantil, como la justicia pusilánime que no juzga a un ex cura por actos reñidos contra la moral, por tener solo en nuestro país, políticos de tan bajo nivel intelectual y moral que solo hacen mucho más valiosa la necesidad de seguir oyendo a los jóvenes que desean en mi patria, que todo hijo de un chileno, reciba la educación que corresponde.

Como ven, no estoy disponible para la mediocridad, sigo pensando que Dios no tiene razón en algunas cosas, como por ejemplo, permitir que semejantes cantores de alabanzas acumulen y acumulen cientos de dólares solo por el hecho de decirle a Él que es grande y que es bueno, y si es así entonces, ¿para qué se nos exige ser honestos y genuinos, luchadores del bien? ¿Para qué tanto dinero circulando en el mundo evangélico si para decir unas cuantas cosas solo se necesita decirlas? Es claro, el mundo se pudre, y los propios cristianos ayudan a sus putrefacción, pronto la hediondez llegará a todos los lugares de este mundo, créanme, incluso puede que llegue hasta el mismísimo cielo, tal vez, en ese momento, en ese solo y trascendental momento, la verdadera justicia de Dios se ponga un poco de parte de los que ya estamos cansados de esperar por respuestas que nunca llegan.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home